Ahorros energéticos del 25 al 40% en los edificios que han apostado por este sistema

Fachada ventilada: la evolución lógica en la construcción de edificios

Departamento Técnico de Wicus 2010 S.L.06/02/2012

6 de febrero de 2012

¡Por fin! Así podríamos definir el resultado de la fachada ventilada en España. Después de años de introducción, parece ser que es un sistema aceptado, conocido y reconocido por un importante número de profesionales, como señala en este artículo Wicus 2010 S.L.

Hablar de la fachada ventilada es hablar de presente, es hablar de que poco a poco y de una forma imparable, se ha establecido entre nosotros el concepto de construcción técnica y con aportación responsable a nuestro entorno. No hay unos cálculos definitivos sobre el porcentaje de edificaciones que pueden gozar de este sistema técnico, pero las previsiones más optimistas prevén que alrededor del 70% de los edificios podrán optar por este sistema resolutivo en los años venideros. Esto es una buena noticia para todos.

foto
La fachada ventilada, especialmente la cerámica, está teniendo un espectacular desarrollo en España.

La fachada ventilada representa la evolución en la forma de hacer los edificios, representa ahorros energéticos, de la defensa ante el ruido, ahorros en la utilización del agua, del aprovechamiento del tiempo, del confort, de estabilidad en el tiempo, de rentabilidad, de imaginación, de diseño y de productividad. En fin, aportes que hasta ahora parecía que no contábamos con ellos y que estaban ahí esperando que algo les hiciera sacar lo máximo de ellos.

Afortunadamente la tecnología nos ayuda a hacernos la vida más fácil, pero también a concienciarnos de que el entorno es el que tenemos y que necesita sus mimos y cuidados. Actualmente el aporte de los edificios por la pérdida de energía a la capa de ozono supone alrededor del 80%. De todo el aporte del conjunto de elementos que inciden en la agresión al medio ambiente, no es que vayamos a eliminar totalmente este porcentaje con nuestro sistema de fachada ventilada, pero sí estamos manejando cifras que van desde el 25 al 40% de ahorro energético en los edificios que han apostado por la fachada ventilada dependiendo del material y sus características. Si seguimos en esta línea de ahorro los resultados pueden ser esperanzadores.

Espectacular desarrollo

La fachada ventilada, especialmente la cerámica, está teniendo un espectacular desarrollo en España donde es una solución constructiva tanto en edificación residencial, como singular o en la rehabilitación. Esto ha sido debido a sus prestaciones de índole mecánico e higrotérmico (ausencia de malestar térmico), su rapidez de ejecución y que es un sistema constructivo limpio, técnico y de total fiabilidad.

Otro de los aspectos más importantes es la versatilidad del sistema a la hora de buscar el soporte de enganche de la estructura portante; ladrillo, bloque de hormigón, perfiles de acero, madera, hormigón celular, etc. Son algunos de los materiales que habitualmente soportan y complementan el peso de la fachada ventilada en los edificios.

A pesar de ser un sistema de conocimiento relativamente nuevo en España, la realidad es que se viene ejecutando desde hace más de 30 años proyectos con formatos de grandes dimensiones y formas desde Japón a Centroeuropa pasando por EE UU. Como proyectos más emblemáticos y pioneros podemos señalar la ‘Postdammer Platz’ en Berlin, en Alemania, la ‘Cite Internacionale’ de Lyon, Francia, o la ‘Banca Populare di Lodi’, en Italia.

foto
Diversas partes constituyen la fachada ventilada, independientemente del cerramiento estructural del edificio.

Definición

La fachada ventilada se puede definir como una doble piel (coat) que envuelve al edificio para conseguir mejoras térmicas y acústicas. Por consiguiente estamos hablando de ahorro económico.

A diferencia de las convencionales, se basan en el alejamiento entre el paramento externo e interno, compuesto por varias capas con ventilación interpuesta y que cumplen, también, además de las mejoras ya enumeradas, con la protección contra las aguas pluviales y la transpirabilidad y saneamiento del edificio.

Diversas partes constituyen la fachada ventilada, independientemente del cerramiento estructural del edificio. Estas partes se componen de una hoja interior o muro principal, generalmente de ladrillo, aunque ya están apareciendo otros materiales que hacen la misma función y que aportan unos ahorros económicos importantes en la ejecución de la fachada, aportando además una ejecución mucho más controlada y rápida que la manera tradicional. También incluyen una subestructura portante del material en la fachada, generalmente de aluminio debido a las mejores condiciones de peso (fachadas ligeras) y coste, el aislamiento por la parte externa (en este punto también hay que reseñar que la fachada ventilada admite cualquiera de los ofertados en el mercado), la cámara de aire y finalmente el material de revestimiento (aquí apostamos por materiales como el extrusionado por ser un material especifico para este sistema constructivo, y a diferencia de otros materiales que han ido adaptando su uso a la fachada con menores garantías de exigencias técnicas). No obstante es importante señalar que cada edificio tiene sus propias características y condicionamientos por lo que cada parte de la fachada debe estar pensada para dar la solución más idónea a la problemática del edificio.

Representa ahorros energéticos, de la defensa ante el ruido, ahorros en el uso del agua, del aprovechamiento del tiempo, del confort, de estabilidad en el tiempo, de rentabilidad, de imaginación, de diseño y de productividad

Funcionamiento

La función principal de las fachadas ventiladas es, como ya se ha dicho, conseguir ahorros energéticos en los edificios. Esto se consigue a través de una cámara de aire que hace una función de ‘efecto chimenea’ a base de un buen comportamiento higrotérmico. El sol calienta el revestimiento, este calor se trasmite a la cámara calentando el aire de la misma y este mismo aire caliente tiende a subir generando una corriente de aire en vertical. Dicha corriente lo que provoca es que no aumente la temperatura en el interior del edificio en los meses cálidos al reducir la energía radiante entrante en el edificio y a la vez, evitar la formación de posibles condensaciones.

En los meses de frío este funcionamiento se alterna evitando la perdida de calor por la barrera de aislamiento colocado exteriormente, tapando, éste, todos los puentes térmicos que pudieran provocar perdida de calor (cantos de forjado, ventanas, puertas etc.). El funcionando en este caso sería algo parecido a un acumulador de calor.

En el comportamiento de las condensaciones, la curva de presión nunca se encuentra con la curva de saturación, con lo cual nunca se llega al punto de rocío. Por consiguiente, el vapor de agua no pasaría a un estado líquido, produciéndose por tanto la condensación, a diferencia de otros sistemas constructivos que necesitarían de un aislamiento por el interior.

foto
Funcionamiento de la fachada ventilada.

Partes de la fachada ventilada

Hoja interior o cierre perimetral. La forman normalmente los cantos de forjado y muros estructurales, estos pueden ser de fábrica de ladrillo, lo más normal, a base de perfiles metálicos, bloques de hormigón etc. Debe de cumplir con algunos criterios básicos térmicos, acústicos, de resistencia al esfuerzo lateral y facilidad en la fijación de la estructura portante. Sea cual sea el material que se emplee como hoja interior o soporte de la subestructura, es este soporte al que se transmiten las solicitaciones de succión de viento, peso, sísmicas, etc. a través de la estructura portante, por lo que es de obligado cumplimiento la verificación de los datos resultantes a través de los correspondientes cálculos y su determinado coeficiente de seguridad.

Como acabado interior se puede emplear un simple enlucido de 15 mm de espesor en el caso de que el muro portante sea de fábrica o un trasdós mediante paneles de cartón yeso o cerámicos, entre otros.

foto
La función principal de las fachadas ventiladas es conseguir ahorros energéticos en los edificios.
El ahorro energético se consigue a través de una cámara de aire que hace una función de ‘efecto chimenea’ a base de un buen comportamiento higrotérmico

Subestructura portante. Ésta debe ser capaz de absorber las deficiencias que se puedan producir de línea y plomo en la hoja interior mediante su capacidad de regulación. Debe ser la encargada de trasmitir todos los esfuerzos y solicitaciones de viento, sísmicos y de peso que recibe. Asimismo debe cumplir la normativa vigente DB-SE A sobre estructuras de acero en edificación, DB-SE AE sobre normativa básica de edificación y la UNE 41957 sobre anclajes para revestimientos de fachadas de edificios. Esta subestructura debe de cumplir escrupulosamente esta normativa y la obligatoriedad de los cálculos correspondientes. De estas normas podemos sacar la conclusión de que los únicos materiales adecuados para formar parte de la subestructura son el aluminio y el acero inoxidable excluyendo de éstos los aceros galvanizados por comportamientos obvios de oxidación y los de madera, pero éstos por exclusión más que por prohibición. Normalmente las subestructuras constarán de escuadras o ménsulas de sustentación y de retención. Éstas regularán la profundidad del muro exterior con respecto al interior salvando los posibles desplomes de ésta y aportando acciones de soporte del peso (sustentación) o de succión al viento (sustentación). A la hora de realizar los cálculos y el diseño habrá que tener en cuenta la dilatación de los materiales.

