La reducción de tamaño del mercado español fur superior a un 90% al final de 2009

¿Cuál será el destino del mercado fotovoltaico español?

Udo Möhrstedt, fundador de IBC SOLAR28/12/2009

El mercado español atraviesa diversas dificultades. Tras la introducción del cupo de potencia, se suponía que el mercado estaría limitado a un total de 500 MW anuales y que el crecimiento explosivo experimentado en el 2008 no se volvería a repetir. En la Conferencia de la Industria Solar - España 2009, celebrada en Madrid del 1 al 2 de octubre de 2009, la previsión fue aún peor, coincidiendo diversos expertos que sólo serán inscritos entre 100 y 200 MW al cierre del 2009.

El Real Decreto 1578/2008 paralizó el mercado durante más de 6 meses, y es un hecho que España caerá en el mercado fotovoltaico mundial al menos tras Alemania, China e Italia. Algunas fuentes estiman que la reducción de tamaño del mercado español será superior a un 90% al final del 2009. Los 2,6 GW de instalaciones FV realizados en España el año pasado supusieron prácticamente la mitad de la potencia total instalada en el mundo, 5,5 GW. En la actualidad, el 91% de la potencia solar conectada a red en España proviene de grandes huertas solares sobre suelo con más de 1 MW. El cupo establecido por la nueva regulación para el sector de instalaciones sobre suelo se ha completado en las cuatro convocatorias trimestrales del 2009. Sin embargo, en los tres primeros trimestres, los cupos para las instalaciones en cubierta no se han alcanzado, tanto en el segmento de pequeñas instalaciones (0-20 kW), como en el de grandes instalaciones en tejado (20 kW-2MW).

foto
Udo Möhrstedt, fundador de IBC SOLAR, analiza la situación del mercado fotovoltaico español, del que destaca la burocracia administrativa y la tramitación de permisos “larga y tediosa” como principales escollos para su desarrollo.

Esta situación se explica por varios motivos

El principal factor es la burocracia y complejidad del procedimiento administrativo del sistema español. La tramitación para la obtención de todos los permisos necesarios es larga y tediosa. Es idéntica para una pequeña instalación de 25 kW que para una gran instalación de 2 MW, y se ha demostrado que el proceso puede requerir entre 12 y 18 meses. La industria fotovoltaica española se ha volcado en instalaciones sobre tejado, pero la complejidad administrativa ha impedido alcanzar el cupo en este segmento, algo que sólo ha sucedido en el cuarto trimestre del 2009. La Comisión Nacional de la Energía (CNE) ha preparado una propuesta de simplificación del proceso administrativo, que el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio debe aún tramitar, y que reduciría ostensiblemente el periodo de obtención de licencias. Creemos que para pequeñas instalaciones el procedimiento debería permitir un fácil acceso a la fotovoltaica del usuario final.

Debido a la crisis financiera, las entidades bancarias están siendo muy restrictivas en la concesión de créditos, y los inversores encuentran dificultades para financiar proyectos. Los bancos no asumen ningún riesgo, y son muy exigentes en cuanto a garantías para la concesión de préstamos. Prefieren grandes compañías con un histórico sin mora alguna, y larga experiencia en el sector. Incluso en los casos en que se cumplen estos requisitos, los bancos exigen garantías corporativas. Las pequeñas compañías o sociedades sin estructura apenas tienen acceso al crédito.

Por último, y no menos importante, tanto los promotores, como los grandes contratistas EPC, han esperado a realizar la compra de módulos, y por tanto la ejecución de las instalaciones, ante la continuada caída de precios de los mismos desde el último trimestre del 2008. Dependiendo del tipo de tecnología y del lugar de fabricación los precios han experimentado una caída de entre el 30 al 50% en estos últimos 9 meses. No obstante, tras el repunte de la demanda a nivel mundial en el segundo y tercer trimestre del 2009, hemos observado una estabilización de los precios. En este aspecto, una cuestión fundamental es que el propietario de una licencia en el nuevo marco regulador dispone de 12 meses desde la publicación del listado para conectar la instalación a la red, e inscribirla definitivamente. En caso contrario, la Administración está en condición de ejecutar el aval de 500 euros por kW. Una cuestión clave es precisamente que efectivamente así suceda, de forma que se ponga fin a la situación de especulación actual.

