Ik4-Tekniker colabora en el proyecto Hiteco

23/09/2013

23 de septiembre de 2013

Una de las novedosas tecnológicas que más se está usando para ‘exprimir’ mejor las energía del sol es la concentración solar, que consiste en enfocar la luz solar reflejada en una serie de espejos en un área muy pequeña hasta alcanzar una temperatura muy elevada. La energía queda almacenada en forma de calor para ser transformada posteriormente en electricidad. Esta capacidad de almacenamiento es lo que la convierte en una de las tecnologías de energías renovables que está ganando más atractivo para el mercado eléctrico. Sin embargo, la difusión masiva de esta tecnología depende todavía de la reducción de costes y el aumento de la eficiencia.

Con el objetivo de incrementar la capacidad de generación de esta tecnología, la Comisión Europea, a través del VII Programa Marco, ha puesto en marcha el proyecto Hiteco, dotado con un presupuesto superior a los 5 millones de euros, en el que el centro vasco Ik4-Tekniker colabora con otros nueve centros tecnológicos y empresas de España, Suiza, Alemania y la República Checa.

En el proyecto, liderado por la empresa Aries Ingeniería y Sistemas, colaboran también la Asociación de Industria Navarra, la Fundación Cidaut, el Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid, el centro suizo ETH, la empresa checa Kavalierglass y las compañías alemanas Witzenmann, Trelleborg y Pfeiffer.

foto
Sólo dos empresas referentes en el mundo tienen actualmente la capacidad de fabricar los tubos absorbedores de este tipo de plantas con tecnología propia para la transformación de la energía solar.

La tecnología de concentración solar funciona de un modo diferente a la clásica energía solar de paneles fotovoltaicos. En este tipo de plantas, la luz del sol se refleja en enormes espejos que reflejan la radiación en un tubo central. El fluido que circula por el interior del tubo se calienta a varios cientos de grados centígrados y se bombea hasta una planta en la cual el calor se transforma en electricidad mediante turbinas.

Dada la dimensión del proyecto, varios departamentos del centro tecnológico (por ejemplo, los de mecatrónica o electrónica) están implicados en los diversos paquetes de trabajo, además de los expertos en deposición de PVD, una técnica de aplicación de materiales para otorgar propiedades específicas a las superficies de los materiales.

Uno de los objetivos principales del proyecto es aumentar la temperatura del fluido transportador del calor, actualmente de 400 grados centígrados. A través de diversas innovaciones, entre ellas un recubrimiento que permite absorber la mayor cantidad posible de radiación solar y que minimiza las pérdidas de calor, el objetivo de Hiteco es alcanzar una temperatura de 600 grados.