Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Energía Sin Fronteras (ESF) lleva energía solar a estudiantes huérfanos del VIH/Sida en Kenia

15/04/2014

14 de abril de 2014

Energía Sin Fronteras ha inaugurado un huerto solar de 44.280 vatios en la 'Nyumbani Village,' una aldea sostenible y ecológica situada en Kitui (Kenia) que provee educación y hogar a niños huérfanos del VIH/Sida.

El huerto solar está formado por 216 paneles solares de 205 vatios cada uno que abastecerá de energía a los centros de formación profesional de la eco aldea ahorrando así gastos energéticos, fomentando el conocimiento técnico sobre energías limpias y beneficiando a más de 4.100 personas.

Entre los beneficiarios directos se encuentran los 100 estudiantes de la escuela de formación profesional y los más de 1000 niños y 100 abuelas que allí residen, la mayor parte de ellos huérfanos a causa del Síndrome de Inmuno-deficiencia Adquirida (Sida) resultante de la infección por el virus de inmuno deficiencia humana (VIH).

Asimismo, un grupo de personal selecto ha recibido un curso intensivo de formación para gestionar y mantener las instalaciones solares de ahora en adelante, asegurando su sostenibilidad. El proyecto está financiado por las empresas Sunpower, Hidrocantábrico, Iberdrola, Generalia, Sma, Praxia y Sönnesnschein.

foto
Alumnos en las escuelas.

Al acto de inauguración asistieron representantes del gobierno central y regional Keniata así como el embajador español en Kenia,  Javier Herrera García-Canturri, quien alabó el proyecto como un ejemplo de cooperación.

Sister Mary Owens, administradora de Nyumbani Village de origen irlandés, considera que el proyecto “se adapta a nuestro objetivo de sostenibilidad, así como el de transferir conocimiento tecnológico a los beneficiarios”.

Por su parte, Marta Alonso, presidenta de la ONG colaboradora Amigos de Nyumbani, resaltó la capacidad de este proyecto para “servir de ejemplo como modelo para otras situaciones”. Asimismo, el ingeniero jefe del proyecto, Carlos Muñoz (Energía Sin Fronteras) enfatizó la capacidad del huerto solar de adaptarse a las necesidades de Nyumbani durante las horas lectivas y los descansos para optimizar el uso de energía.

El nuevo huerto solar, que entró en servicio el pasado mes de marzo, proveerá unos 45 KW de energía eléctrica. Esto es el equivalente a la energía necesaria para alumbrar un edificio de oficinas de 5 plantas de 1200 m2 por planta. El huerto solar proveerá energía a la escuela de formación profesional. Además, durante las 2 horas de descanso para comer y los fines de semana la electricidad será destinada al bombeo de agua para la aldea (el huerto produce energía suficiente para bombear agua a razón de 10 m3 por hora durante las horas de máxima insolación).

En conjunto, además de eliminar la contaminación del diesel, el huerto solar ahorrará más de 10.000 litros de diésel a la administración del lugar, lo cual ampliará los fondos disponibles para servicios sanitarios, educativos y de creación de empleo. A través de este proyecto, Energía Sin Fronteras promueve el uso de energías renovables en áreas aisladas y habitadas por comunidades vulnerables.

La pandemia del VIH/Sida continúa siendo una emergencia social en el África Subsahariana de gran magnitud. Por su causa, cada 40 segundos, un niño se queda sin padres. En Kenia hay ya 1.2 millones de huérfanos por VIH/Sida. De ellos, 1.000.000 niños son seropositivos. La ONG Nyumbani representa un esfuerzo solidario para poner remedio a esta realidad. La eco aldea mantiene una organización autosuficiente –a falta de medios económicos y energía- para cubrir sus necesidades: la residencia, alimentación y formación (enseñanzas primaria, secundaria y formación profesional) de un millar de niños, un centenar de abuelas que los atienden y personal sanitario, docente y de servicios del complejo.