La situación del mercado FV en otros países europeos

Antes que nada debe considerarse que este desarrollo ha tenido lugar en medio de una crisis económica global, que ha implicado el colapso de la industria de la vivienda, que genera la demanda para la industria solar.

Algunas predicciones sostienen que la fijación de un límite máximo para los incentivos en España causará una disminución total del 10% en el tamaño del mercado FV mundial hasta fines del 2009 (según cálculos de SolarPlaza). Esto demuestra que el mercado FV es todavía muy dependiente de los subsidios estatales. Lo que se requiere para un crecimiento estable y sostenido, no son las más altas remuneraciones posibles de energía inyectada, sino una política y un programa estable a largo plazo. Con su casa matriz en Alemania, filiales en Francia, España, Holanda, Grecia e Italia y un representante en la República Checa, IBC SOLAR se encuentra en una posición privilegiada para detectar de manera directa los cambios en el mercado FV europeo, así como las diferencias entre los distintos países.

En Alemania, país de origen de la compañía, el mercado fotovoltaico es estable. A pesar de que el gobierno alemán bajara las remuneraciones de energía inyectada en casi un 10% a principios de 2009 y de que los precios de los módulos hayan bajado considerablemente en todo el mundo, el mercado sigue creciendo. Los mercados en Alemania e Italia son similares, por cuanto en ambos países el 40% de los sistemas FV instalados tiene una potencia menor a 10 kW. El crecimiento en Alemania se debe a una política consistente implementada por el gobierno, y plasmada en la Ley de Energías Renovables (EEG), que hoy en día muchos países utilizan como modelo para sus propias políticas en el área.

El país del momento en Europa parece ser Italia, donde se encuentran las remuneraciones de energía inyectada más atractivas. GSE, la agencia estatal de energía, está interesada en impulsar la industria FV del país y proyecta duplicar la cantidad de instalaciones durante el año 2009, para alcanzar una producción total de 900 MW a 1 GW. Con este objetivo, se ofrecen remuneraciones de energía inyectada cercanas a las españolas. En el sur de Italia, los promotores están apostando por la instalación de nuevas plantas de gran escala, mientras en el norte del país el énfasis está puesto en instalaciones sobre tejados más pequeñas. De acuerdo a distintas proyecciones, en 2010 Italia se podría convertir en el segundo mercado más grande del mundo.

El 9 de septiembre de año pasado, Jean-Louis Borloo, Ministro de Ecología, Energía, Desarrollo sostenible y del Mar de Francia anunció la nueva remuneración de la energía inyectada en el país galo. La nueva remuneración introduce diversos cambios al sistema como, por ejemplo, la fijación de remuneraciones variables según región y tipo de FV. Los sistemas FV integrados con un alto nivel de innovación, por ejemplo, se mantendrán en los 60,2 c/kWh, pero los sistemas FV integrados en edificios profesionales, por ejemplo los de uso industrial o comercial, solo recibirán 45 c/kWh. Esta tarifa está reservada para plantas con una capacidad superior a 3 kWp. Adicionalmente a esta nueva remuneración, la retribución de energía inyectada para parques solares con una capacidad superior a 250 kWp, oscilará entre los 32,8 c / kWh (para las áreas metropolitanas más soleadas) y los 39 c / kWh (en las áreas menos soleadas). De esta manera, el gobierno francés espera incentivar también a la población del norte de Francia para que adopte la energía solar. Para asegurar una seguridad a largo plazo, estas subvenciones se mantendrán sin variaciones hasta 2012.

Al comparar los mercados europeos, resulta claro que la fórmula de financiamiento de los subsidios juega un rol muy importante en la manera en que se desarrolla el mercado FV. En Holanda, por ejemplo, las subvenciones se financian a través de los impuestos. Esto significa que en tiempos de recesión, las industrias subsidiadas sufren un efecto adverso directo, puesto que una mayor tasa de paro redunda en una menor recaudación de impuestos. En Alemania, por su parte, los incentivos destinados a la industria fotovoltaica no se ven afectados por la crisis, puesto que se financian directamente a través del precio de la electricidad pagado por los consumidores.

foto
Imagen del proyecto Enercoop, de 2008, de 13,2 MW.

El mercado español se distingue del mercado alemán

El gobierno de Alemania ya comenzó a fomentar las instalaciones sobre tejados en los años 90 con un programa que apoyó instalaciones de entre 1 y 5 kWp en casas aisladas y adosadas, conectadas a la red. Con sus esfuerzos por promover pequeñas instalaciones sobre tejados, el gobierno español ahora también se está abriendo a una nueva fuente de energía. Sin embargo, en España las cubiertas no son tan idóneas para este tipo de instalaciones. En el caso alemán, las techumbres son tradicionalmente inclinadas (a menudo con gran pendiente en regiones de abundante nieve) y muchas están orientadas hacia el sur, para recibir la cantidad máxima de sol en el invierno. Esta situación resulta también excelente para la tecnología fotovoltaica. En España, en cambio, la mayoría de los techos son planos y a menudo cuentan con elementos arquitectónicos como tragaluces que impiden la instalación. En las grandes ciudades, las viviendas se encuentran normalmente en edificios de apartamentos de diferentes alturas que generan sombras. Otra diferencia es que las motivaciones en uno y otro país también son distintas. Mientras la mayoría de las familias en Alemania opta por una instalación en su techo por motivos ecológicos, en España se invierte en tecnología fotovoltaica por razones económicas y se opta hasta ahora por instalaciones de gran tamaño.

En Alemania, las regulaciones para los dueños de una vivienda son más simples que en España y además los dueños pueden acceder a subsidios del banco KfW Förderbank. Por otra parte, las motivaciones en uno y otro país también son distintas. Mientras la mayoría de las familias en Alemania opta por una instalación en su techo por motivos ecológicos, en España se invierte en tecnología fotovoltaica por razones económicas.

Fundada en 1982, IBC SOLAR ha sido parte del movimiento de fomento a la energía solar que se inició hace casi tres décadas en Alemania y hasta la fecha ha completado más de 100.000 (con un total de 800 MW) instalaciones. Normalmente, los sistemas de techo tienen una capacidad entre 2 y 30 kWp. La compañía ha estado instalando este tipo de sistemas desde inicios de los años 90. Las instalaciones todavía están operando y pronto algunas de ellas cumplirán 20 años en servicio. No obstante, también instala grandes equipos sobre tejados de hasta 500\1kW\2o más. En agosto de 2009 por ejemplo, conectó una instalación solar en el techo de la fábrica de Mercedes-Benz en Berlín. Siendo uno de los más grandes de la ciudad, el sistema provee aproximadamente electricidad para 100 hogares y garantiza ahorros anuales de por lo menos 250 toneladas de CO2. Las cubiertas de fábricas y naves industriales ofrecen un gran potencial no aprovechado, porque las grandes superficies de los techos son muy adecuadas para la instalación de potentes sistemas fotovoltaicos.

En esta área, en España la empresa trabaja en estrecha colaboración con sus Partners (ingenierías, empresas instaladoras, promotores, etc.), ofreciendo el modelo de colaboración más adecuado a las necesidades de nuestros clientes, de modo que nuestras habilidades y capacidades se complementen con las de nuestros Partners. Al fin y al cabo, nuestro objetivo coincide con el de nuestros clientes: desarrollar y ejecutar proyectos fotovoltaicos. En este sentido, asegura que el proyecto tenga la bancabilidad, la financiación, las garantías y las condiciones técnicas, jurídicas y económicas necesarias para hacerlo realidad.

Otra área donde el mercado español podría seguir desarrollándose es el del mantenimiento de instalaciones fotovoltaicas. Tan importante como la instalación de un sistema fotovoltaico es lo que se haga después con él para asegurar un alto rendimiento. Actualmente, el mercado español tiene un requerimiento particular de mantenimiento, porque durante su período de ‘boom’ en 2007 y 2008, se instalaron muchas plantas con un rendimiento no óptimo. Una vez que se ha puesto en marcha el sistema, es necesario probar los módulos FV para asegurar que no haya fallos. Idealmente, un sistema FV debería estar en uso continuado con una revisión de mantenimiento anual. A pesar de que estos sistemas, en términos generales, no requieren un elevado mantenimiento, es necesario realizar una revisión preventiva anual para asegurarse de que todo funcione correctamente, ya que después de un tiempo, podrían aparecer eventuales problemas, que incluyen daños por heladas o viento, fallos en los diodos ‘bypass’ o en puntos calientes en módulos.

La monitorización constante de los sistemas fotovoltaicos también es fundamental para la detección temprana de problemas. Las instalaciones fotovoltaicas se construyen con una proyección de vida útil de más de veinticinco años y con un mantenimiento correcto pueden seguir ofreciendo un alto rendimiento después de las dos décadas y media. Esto le permitiría al mercado español enfocarse en la obtención de rendimientos máximos, en vez de seguir construyendo únicamente nuevas instalaciones.

En un sistema de monitorización se realiza un análisis proyectado/actual de datos meteorológicos actuales. En caso necesario, se pueden agregar sensores adicionales para medir los datos meteorológicos y de radiación actuales. Con estos datos, se simula cuánta electricidad debería producir teóricamente el sistema y reconoce cualquier desviación del sistema actual en relación al valor proyectado. Si la producción falla, el sistema de monitorización envía un mensaje de texto al equipo de mantenimiento, de modo que éste puede comenzar a rastrear el error. Con este sistema, los equipos de mantenimiento en todo el mundo pueden acceder a datos de las instalaciones desde cualquier ubicación a través de cualquier navegador estándar de Internet, y son capaces de identificar posibles fuentes de fallos, tales como roturas de cables, suciedad en los módulos, etc. Esta monitorización constante permite la detección inmediata de los problemas, minimizando los tiempos de no disponibilidad gracias a una intervención expédita.

Desde que la empresa comenzó con la instalación de sistemas fotovoltaicos, también ha facilitado igualmente servicios de operación y mantenimiento. Esto es también el caso de IBC SOLAR en España, con su servicio llamado Mantenimiento & Operación. Una de las razones del gran éxito de la compañía en esta es lo que, gentilmente, es llamado nuestra preocupación por el detalle.

foto

Instalación de 3,8 MW sobre cubierta, realizada en 2009. Pabellón de la feria de Stuttgart (Alemania).

Los desafíos para la fotovoltaica en general

Los países están vigilando a España para observar su desempeño tras la fijación de un límite máximo para los subsidios. No obstante, hay otros temas a los que la industria fotovoltaica debe enfrentarse, sin importar el país en que se encuentre.

Una de las discusiones actuales más candentes es el tema de la paridad de red que puede resultar muy nocivo para los intereses de la industria fotovoltaica. Muchos consideran que la paridad de red (según la cual el precio de la energía solar es igual al precio de la energía proveniente de cualquier otra fuente) constituiría la situación ideal. Sin embargo, la paridad de red no es suficiente. El precio de la energía solar tiene que ser sustancialmente más bajo que la energía de carbón o de gas para tener éxito. Las plantas centralizadas FV tienen el problema de que, previo al incentivo, el precio del sistema generador es más alto que el de la electricidad proveniente de fuentes tradicionales —los costes de generación de sistemas FV centralizados son más altos que los costes de generación de otros tipos de plantas generadoras. Las compañías de electricidad reguladas están en condiciones de cubrir un coste de generación mayor a través del precio a sus clientes, incluso en el caso de un menor consumo debido al aumento del precio. El problema es mayor para las compañías de electricidad no reguladas que se enfrentan el riesgo de pérdidas de ventas y de una reducción de su rentabilidad como resultado de los altos precios de la energía solar.

En el caso de instalaciones fotovoltaicas descentralizadas, son otros los factores en juego. La inyección de energía solar en la red es más complicada, y por ello más cara, que la inyección desde grandes plantas generadoras. Para ser suficientemente atractiva para las grandes compañías de abastecimiento, esta energía solar tiene que ser significativamente más barata que sus rivales.

El otro gran desafío que enfrenta la industria fotovoltaica es cómo almacenar la energía. Actualmente, el sistema depende de que la energía se produce y utiliza en forma simultánea, y esto no siempre resulta práctico. Si la industria FV quiere ser tan exitosa como la industria del carbón, la energía debe poder ser almacenada. Esto es especialmente importante para poder aprovechar el potencial de la energía solar descentralizada. En el caso de los sistemas sobre tejados de casas particulares no conectados a la red, las familias tienen que adaptar su uso de energía alrededor de los períodos de producción máxima.

