“La crisis inmobiliaria ha puesto al sector de la maquinaria en las mismas dificultades que tienen los elaboradores”

Entrevista a David Belda Nuevo, director de Vema Maquinaria para Ventanas, S.L.

David Muñoz03/02/2012

3 de febrero de 2012

La maquinaria para fabricación de ventanas no es ajena a la crisis que atraviesa el país. A pesar de la vigencia de los planes ‘Renove’, la caída de actividad que ha sufrido el mercado inmobiliario se deja notar también en este sector. Por eso, en los tiempos que vivimos, es fundamental dejarse asesorar por empresas como Vema Maquinaria para Ventanas que atesoren una larga experiencia y que tengan en la calidad de sus productos y servicios, su razón de ser.
foto
David Belda Nuevo, director de Vema Maquinaria para Ventanas, S.L.

Vema acumula más de 25 años de experiencia en el suministro de máquinas para la fabricación de ventanas de PVC. ¿Qué balance hace de esta larga trayectoria empresarial?

Vema supo ver en el PVC la ventana del futuro y se volcó en este sector casi por entero. Durante todos estos años la empresa ha trabajado mirando a medio y largo plazo, cuidando al cliente. Por eso tenemos tantos clientes desde hace décadas, que más que clientes son amigos. Los que siguen activos y otros muchos que se quedaron en el camino. Gracias a su confianza, que siempre hemos intentado no defraudar, Vema tiene hoy una cartera de clientes inigualable en el sector y nadie discute que es la empresa más especializada y con mayor experiencia en el sector del PVC.

¿Ha cambiado mucho el mercado de la maquinaria para ventanas en todo este tiempo?

Ha cambiado muchísimo. En los años que llevamos, hemos vivido varias ‘revoluciones’. La primera fue la incorporación de los PLC’s o autómatas que simplificaron enormemente las máquinas. Luego, llegó la incorporación de los PC’s, que abrieron un universo de posibilidades. Nuestros centros de corte y mecanizado parecen no tener límite, cada máquina incorpora novedades asombrosas con respecto a la anterior. Y los sistemas de transporte y clasificación automáticos, cada vez más completos. En general, la Alta Producción es la que más recoge los avances y evoluciones, ya que es Alemania la que ‘tira del carro’ al 100%. En ese país hay grandes fábricas, no pequeños talleres. Las máquinas más pequeñas se equipan con las novedades que se pueden adaptar de las máquinas grandes.

foto
El mercado de la maquinaria para ventanas ha cambiado mucho en los últimos treinta años.

¿Recuerda cómo eran aquellas primeras máquinas que suministró Vema? ¿A qué cliente se las entregaron?

No quisiera equivocarme y olvidarme de alguien, pues yo empecé en 1988 y ya había unos cuantos talleres en marcha pero, por nuestros archivos y por lo que siempre me ha contado nuestro Sr. Ocaña, ya retirado, el primer taller fue Doma, en Torrejón, en 1984. Justo después, y también en 1984, Industrias Aparicio, en Málaga. Muy seguidos vinieron Valehisa y Frechel, y también Catersa y Allplas, en 1985 y 1986. Todos ellos fueron absolutos pioneros, emprendedores a los que el sector de PVC debe mucho por su labor casi de apostolado. Por cierto, casi todas esas máquinas siguen hoy en producción 28 años después.

“Vema supo ver en el PVC la ventana del futuro y se volcó en este sector casi por entero”

Como fabricantes de maquinaria tanto para PVC como para aluminio, ¿qué evolución han seguido ambos sectores? ¿Hay mucha diferencia entre la demanda actual de las dos gamas de productos?

El aluminio supuso el freno del PVC en la Península durante prácticamente todo este periodo. Inicialmente por el precio de las series económicas, que hacían que la ventana de PVC fuera casi un lujo, mientras que en el resto de Europa era exactamente al revés, la ventana barata era la de PVC. Más tarde, frente a la creciente demanda de mayor calidad en el cerramiento, los extrusores de aluminio supieron renovarse y crear líneas de mayor calidad e igual de competitivas. Así que el PVC ha esperado 28 años para empezar a captar la cuota que tiene en Europa, y es ahora, cuando la construcción está detenida para unos cuantos años, cuando empieza a ser competitivo, principalmente por su precio y también por su calidad.

¿Cuáles son, a su juicio, los principales requerimientos de los clientes, tanto a nivel técnico como de servicio, a la hora de seleccionar un proveedor de maquinaria para ventanas?

Durante todos estos años, ha sido la confianza en el producto y en el servicio. Por eso Vema ha trabajado especialmente por dar el mejor servicio, que unido a las mejores marcas del mercado, ha brindado esa confianza. Siempre hemos pedido a los clientes potenciales que consultaran a los profesionales que trabajaban con nuestras máquinas para tener opiniones ciertas. Pero desde hace cuatro años, con la crisis, hay un sector de carpinteros que, por necesidad, busca sólo precio, aunque en la mayoría de los casos “lo barato sale caro”, como se está empezando a comprobar.

foto
El PVC ha esperado 28 años para empezar a captar la cuota que tiene en Europa.

De toda la amplia gama que ofrece Vema (tronzadoras, centros de mecanizado, copiadoras…), ¿cuál tiene mayor demanda?

Actualmente no hay una máquina, en concreto, con mayor demanda, pues se suelen instalar talleres completos con un número de equipos más o menos numeroso. Hasta hace unos años, cuando un elaborador crecía, compraba, sobre todo, líneas de soldadura y limpieza, centros de mecanizado y de corte y mecanizado, y centros de colocación de herrajes. Hoy en día, los fabricantes grandes no suelen tener necesidad de ampliar sus equipos, y la demanda se centra en talleres básicos, por el temor generalizado a la inversión.

Las principales marcas que representa Vema son alemanas. ¿Es Alemania la referencia internacional en este sector? ¿Cómo está el mercado asiático en este tipo de maquinaria? ¿Supone una amenaza?

La carpintería de PVC nació en Alemania y, al igual que los proveedores de perfiles alemanes forman un conjunto en una escala de calidad y experiencia diferente al resto, en maquinaria es lo mismo. Fueron Hollinger, Rotox y Schirmer las firmas que crearon y siguen creando las soluciones y novedades para este sector. Los demás fabricantes, turcos, chinos y, aunque en distinto grado, italianos, se limitan a copiar hasta donde les dejan las patentes, reduciendo calidades y prestaciones para conseguir sólo precio. Sí, empezaron a ser una amenaza, pero el tiempo está poniendo a cada uno en su lugar, demostrando que la opción más barata no es la mejor compra.

foto
Hoy, los fabricantes grandes no suelen tener necesidad de ampliar sus equipos, y la demanda se centra en talleres básicos.

¿En qué medida está afectando la crisis inmobiliaria al sector de la maquinaria para ventanas? ¿Es la exportación la única tabla de salvación?

La crisis inmobiliaria ha puesto al sector de la maquinaria en las mismas dificultades que tienen los elaboradores. Es muy necesaria la ampliación de planes ‘Renove’ para potenciar la renovación. La inversión general en bienes de equipo en España ha descendido un 48% desde el 2009. La exportación ayuda, pero los mercados emergentes son lentos y están muy acosados por la maquinaria de baja calidad.

La exportación ayuda, pero los mercados emergentes son lentos y están muy acosados por la maquinaria de baja calidad

¿En qué proyectos relevantes ha participado VEMA a lo largo de su historia?

Con cerca de 500 clientes es difícil destacar a algunos por encima de otros, pero si diferenciamos por nivel de automatización y de inversión es necesario destacar los siguientes proyectos:

- Cotec, en Girona, primera gran fábrica en España. Quiso lo mejor que había en su día y fue todo un reto.

- PVC Madrid, en Alcalá de Henares, con un proyecto en tres fases muy bien ordenado y con ejemplar ejecución. No en vano la Comunidad de Madrid les ha declarado ‘Empresa Modelo’.

- Eurovent, en Montilla, también con un proyecto en tres fases, creando la segunda fábrica con más potencial de España.

- Insago, en Cantabria. Nos costó años entrar en el mayor fabricante de España, pero una vez compraron un Centro Schirmer de alta producción quedaron encantados, comprando un segundo al año siguiente y varias líneas en los años posteriores. Un gran reto como proveedores.

- Y Corext, el último gran proyecto desarrollado en España antes de la crisis, con los mejores equipos existentes en el momento, poniendo en marcha una de las fábricas más modernas de Europa, con un plazo de ejecución increíble de sólo 3 meses, con pruebas de capacidad superadas.  

foto
La inversión general en bienes de equipo en España ha descendido un 48% desde el 2009.

Vema siempre ha apostado por la I+D+i. ¿Podría adelantarnos con qué novedad van a sorprendernos en Veteco 2012?

En Veteco, Rotox presentará para España un sistema revolucionario de soldadura. Hasta ahora el ritmo de las fábricas de ventanas de PVC estaba marcado por la soldadora, al tener ésta tiempos fijos de aproximadamente 2 minutos por soldadura. Con el nuevo sistema con cuatro patentes Worldwide de Rotox, seremos capaces de reducir a la mitad los ciclos de soldadura, eliminar los tiempos de enfriamiento y mejorar el acabado de la limpieza. La podremos ver soldando en directo. También, y aunque sólo en pantallas de vídeo, los nuevos centros de corte y mecanizado de Schirmer para aluminio y fachadas.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

TOP PRODUCTS

Procomsa

Premarco eficiente Allrounder

Procomsa

Rooxat

Limpiadoras de esquinas CNC

Rooxat

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS