Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Un resort turístico en la India apuesta por la energía fotovoltaica aislada como medida de ahorro

16/05/2013

16 de mayo de 2013

Spice Village está considerado como uno de los resorts hoteleros más grandes del mundo, cuyo suministro eléctrico proviene de la energía producida por medio de su instalación fotovoltaica, que se encuentra aislada de la red eléctrica. El resort se ubica en la reserva natural Periyar Tiger (Kerala, India) y está formado por 56 cabañas rurales.

Teniendo en cuenta las tendencias y políticas medioambientales actuales, y la creciente demanda del viajero a favor de un turismo sostenible, el sector turístico indio se ha visto bajo la presión de implementar medidas de eficiencia energética que garanticen un menor impacto ambiental. Por esta razón, desde Spice Village decidieron utilizar la energía solar fotovoltaica como medida de eficiencia energética.

El sistema fotovoltaico instalado es de 65 kW, compuesto por 650 módulos de 100W de capa fina y nueve inversores Sunny Mini Central 7000HV de SMA, que permiten conectar más módulos en serie gracias al mayor rango de tensión de entrada de corriente continua.

foto
Instalación fotovoltaica en el resort de la India.
Aparte de los inversores Sunny Mini Central, que aportan la energía necesaria para la instalación, también se instalaron nueve inversores bidireccionales Sunny Island 5048, con una capacidad nominal de 45kW, encargados de gestionar los flujos de energía de la instalación asilada entre baterías y cargas eléctricas. Estos inversores permiten descentralizar la instalación y poder monitorizarla en detalle.

La energía producida por los módulos que no se consume directamente se almacena en 72 baterías Trojan IND29-4V, fabricadas en EE UU. Se eligieron estas baterías por su nivel de calidad y fiabilidad, así como por su tamaño, que cumple con todas las especificaciones del proyecto. El Sunny Island 5048 dispone de un gestor de baterías integrado que permite gestionar de una forma eficiente la carga de las baterías y así alargar la vida de las mismas.

Con todo, se espera que el tiempo de retorno de la inversión prevista para esta instalación sea de cinco años. Este proyecto evitará la emisión de 256 toneladas de CO2 a la atmósfera y permitirá ahorrar aproximadamente 45.000$ por año.