Una veintena de empresas vascas se sitúa a la cabeza en innovación ambiental

22/11/2013

22 de noviembre de 2013

No hace falta ser una multinacional para estar a la cabeza en materia de sostenibilidad y de innovación ambiental. Hay excepciones de algunas pymes que han conseguido –o están ultimando el camino para lograrlo- el sello que garantiza su respecto hacia el medio ambiente. Bilbao ha acogido un Encuentro, inaugurado por la consejera de Medio Ambiente y Política Territorial, Ana Oregi, que ha reunido a algunas de las empresas que más destacan en este aspecto. Y lo singular de esa reunión es que todos los ejemplos están protagonizados por pequeños negocios.

En Euskadi hay una veintena de empresas que ha logrado los estándares de calidad que hasta ahora solo estaban al alcance de grandes compañías. Han obtenido los prestigiosos certificados EDP (Declaración Ambiental de Producto), que permite conocer la cantidad de energía que consume un determinado material en su vida útil. En otras palabras, permite al consumidor (o a una empresa) comparar la sostenibilidad entre diferentes materiales o productos.

Otro grupo de pymes vascas están en pleno recorrido para la obtención de esa certificación. Además, en una escala inferior, se encuentra otro sello medioambiental, el Análisis de Ciclo de Vida, por el que también empiezan a apostar algunas empresas vascas.

De todo ello se ha tratado en el Encuentro organizado por el Clúster Habic (que agrupa al sector del Hábitat, Madera, Oficina y Contract) y el Departamento de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno Vasco, a través de Ihobe.

La obtención de estos reconocimientos por parte de las pymes vascas está muy ligada al hecho de que han apostado por trabajar con materia prima local, como es el caso del pino radiata. Esto supone evitar un importante impacto en la huella de carbono que, de otra manera, tendría el importar madera con los elevados costes medioambientales que significa.