Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
La localidad cacereña celebra la 26ª edición de la Feria del Queso

Trujillo, un marco de referencia para nuestros quesos

Begoña Minino20/05/2011

20 de mayo de 2011

Asturianos, manchegos, cántabros, fuertes, suaves, picantes, cremosos… La Feria Nacional del Queso de Trujillo reunió un año más en la monumental Plaza Mayor de la localidad cacereña a más de 300 variedades de queso y 80 expositores que hicieron las delicias de vecinos y visitantes. Es una cita ineludible para el sector, pero también lo es para los amantes del buen queso. Un total de 120.000 personas dan fe de la relevancia que el certamen ha ido adquiriendo a lo largo de sus veintiséis años de historia. Es más, su trascendencia ha cruzado fronteras y ha llegado hasta países como Francia, Italia, Bélgica, Suiza y Portugal, regiones que se han rendido al atractivo que aguarda la feria.
Cristina Blázquez, alcaldesa de Trujillo, definía la muestra como el “mayor” expositor quesero del país. “Vienen importantes queserías del País Vasco, Madrid, Castilla la Mancha, Andalucía, Asturias, Galicia y, por supuesto, Extremadura”. También añadió que la Feria Nacional del Queso sigue respondiendo a los objetivos que se plantearon en 1985 cuando comenzó su andadura. “Se constituyó como un foro de encuentro, debate y análisis del sector, que informa a los artesanos sobre la gestión y exportación de sus productos”.

Por su parte, Gabriel Fernández, presidente del Comité Ejecutivo de la Feria Nacional del Queso de Trujillo, indicaba a los medios regionales que “los extremeños debemos estar orgullosos de los quesos que se elaboran en la región”. De la muestra dijo que su importancia no se reduce a España, “la Feria del Queso de Trujillo se ha convertido en la muestra monográfica más importante de Europa. Pueden haber ferias más grandes, pero no dedicadas exclusivamente al queso, acompañado de vinos de la tierra, cervezas y pan. Además el entorno que la acompaña es un escenario único”.

foto
El pasado 29 de abril, el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, era el encargado de inaugurar la XXVI edición del certamen. Vara destacó el papel fundamental de este tipo de ferias para poner en valor el mundo del campo y el sector agrario. “La de Trujillo, no es una feria que sólo sirve para mostrar los quesos. Aquí también se viene para enseñar un modelo de desarrollo e intentar que se quede en la región gran parte del valor añadido”. El máximo responsable del ejecutivo extremeño consideró la calidad de los quesos y su promoción al exterior. “Vivimos en una región donde se consume el 20% del queso que producimos, un 75% se reparte por el resto del territorio y un 5% sale al extranjero. Con estos números tenemos margen para mejorar”.

Este año además a la muestra quesera se añadía la conmemoración del V Centenario del Nacimiento de Francisco de Orellana, por lo que las actividades en torno a la celebración se incluyeron también en el programa oficial, como la ubicación de un stand en el que se incluía información sobre la conmemoración. Un espacio compartido por el ayuntamiento de Trujillo y países de la cuenca amazónica. Además se incluyeron unas jornadas gastronómicas bajo el nombre ‘Saboree Ecuador’, celebradas en el Parador Nacional de Trujillo.

foto
Uno de los eventos más destacados de la Feria del Queso de Trujillo es la Cata-Concurso donde las queserías compiten por los primeros puestos en las categorías de Oveja Pasta Dura, Oveja Pasta Blanda, Cabra Pasta Dura y Cabra Pasta Blanda. El concurso se considera un trampolín a nivel comercial para los queseros puesto que dada su relevancia a nivel nacional, les permite abrirse a nuevos mercados y fomentar la venta de sus productos fuera de tierras extremeñas. En total se valoraron 68 quesos: 23 pertenecientes a la categoría de Oveja Pasta Blanda, 19 en Oveja Pasta Dura, 18 en Cabra Pasta Dura y 8 en Cabra Pasta Blanda.
Uno de los eventos más destacados de la Feria del Queso de Trujillo es la Cata-Concurso donde las queserías compiten por los primeros puestos en cuatro categorías
En ‘Oveja Pasta Blanda’, Crema de Valdefuentes, fue la quesería premiada. Una empresa familiar que participaba por primera vez en la muestra monográfica. “Hacernos con el primer premio el año de nuestro estreno en la feria es una gran alegría”, afirmaba Antonio Hidalgo Pérez, miembro de la Cooperativa Agraria Hermanos Hidalgo SAT.

Montaño de las Villuercas consiguió el primer premio en ‘Cabra Pasta Dura’. Según el gerente, Vicente Serrano, el queso galardonado tiene muchas cualidades, mucho sabor, mucha textura y un olor que recuerda a la leche.

Finalmente, fue Berrocales Trujillanos, la quesería seleccionada como ganadora en la categoría de ‘Cabra Pasta Blanda’. Se trata del primer premio que reciben por sus quesos de leche de cabra fresco. “Es un queso elaborado con leche de cabra pasteurizada 100%. Contiene un ‘puntito’ muy agradable de sal, es esponjoso pero al mismo tiempo con un recuerdo importante a sabor caprino. La impronta caprina de los quesos tradicionales de Trujillo”, puntualiza José Antonio García, director de la empresa.

La finalización de la XXVI Feria del Queso de Trujillo se saldó con un total de 100.000 visitas, a pesar de que el tiempo no dio tregua. En lo que a las ventas se refiere la organización cifró en 30.000 las degustaciones que se realizaron durante los cuatro días en los que se desarrolló el certamen. La valoración general, según fuentes del comité ejecutivo, es positiva. Antero Murillo, director técnico de la Feria, trasladó a los medios que el sentir de los queseros es de “satisfacción”.

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS