Posicionamos su web SEO / SEM
Schott Solar instala 470 módulos de silicio policristalino en la fábrica que Proactiva tiene en Olesa de Montserrat (Barcelona)

Reducir la factura energética con una cubierta fotovoltaica

Fuente: Schott Solar10/12/2009

10 de diciembre de 2009

Promocions i Activitats - Proactiva, S.L., industria especializada en la promoción de naves industriales y oficinas, generará el 60% de la energía que consume gracias a la instalación fotovoltaica sobre tejado, conectada a red, de 66 kWp con 470 módulos de silicio policristalino de Shott Solar, empresa puntera en la industria solar a nivel internacional.

El proyecto era ambicioso pero hasta la fecha se han cumplido las expectativas de esta fábrica de Olesa de Montserrat (Barcelona). 105.000 kWh anuales (el equivalente a una factura de 50.000 euros aproximadamente) es la cantidad de energía que espera producir este año, siendo 180.000 los kWh su consumo total anual.

foto
Tras la instalación de 470 módulos de silicio policristalino, se estima que la fábrica de Proactiva generará unos 105.000 kWh al año.

Lo cierto es que con la mitad de los módulos de Schott Solar del proyecto ya instalados, Óscar Bosch, ingeniero industrial y administrador de la compañía catalana, se muestra más que satisfecho con los primeros resultados: “hemos generado 54.000 kWh al año, lo cual está un 20% por encima de las previsiones que hicimos inicialmente. Yo diría que ha influido todo un poco: debe haber sido un buen año desde el punto de vista de radiación solar y por otro lado, probablemente las previsiones que hicimos fueron algo conservadoras, porque cuando haces el proyecto de viabilidad, siempre tiendes a ser un poco conservador para más seguridad”.

Schott Solar fabrica en Alemania, la República Checa, los EE UU y España

El proceso en detalle

La instalación fotovoltaica se ha montado en dos fases distintas. La primera se acoge al Real Decreto 661 de 2007 y se corresponde con los primeros 33 kWp que se pusieron en marcha en septiembre del año 2008. Y ahora, desde mediados de noviembre, se ha procedido a conectar la segunda fase con 33 kWp, también con módulos Schott Solar aunque de otra potencia, e inversores SMA del mismo tipo. En total, la instalación cuenta con una potencia nominal de 66 kWp conectados a 6 inversores de 11 kWp cada uno.

En realidad, todo el proceso se ha llevado a cabo con bastante urgencia, tal y como detalla Bosch, que reconoce la elección de Schott Solar como una de sus mejores decisiones en este proyecto: “Con la primera fase de la instalación me apremiaba realmente el tiempo, puesto que el Real Decreto 661 tenía fecha de caducidad. Íbamos con el tiempo justo, buscando proveedores en el mercado, y encontramos los módulos de Schott Solar a través de un distribuidor oficial. Siempre hemos tenido la sensación de tratar con un proveedor fiable y de prestigio internacional, lo cual consideramos fundamental cuando uno se embarca en un proyecto semejante”.

Además de la satisfacción personal de emprender una actividad ecológica que favorece al medioambiente generando electricidad a partir del sol, el trasfondo y principal que motivó a esta compañía a emprender este proyecto es el comercial, tal y como reconoce Bosch. Y los ahorros son notables.

Los ‘peros’ burocráticos

Tal y como afirma Bosch, “los trámites administrativos y burocráticos tienen miga. Está muy claro lo que tienes que hacer, pero eso no significa que no sea un proceso bastante farragoso y sobre todo dilatado en el tiempo, especialmente el trámite del registro de preasignación”.

Y a eso se suma que quizá en Cataluña no exista todo el apoyo que debería hacia las energías renovables por parte de los Organismos Públicos, a pesar de haber sido pionera en algunas de ellas: “creo que las energías renovables no se han potenciado lo suficiente aquí en Cataluña. Se da la paradoja de que el primer parque eólico se instaló en el Cap de Creus, Cataluña, y recientemente se ha desmantelado por cuestiones de impacto medioambiental. Casi todas las comunidades han pasado por delante de Cataluña en cuanto a potencia instalada. Ahora parece que con las nuevas iniciativas que se están tomando, pueden cambiar algo las expectativas”.

Cabe destacar que los productos de Schott Solar pretenden explotar el potencial casi inagotable del sol como fuente de energía renovable. Con este fin, la empresa produce componentes fundamentales para aplicaciones fotovoltaicas y centrales eléctricas termosolares con tecnología de canales parabólicos. Dentro de la industria fotovoltaica, es uno de los fabricantes totalmente integrados, de obleas de silicio cristalino, células solares y módulos fotovoltaicos. Además, en tecnología de capa fina, Schott Solar cuenta con 20 años de experiencia.

En cuanto a la producción de tubos receptores para centrales eléctricas termosolares con tecnología de canales parabólicos, Schott Solar es una de las primeras empresas del mercado y empresa tecnológicamente puntera. Los tubos receptores son los componentes clave de las grandes centrales termosolares que, a partir de la energía solar, generan de forma centralizada energía eléctrica sobre la base de la tecnología de canales parabólicos y que pueden abastecer a ciudades enteras.

Datos técnicos:

Tipo de instalación: conectada a red

Superficie útil de captación: 616 metros cuadrados

Módulos fotovoltaicos: Módulos de silicio policristalino Schott Solar:

140 módulos del tipo Poly 170

78 módulos del tipo Poly 160

252 módulos del tipo Poly 150

Total módulos instalados: 470

Inversores: 6 inversores SMA de 11\1kW\2cada uno.

Potencia pico total: 66 kWp de potencia nominal y 74.08 kWp instalados en módulos

Producción estimada: unos 105.000 KWh al año