Aislante. Es fundamental que el aislamiento este colocado envolviendo todo el perímetro de la fachada, tapando perfectamente todos los huecos existentes en la fachada, incluidos los cantos de forjado existentes. A la hora de la elección del aislamiento hay que tener en cuenta criterios de situación geográfica del edificio, la zona climática, la influencia del ruido exterior para conseguir el mayor confort interior, espacio en la cámara dispuesta, resistencia al fuego, transpirabilidad, densidad del material, rigidez. El comportamiento idóneo de la fachada ventilada radica en que el muro transpire adecuadamente permitiendo la salida de posibles concentraciones de vapor de agua, que por este motivo puedan desencadenar en condensaciones superficiales e intersticiales.

Cámara de aire. El espesor mínimo de la cámara de aire será de 30 mm, recomendándose un máximo entre 9-10 mm. Esta cámara de aire deberá tener un espacio constante y continuo, evitando cualquier tipo de estrangulamiento en su recorrido para conseguir el mayor rendimiento óptimo en la función a desarrollar.

Revestimiento. Nosotros recomendamos el revestimiento cerámico extrusionado como mejor opción para este sistema. Ya hemos adelantado anteriormente que este material se diseñó y creó con el objetivo exclusivo de utilizarlo en el revestimiento de fachadas ventiladas. Las características de fabricación y su asociación con la estructura portante le hacen poseer una serie de ventajas con respecto a otros materiales utilizados. Debido a la forma de sus piezas, que permiten mantener unas juntas abiertas pero machihembradas y una juntas verticales (que pueden ser de diferentes medidas dependiendo del proyecto) protegidas para la posible entrada de agua, se garantiza una protección de las aguas pluviales de más del 95%. La función de estas aberturas horizontales y verticales a lo largo de toda la fachada no es otra que la de favorecer la correcta ventilación de la fachada, y por tanto, que la fachada respire. Asimismo, mediante estas juntas, las placas pueden ser cambiadas sin necesidad de romper ni deformar el resto de las unidades. También mediante estas juntas el sistema puede absorber los posibles movimientos y dilataciones que se produzcan. Otra característica importante es la perfecta asociación con otros materiales, como el vidrio, el aluminio o la madera, entre otros, promoviendo, con imaginación, diseños innovadores y actuales.

De la posible utilización de barreras de vapor y raseados hidrófugos cabe destaca que la fachada ventilada está catalogada con el máximo grado de salubridad, 5, lo que la confiere la ventaja de no necesitar de ninguna barrera de vapor o raseado hidrófugo.

En caso de tener que utilizarla, convendría que esta barrera impermeabilizante siguiera cumpliendo la condición de transpirabilidad y estuviera colocada sobre el lado más caliente del aislante dificultando de esta manera la aparición de condensaciones.

foto
Cada parte de la fachada debe estar pensada para dar la solución más idónea a la problemática del edificio.

Wicus como especialista en fachada ventilada cerámica apuesta por ArGeton como el fabricante más apropiado en la solución de diseño, estudio y ejecución de la fachada ventilada. ArGeton posee una experiencia de más de 40 años en la fabricación de cerámica extrusionada, poseyendo además todas las certificaciones necesarias para dar la seguridad y soluciones más apropiadas a cada proyecto, tanto en obra nueva como en rehabilitación.

Ventajas de la fachada ventilada frente a la tradicional

• Mayor ahorro energético.

• Mayor barrera acústica.

• Nula condensación de vapor de agua.

• Mayor salubridad del edificio.

• Mayor transpirabilidad de la fachada.

• Versatilidad.

• No necesita utilización de barreras de vapor.

• Fácil mantenimiento y limpieza.

• Menor tiempo de ejecución.

• Mayor ejecución técnica.

• Corrige las imperfecciones de la fachada, al estar perfectamente aplomada.

• No se marcan los cantos de forjado ni pilares perimetrales.

• Evita puentes térmicos.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

TOP PRODUCTS

Procomsa

Premarco eficiente Allrounder

Procomsa

Rooxat

Limpiadoras de esquinas CNC

Rooxat

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS