Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Ventanas y Cerramientos
“Deberíamos centrar nuestro modelo de negocio en la mejora del parque existente de puertas”

Entrevista a Juan Ramírez y a Javier Pérez, presidentes, respectivamente, de Fimpa y de Aepa

José Luis París01/04/2020

Aprovechando la reciente celebración de Smart Doors en Madrid, entre los pasados 25 al 28 de febrero en Madrid, pudimos conversar con Juan Ramírez, presidente de la Federación Nacional de Fabricantes, Instaladores y Mantenedores de Puertas y Automatismos (Fimpa) y con Javier Pérez, presidente de la Asociación Empresarial de Puertas Manuales y Automáticas (Aepa). A lo largo de esta conversación, nos comentaron cuáles habían sido sus impresiones sobre el desarrollo del certamen, las jornadas técnicas celebradas y los retos a los que se enfrenta el sector de las puertas manuales y automáticas.

Smart Doors ha celebrado su segunda edición, superando las cifras de participación y de visitantes de la anterior convocatoria. ¿Qué balance se puede hacer desde las entidades profesionales del certamen? ¿Podemos hablar de éxito?

Javier Pérez- Smart Doors es el fruto de una iniciativa de Fimpa. Hace más de dos años tuvimos una primera reunión en Ifema con María Valcarce, actual directora del certamen. En aquel encuentro solicitamos la recuperación dentro del programa ferial de un evento sectorial centrado en las puertas. Ifema acogió muy bien la idea y nos dio la oportunidad de emplazar el evento junto a Sicur, lo cual creaba unas sinergias muy importantes.

foto
Javier Pérez, a la izquierda, y Juan Ramírez, presidentes, respectivamente, de Aepa y Fimpa.

Juan Ramírez- Esta segunda edición ha tenido lugar en un pabellón que duplica la capacidad de exposición de hace dos años, con un 50% más de empresas expositoras que en la anterior edición. Estas cifras suponen la consolidación de Smart Doors como la feria del sector. Esta edición 2020 ha supuesto un gran éxito en cuanto a participación de expositores, que han representado a todos los sectores implicados en el ámbito de las puertas y automatismos, incluso aquellos que no habían estado representados en Veteco, el certamen que en el pasado había acogido, en mayor medida, a empresas de nuestro ámbito: fabricantes de puertas, de persianas, de puertas cortafuego, de cancelas, fabricantes de automatismos y de componentes, etc.

Es destacable la presencia como expositores de empresas especializadas en soluciones para tráfico peatonal, de puertas rápidas y de puertas cortafuego. Es cierto que buena parte de los fabricantes de puertas, que todavía no ha terminado de superar la crisis, tienen una presencia menos evidente, pero confiamos que en próximas ediciones puedan también participar.

En lo que respecta al éxito de visitantes, es notable la presencia de profesionales llegados de Portugal y el norte de África. La gran afluencia de público profesional se explica, en gran parte, por esa representación como expositores de todos los sectores, además de por las jornadas técnicas convocadas.

Precisamente, el programa de jornadas técnicas ha tenido un enorme éxito de convocatoria. Los ponentes han sido de un muy alto nivel, contando con destacados representantes de las administraciones públicas. Entre otros temas, se ha hablado del marcado CE de las puertas cortafuego, de la vigilancia del mercado y de la responsabilidad de cada uno de los actores del sector. ¿Qué impresiones se han extraído desde las asociaciones sectoriales de esta convocatoria de jornadas técnicas?

JP- Las jornadas técnicas se están convirtiendo en el foro más importante de nuestro sector, sin ninguna duda. No hay foro igual donde se venga a debatir asuntos tan sensibles dentro del sector impartidos por ponentes de tanta autoridad. El éxito ha sido muy grande y realmente era esperado porque interesaba mucho escuchar los mensajes que se iban a comunicar. Los profesionales que realmente tienen interés dentro de nuestro sector, acuden a estos foros.

Uno de los temas tratados en la primera sesión de las jornadas fue el del marcado CE de las puertas cortafuego, seguido por gran interés por parte del público asistente. ¿Por qué había tanta expectación por conocer los datos se iban a exponer en esa ponencia?

JP- La ponencia impartida por el Ministerio de Industria sobre el marcado CE de las puertas cortafuego fue muy interesante y oportuna, porque existe una enorme incertidumbre entre nuestros profesionales. En este ámbito se puede hablar de cuatro grandes puntos de vista: el legislativo, el del fabricante, el del distribuidor y el del instalador.

Desde el punto de vista legislativo, existen grandes lagunas y desconocimiento por parte del sector. La ponencia pronunciada por Jorge Jimeno, del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, fue muy clarificadora e importante y, en mi opinión, puede suponer un antes y un después para los profesionales de este ámbito. El Ministerio ha lanzado varios mensajes importantísimos, que serán muy útiles para la práctica diaria de las puertas. Estos mensajes se van a transmitir al sector a través de medios especializados, de los fabricantes y de Fimpa.

foto
Un instante de las jornadas técnicas celebradas durante Smart Doors 2020.

¿Cuál va ser la relevancia de esta jornada desde el punto de vista de los profesionales del sector, fabricantes, distribuidores e instaladores?

JP- Desde el punto de vista del fabricante, se emitieron mensajes muy claros de cuáles son sus responsabilidades y las cuestiones básicas que tiene que atender: hacer un producto con marcado CE, cumpliendo con la legislación. Su responsabilidad alcanza hasta la elaboración de unas instrucciones de montaje y de instalación muy claras para el siguiente actor en la escala, que es el distribuidor. Este debe recibir el producto y saber cuáles son sus responsabilidades en términos de la documentación que tiene que hacer llegar al cliente, cómo hay que instalar las puertas, qué tolerancias se deben respetar o qué situaciones hay que tener en cuenta, siempre de acuerdo a las instrucciones del fabricante.

El Ministerio incidió en algo muy importante: el fabricante es responsable de hacer un producto con marcado CE y de dar todas las instrucciones para su correcto montaje, pero si el producto no se monta bien, ese marcado CE se pierde. Cuando el distribuidor se excede en la transformación del producto, se convierte en fabricante.

El último escalón es el instalador. Durante la jornada, algunos instaladores tenían inquietudes muy grandes porque querían saber hasta qué punto llegaba su responsabilidad. Se les dejó muy claro que los instaladores tienen responsabilidad en la instalación, si no se hace bien se corre el riesgo de perder el marcado CE y ellos son los responsables. El jefe de obra, en el ámbito del CTE, también es responsable del montaje correcto de la instalación y de la verificación. Además, los instaladores tienen una gran inquietud respecto a la acreditación y la formación. Un instalador capaz de instalar productos cortafuegos necesitaría una acreditación y una validación de sus habilidades.

Precisamente, en lo que respecta a las acreditaciones para instaladores y mantenedores, y de la formación de profesionales para el sector, ¿en qué situación nos encontramos?

JR- Una de las inquietudes que históricamente ha reclamado el sector ha sido disponer de algún tipo de reglamento o registro que recoja las empresas instaladoras y mantenedoras y en el que se puedan registrar las instalaciones realizadas. Nuestra intención era equipararnos al sector del ascensor, pero por el momento la Administración no lo ha considerado, aunque continuamos insistiendo en ello. Es cierto que las circunstancias de organización administrativa de nuestro país y de los Ministerios involucrados han cambiado desde aquella primera solicitud. Lo que hace años fue posible, hoy es mucho más difícil, entre otras cosas porque las competencias están distribuidas en diferentes Ministerios, con lo cual es más complejo.

foto
Javier Pérez y Juan Ramírez, en un instante de la entrevista mantenida con Interempresas Media y Novoperfil.

Desde Fimpa, como representantes del sector, hace cinco años volvimos a presentar estas inquietudes y el Ministerio de Industria tuvo a bien inspirar en Aenor la elaboración de un reglamento para acreditación de empresas instaladoras y mantenedoras.

Ese reglamento se empezó a elaborar para definir los criterios para la certicación de empresas instaladoras de puertas industriales, comerciales y de garaje. Después, como una dinámica natural, se amplió a las puertas de tráfico peatonal y, más recientemente, a las puertas cortafuego. Por tanto, Aenor ha elaborado un reglamento que permite la acreditación voluntaria de empresas instaladoras y mantenedoras. Aunque ninguna administración exige, hasta ahora, un reglamento como este, sí es un cauce para que aquellas empresas que quieran presentarse ante el mercado con una mayor solvencia y garantía técnica puedan acogerse a él.

Si la acreditación como empresa instaladora o mantenedora es voluntaria, ¿cuál está siendo la participación de las empresas en adoptar esta condición?

JR- Estamos en un sector muy atomizado, integrado por miles de pequeñas empresas. Incorporar en su organización los requisitos necesarios para acceder a una certificación Aenor supone la introducción de procedimientos exigentes, lo que no deja de ser una barrera para alcanzar los objetivos. Sin embargo, desde el primer reglamento aprobado, hemos acordado con Aenor la conveniencia de hacer una revisión para aligerar algunos requisitos que permitan la accesibilidad a un mayor número de empresas. En un principio, el reglamento era muy parecido a los procdimientos a seguir para conseguir una ISO 9000, algo muy exigente que implica unas barreras, dadas las características y los perfiles de muchas empresas de nuestro sector.

Hablemos de la vigilancia del mercado. En la ponencia presentada en Smart Doors se habló de la situación de este aspecto, acerca de las competencias de las diferentes administraciones, la central y las autonómicas. Desde el punto de vista de la federación y las asociaciones empresariales, ¿cómo se coordinan esos trabajos?

JR- La vigilancia del mercado es la segunda gran inquietud del sector. Por muchas razones, este aspecto podría haber mejorado en los últimos años, sobre todo después de la entrada en vigor de la Directiva Productos de la Construcción en mayo de 2005, sustituida en 2013 por el Reglamento de Productos de la Construcción.

La vigilancia del mercado es una competencia del Ministerio de Industria transferida a las Comunidades Autónomas. Aunque es difícil conseguir que todas las comunidades se involucren en ello, cada vez se van sumando más y ahora ya son 13 las que la ejercen, que son justamente las que abarcan el mayor volumen del PIB nacional. Además, cada año recibimos más solicitudes por parte de las áreas de Industria de las CC AA para que Fimpa les informe de la realidad de nuestro mercado.

Entonces, ¿es un aspecto de difícil aplicación debido a competencias administrativas?

JR- No, o no tan solo por eso. En descargo de la administración hay que decir que son muchísimas las normas y directivas implicadas en el RPC, que no se ha concebido pensando únicamente en nuestro sector. El RPC abarca más de 200 normas de productos, que van desde un ladrillo hasta la envolvente de un edificio o los últimos desarrollos tecnológicos. Por ejemplo, los automatismos que fueron diseñados en su momento para accionar la puerta de garaje de una vivienda, ahora mismo están conectados y a su vez lo están con otros tipos de equipamientos y de dispositivos que cualquier usuario puede llevar en el bolsillo, como un móvil. Es un gran salto tecnológico.

La Administración no puede conocer todas las especificidades de los productos implicados en el terreno de la construcción. Por ello, como federación, las Administraciones solicitan nuestra colaboración para impartir jornadas informativas en las que transmitirles cómo pueden conocer mejor los aspectos, fundamentalmente de seguridad, relacionados con nuestros productos. Fimpa dispone de un Comité Técnico, integrado por los expertos de las Asociaciones integradas en la federación, que se ha encargado de elaborar unas presentaciones y unos guiones que están siendo valorados positivamente por los inspectores de cada una de las CC AA. Son jornadas muy interesantes.

En la ponencia en las jornadas técnicas sobre las campañas de vigilancia de mercado llevadas a cabo desde el año 2017 hasta ahora, los resultados han sido bastante descorazonadores. Incluso, los de la campaña 2018-2019 han sido peores que en la anterior.

JR- Efectivamente, esa es la otra cara de la moneda de la vigilancia del mercado. Las inspecciones que se están haciendo están dirigidas a instalaciones nuevas o con una antigüedad máxima de dos años, con lo que los resultados que aportan estas campañas de inspección son aún más decepcionantes. En la sesión sobre vigilancia de mercado celebrada en Smart Doors se comentaron los resultados de la campaña 2018 – 2019 y fueron peores, en seis puntos porcentuales, que los de la campaña anterior del 2017 – 2018. La Administración está muy preocupada por ello y según anunció el ponente, Jorge Iñesta, el coordinador para la unidad y vigilancia del mercado de la Comunidad Autónoma de Madrid, se van a tomar medidas intentado aplicar las máximas sanciones según el régimen sancionador.

Personalmente, y en consonancia con las opiniones de los demás miembros de la junta de Fimpa, creemos que podríamos haber mejorado los parámetros y no lo hemos conseguido. Es cierto que en el 96% de las obras inspeccionadas que no cumplen con el marcado CE, una parte muy importante son incorrecciones de carácter administrativo-documental, las cuales siguen siendo importantes, porque si documentalmente no se cumple con todo lo requerido, no se puede disponer del marcado CE. Sin embargo, lo más grave es que un 60% de las incidencias están relacionadas con la seguridad y que la mayoría de las instalaciones inspeccionadas tienen como máximo dos años de antigüedad. Podemos imaginarnos cuál debe ser la fotografía del sector si desde 1995 las puertas automáticas están sujetas a las directivas en temas de seguridad. Justo en ese año se empezó a exigir el marcado CE para las puertas automáticas. Si 25 años después tenemos un 60% de incidencias es que algo no hemos hecho bien.

¿Qué se puede hacer desde la federación para revertir esta situación?

JR- Esta es una gran inquietud para nuestro sector y desde Fimpa, en esta situación tan difícil en cuanto a la vigilancia del mercado, intentamos transmitir a la Administración qué debemos hacer.

El primer paso es frenar esa tendencia en las nuevas instalaciones de puertas, continuando con la sensibilización de los fabricantes e incrementando la vigillancia. Una vez invertida esa tendencia será preciso acometer soluciones para el parque de puertas instaladas, aunque es obvio que, sucesivamente se irán renovando por su propia obsolescencia natural. Con la sustitución tendría que irse solucionando el problema, pero si las puertas nuevas que se instalan no cumplen con las exigencias del marcado CE seguiremos teniendo un problema.

foto

¿Es necesario renovar el parque existente de puertas automáticas?

JR- Desde aquí quiero hacer una reflexión para las Administraciones y el sector. Deberíamos cambiar el enfoque de nuestro modelo de negocio y en lugar de dirigirlo hacia instalaciones nuevas -que ahora mismo no es el segmento de mercado más activo ya que la construcción ha entrado en recesión en el último trimestre del año pasado- nos centráramos en cómo mejorar el parque existente y, a través del mantenimiento, trabajar con los interlocutores, que son las comunidades de vecinos y los administradores de fincas, e irles convenciendo de intervenir en estas puertas, incorporando los dispositivos de seguridad de los que carecen y haciéndolas seguras. Ahí tendríamos una oportunidad de negocio.

Aquí ha acudido la administración de nuevo a echar una mano, con la versión 8 del Informe para el marcado CE para puertas industriales, comerciales y de garaje, elaborado por el Ministerio de Industria. En este último informe, por vez primera y con claridad, disipando dudas, se ha tratado la transformación o modificación sustancial de las puertas, porque es esa la vía que el Ministerio ha encontrado para legalizar todas aquellas puertas existentes que no tienen el marcado CE. La vía es muy clara, mediante la aplicación de la directiva de máquinas, siguiendo unas pautas y un procedimiento que el ministerio ha plasmado. Por lo tanto, se ha abierto una puerta, no pequeña, sino de grandes dimensiones para legalizar la situación del parque de puertas existente.

Para finalizar, ¿qué mensaje se puede hacer llegar al profesional desde las asociaciones?

JP- Como decía Juan, estamos en un sector tremendamente atomizado. No olvidemos que aquí pueden aplicar marcado CE a las puertas comerciales, industriales y de garaje empresas muy pequeñas, con una dimensión inferior a 10 empleados o que facturan menos de dos millones de euros al año. Eso abre el mercado a muchísimos actores obligados todos a hacer lo mismo. Sin embargo, los que no estamos en ese grupo de empresas pequeñas tenemos que hacer ensayos en laboratorios acreditados. Todos tenemos que someternos a las mismas normas y todos nos tenemos que concienciar de que las puertas tienen que incorporar todos los equipos de seguridad, toda la documentación y todas las exigencias para que sean seguras.

La labor va a ser difícil y los resultados de las campañas de vigilancia del mercado han sido descorazonadores, pero tenemos que ayudar a divulgar todo esto al sector para que todo el mundo sepa que tiene que hacer los deberes. No vale poner una etiqueta o darle a un botón a una impresora para sacar una documentación y estar en el mercado. Eso no es así. Hay que acreditar una documentación, hacer bien las cosas y fabricar bien las puertas para cumplir con los requisitos de seguridad.

Empresas o entidades relacionadas

Asociación Empresarial de Puertas Manuales y Automáticas -AEPA-
Federación Nacional de Fabricantes, Instaladores y Mantenedores de puertas y automatismos

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Asociación Española de Fabricantes de Fachadas Ligeras y Ventanas TecnologiaR+TASEFAVEAsociación Española de Fabricantes de Fachadas Ligeras y Ventanas -ASEFAVE-Asociación Empresarial de Puertas Manuales y Automáticas TecnologiaAepa

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS