Posicionamos su web SEO / SEM

Yingli Green Energy, sus socios y SolarAid llevan la luz a un instituto de Zambia

07/02/2014

7 de febrero de 2014

Yingli Green Energy y SolarAid han llevado la luz al instituto de enseñanza secundaria Mayukwayukwa en Kaoma, Zambia, mediante la instalación de un sistema fotovoltaico en el centro educativo recién construido por Acnur (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados). Gracias a las contribuciones de sus socios Atama Solar Energy, Kingspan Energy y Solar Roof Systems, el proyecto ha culminado con éxito.

En 2013, la compañía y sus socios habían logrado recaudar un total de 24.000 euros para SolarAid utilizando la energía solar para contribuir a fomentar la educación y el desarrollo en África. Los fondos recaudados se destinarán a apoyar el programa ‘Lighter Learning’ para mejorar la educación de niños y niñas en África, suministrando luz a las aulas de 12 colegios en Zambia.

La representante de Acnur en Zambia, Laura Lo Castro, expresó en una declaración el agradecimiento de su organización por el sistema de iluminación mediante energía solar, afirmando que les ayudaría a satisfacer las necesidades en materia de iluminación del instituto de enseñanza secundaria de Mayukwayukwa.

foto
Alumnos en un instituto de Zambia.

La construcción del centro se inició en septiembre de 2008, en el marco del esfuerzo de Acnur por proporcionar educación a estudiantes refugiados que tienen dificultades de acceso a la escuela debido al limitado número de plazas en la zona. Gracias al sistema solar instalado, el instituto de enseñanza secundaria Mayukwayukwa dispone ahora de luz en una de las aulas más grandes del centro, en el despacho del director y en un dormitorio colectivo, lo que ayudará a los alumnos a estudiar y proporcionará, al mismo tiempo, iluminación de seguridad.

El sistema solar también puede cargar teléfonos móviles, evitando así a toda la comunidad tener que cubrir largas distancias hasta un punto de recarga. El instituto se encuentra en el asentamiento de Mayukwayukwa, 300 km al oeste de la capital Lusaka.

Establecido en 1966 tras el estallido de la 27ª guerra civil de Angola, se trata de uno de los campos de refugiados más antiguos de África. Actualmente, unos 15.500 refugiados viven en el campo de Mayukwayukwa y muchos de ellos, nacidos en el campo, no han conocido nunca otro hogar. “En Acnur, agradecemos la donación que han hecho Yingli Green Energy y sus socios, a través de SolarAid. Somos conscientes de que este centro de enseñanza será muy beneficioso para los refugiados y para la comunidad de acogida, consolidando así la convivencia”, declaró Lo Castro.

“El sistema solar, donado por Yingli Solar y sus socios a través de SolarAid, cubrirá las necesidades de iluminación en el centro y proporcionará un suministro de electricidad seguro y limpio, aportando enormes beneficios a los 600 alumnos, de entre 14 y 19 años, que estudian en este instituto, así como al personal y a la comunidad de acogida. Yingli Solar, junto con sus socios, apoya a SolarAid en la financiación de escuelas específicas en África para proporcionar electricidad y poner en manos de profesores y alumnos luz para el estudio a través de campañas escolares. La energía solar alarga las horas de estudio, mejora la calidad de la enseñanza y reduce la dependencia de lámparas de queroseno caras y tóxicas, afirma Richard Turner, Chief Fundraiser en SolarAid.

“Nos complace comprobar que cientos de alumnos y profesores pueden utilizar ahora la energía del sol para ampliar las horas de estudio y otras actividades de la comunidad”, ha afirmado Liansheng Miao, presidente y CEO de Yingli Green Energy. “Nos satisface apoyar el programa “Lighter Learning” junto con nuestros socios. Llevar a las comunidades de África energía segura y limpia contribuye a crear un futuro mejor y más brillante para estudiantes y familias que viven actualmente sin electricidad”.

Solo el 9 % de los residentes rurales de África subsahariana tienen acceso a la electricidad y las familias llegan a gastar hasta el 25 % de sus ingresos en queroseno tóxico para la luz. El objetivo de SolarAid es erradicar las lámparas de queroseno de África en el horizonte 2020 y suministrar electricidad segura a todos los hogares, mejorando así la salud, la educación y la riqueza de 110 millones de hogares africanos que actualmente no tienen acceso a la electricidad.