Iberdrola invertirá 9.600 millones € entre 2014 y 2016 con el foco puesto en Reino Unido, EE UU y México

19/02/2014

19 de febrero de 2014

Iberdrola va a mantener, a lo largo del periodo 2014-2016, los mismos pilares estratégicos que le han permitido superar con éxito la crisis económico-financiera mundial, esto es, su perfil de riesgo equilibrado, su fortaleza financiera y su eficiencia operativa, de cara a mantener una política sostenible de retribución a los accionistas.

La Empresa prevé lograr este objetivo mediante una estrategia basada en seguir potenciando la internacionalización de su actividad, para lo que llevará a cabo inversiones por 9.600 millones € netos centradas, fundamentalmente, en los negocios regulados y con el foco puesto en el Reino Unido, Estados Unidos y México.

Del mismo modo, Iberdrola va a realizar un importante esfuerzo inversor entre 2014 y 2016, periodo en el que invertirá 9.600 millones € netos (11.200 millones € brutos) con el foco puesto en aquellos proyectos energéticos y países que disfruten de una regulación predecible y estable.

De dicha cuantía, el 46% (4.400 millones €) se destinará a la puesta en marcha de nuevas infraestructuras y el 54% restante (5.200 millones €) a inversiones recurrentes en mantenimiento y mejora de instalaciones.

Geográficamente, Iberdrola concentrará el grueso de su esfuerzo en esta nueva etapa en el Reino Unido, que se llevará un 41% de la cifra global. Le seguirá Latinoamérica, que se hará con casi el 23% de todas las inversiones, cuyo principal destino será México. Detrás quedarán los Estados Unidos, con el 17%. El resto de las inversiones irá a parar a otros países del mundo.

foto
Ignacio Galán en Londres.

la Compañía seguirá centrándose en el área atlántica, pero invirtiendo en función de las condiciones económicas y regulatorias de cada país. En este sentido, la reducción de la exposición a España, que será progresiva hasta que haya una coyuntura que haga atractivas las inversiones, responde al significativo impacto de las modificaciones regulatorias y fiscales en las cuentas del Grupo: unos 1.310 millones € en el Ebitda de 2014.

Iberdrola considera que en muchos países de Europa continental, entre ellos España, se han adoptado decisiones equivocadas a la hora de encarar los tres ejes fundamentales de cualquier política energética: seguridad de suministro, competitividad y sostenibilidad. Por un lado, se ha provocado una situación de sobrecapacidad, que está abocando al cierre a numerosas instalaciones eficientes y básicas para garantizar el suministro eléctrico. Por otro, se ha optado por fomentar las tecnologías más caras, como las solares, frente a las más baratas, como la nuclear, la hidráulica o la eólica. Por último, se ha impuesto la utilización de la tecnología térmica más contaminante, el carbón, dejando de lado las modernas centrales de ciclo combinado de gas.

Por negocios, el Grupo volcará sus esfuerzos, fundamentalmente, en el área de redes de transporte y distribución de energía eléctrica, que aglutinará el 57% del total de las inversiones netas. Tras ella se situarán las de energías renovables y generación, a donde irán a parar el 22% y el 19% de la cifra global prevista, respectivamente. El 2% restante se dedicará a otros negocios.