Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Saft gana un contrato para suministrar sistemas de baterías a bordo del metro de Shanghai

17/12/2014

17 de diciembre de 2014

Saft, compañía destacada a nivel mundial en diseño y fabricación de baterías de tecnología avanzada para la industria, se ha adjudicado un contrato de varios millones de euros con Satee (Shanghai Alstom Transport Electrical Equipment) para suministrar los sistemas de baterías de a bordo de 35 nuevos trenes de 6 vagones, actualmente en construcción, para las líneas de metro 3 y 4 de Shanghai.

Alstom y Satee, su joint venture local, están suministrando a Shanghai Shentong Metro Group, sus sistemas de tracción Optonix para los nuevos trenes. El ahorro de espacio y peso son las características principales del concepto Optonix, desarrollado específicamente para el mercado chino, para reducir el tiempo de viaje y aumentar la frecuencia de operación de los trenes de metro de alta velocidad. Por su parte, Satee ha utilizado los sistemas de baterías compactos y ligeros MSX de Saft, a base de níquel, para proporcionar la energía de backup a bordo que dé apoyo en las emergencias vitales y en las funciones de tracción de emergencia.

foto
Los sistemas integrados de baterías MSX de Saft para ferrocarril entregarán de forma fiable energía de backup para emergencias y tracción, en un paquete compacto y ligero que complementa el concepto de ahorro de espacio y peso en el diseño de tracción de Satee Optonix.
El auge económico de Shanghai ha hecho que la población estimada crezca a 23,9 millones, lo que la convierte en la ciudad más poblada de China. Este crecimiento ha provocado un aumento en el tráfico que comenzaba a saturar el sistema de transportes. Por lo tanto, a principios de 1990 las autoridades de la ciudad se embarcaron en un programa escalonado a 40 años que incluía 14 líneas de metro para cubrir más de 500 kilómetros, haciéndolo el metro más largo del mundo. Esta inversión en infraestructuras de transporte de Shanghai se ha reflejado en otras ciudades importantes de China, con más de 8.000 unidades de metro que entraron en servicio entre 2011 y 2013, lo que contribuye al crecimiento continuo del mercado ferroviario de Asia y el Pacífico.