Entre las baterías actualmente disponibles, la batería de plomo es la más viable desde el punto de vista tecnológico. Sin embargo, sigue siendo demasiado cara. Los costes ascienden a 19 c/kWh almacenado y liberado para una batería de plomo con una potencia de 100 kW y una capacidad de 250 kWh. Estos costes podrían bajar a 7 c/kWh en 5 ó 10 años. Por lo general, estas baterías tienen una vida útil de aproximadamente entre 6 y 10 años, en función de las condiciones de uso. El futuro de la acumulación está en las pilas de combustible, aunque todavía tenemos por delante un largo camino de I+D+i con el hidrógeno.

Para que la energía solar descentralizada pueda llegar a ser un competidor auténtico para la energía de la red, esta última tendría que llegar a ser tan cara que se compensaran los costes adicionales del almacenaje. Actualmente, esto no es el caso. No obstante, se están desarrollando otros métodos de almacenamiento, tales como el uso de coches eléctricos como baterías a corto plazo. La idea es que los coches eléctricos reciban el excedente de electricidad producido por los paneles solares, utilizando la energía de manera productiva. Para tener el tiempo y los recursos que le permitan perfeccionar esta tecnología, la industria fotovoltaica requiere de apoyo financiero para poder continuar su desarrollo.

foto
Imagen del proyecto Valverde, de 2,916 MWp (2008).

Mirando al futuro con optimismo

A pesar de la situación actual tanto del sector local, como de la economía global, IBC SOLAR observa el futuro con optimismo. La crisis que ha afectado al sector ha provocado indirectamente una evidente profesionalización del mismo. No sólo ha servido para mejorar la eficiencia en costes, sino que ha permitido que las empresas maduren y optimicen sus procesos internos. Ello permite a la energía fotovoltaica ser cada vez más competitiva.

Creemos que a lo largo del año 2010 el sector debe alcanzar necesariamente el ritmo de ejecución e inscripción de una potencia anual de 500 MW, tal como establece el cupo del RD 1578.

A ello ayudarán diversos factores, entre los que cabe destacar:

  • la estabilización progresiva de los precios de sistema. A medida que el mercado global fotovoltaico retorne a la senda del crecimiento tras el colapso del mercado español de principios de 2009, consideramos que los precios se estabilizarán, evitando la situación de retraimiento en la compra que se ha experimentado en el primer semestre del año
  • el cumplimiento sucesivo de los plazos correspondientes a las convocatorias del 2009 forzará a los promotores a ejecutar necesariamente las instalaciones, pues en caso contrario corren el riesgo de ver ejecutados sus avales
  •  aún cuando no se aprobase el nuevo Real Decreto para la simplificación del proceso administrativo, el sector ha confirmado que es capaz de completar los cupos para instalaciones sobre tejado, por lo que se debe completar la potencia asignada a dichos segmentos en futuras convocatorias

A más largo plazo, el nuevo Plan de Energías Renovables 2011-2020 en fase de elaboración deberá necesariamente cubrir los requisitos de la Directiva 2009/28/CE, que obliga a los países miembros de la UE a que 20% del consumo energético sea de origen renovable en el año 2020. Estamos convencidos que la energía solar fotovoltaica debe tener un peso determinante en el mix que el Plan defina debido a su competitividad, a la abundancia del recurso solar y al liderazgo de la industria fotovoltaica española. Por este motivo, estamos convenidos de que la limitación anual deberá incrementarse a cupos considerablemente mayores que los actuales 500 MW. No hay que olvidar que el sector ha demostrado claramente su capacidad para absorber tarifas de retribución cada vez menores.

Finalmente, es innegable que las energías renovables son el camino a seguir en el futuro. De acuerdo a diversos estudios, las reservas actuales de combustible de origen fósil se cifran entre 40 y 250 años. La energía solar es un elemento vital en el mix de energías renovables necesarias para proporcionar energía al mundo del futuro. A pesar de la situación actual, los analistas prevén un crecimiento sostenido del mercado fotovoltaico a partir del año 2010 a medida que los precios del combustible fósil se incrementen debido a su progresiva escasez y a que las economías mundiales compitan por su limitado suministro. La energía solar fotovoltaica es esencial, porque la energía en sí es esencial.

Empresas o entidades relacionadas

IBC Solar

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.