Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Emagazines
Ventanas y Cerramientos
Garcia Faura desarrolla soluciones de fachada modulares, de rápida instalación y altas prestaciones

Oficinas Cuatrecasas 22@: la eficacia de la modularidad en fachadas

Joan-Lluís Zamora - José Luis París12/11/2019
El tramo de la Avinguda Diagonal de Barcelona comprendido entre Glòries y la zona que acogió el Fòrum de les Cultures en 2004 está viviendo una progresiva transformación. Lo que fuera, a finales del siglo XIX y principios XX, el corazón del tejido industrial barcelonés en pleno distrito del Poblenou, se está renovando al ritmo que impone la innovación tecnológica que impulsa el nuevo modelo de actividad económica, dando lugar al distrito conocido actualmente como 22@.
foto

Edificio de oficinas de Cuatrecasas, en el 22@ de Barcelona. Foto: Rafael Vargas.

Los nuevos edificios construidos en este renovado barrio están redibujando esta vital arteria barcelonesa, dando lugar a una nueva imagen icónica representada por las fachadas ligeras de los nuevos edificios que sirven de entrada al Poblenou del siglo XXI.

En este ámbito se alza la nueva sede del bufete Cuatrecasas, en la confluencia de la Avinguda Diagonal con la calle Roc Boronat. Las antiguas oficinas de esta prestigiosa firma de abogados se encontraban anteriormente en esta misma avenida, aunque en el centro tradicional de la ciudad, a la altura de la confluencia con la calle Còrsega.

El nuevo edificio, diseñado por GCA Arquitectos, se eleva “como un volumen puro y minimalista, respondiendo a la particular necesidad de edificio representativo que rinde homenaje a esta vía principal de Barcelona”, como se explica desde el mismo estudio de arquitectos. La estructura portante consiste en un núcleo de pilares y techos de hormigón armado, y un entramado metálico para el cuerpo en voladizo, ayudando a equilibrar así la carga estructural y a reducir el canto del forjado.

foto

La nueva sede del edificio Cuatrecasas se eleva sobre la Diagonal como un "volumen puro y minimalista", según explican desde GCA Architects. Foto: Rafael Vargas.

El edificio Cuatrecasas tiene una capacidad para más de 1.000 personas y su programa funcional se reparte en dos torres de 11 y 18 plantas respectivamente, con una altura máxima de 72 metros de altura. Los dos volúmenes están unidos por un atrio acristalado de triple altura que facilita el paso de luz natural hacia el interior y ofrece una visión cruzada desde las dos entradas principales opuestas. Sobre este atrio, se configura un lucernario perimetral continuo y otros circulares que a su vez hacen también de exutorios para permitir la evacuación de humo en caso de emergencia. Dos marquesinas de vidrio protegen las puertas circulares de entrada e indican las zonas de acceso.

Fachada modular

El complejo Cuatrecasas cuenta con una superficie construida total de cerca de 28.000 m2. La fachada del edificio se caracteriza por su modularidad, con una trama de montantes y lamas de aluminio que ejercen una doble función: proporcionar privacidad al interior, reforzada mediante el uso de vidrio reflectante en las zonas de visión, y protección solar, representada por una doble piel regular que envuelve el edificio en superposición. En la torre Oeste, esta segunda piel externa desaparece, al estar ya garantizada la privacidad interior, y la fachada tiene una visual más transparente hacia el mar y sobre el paisaje de la ciudad.

foto

La fachada modular se compone de una trama de montantes y lamas de aluminio con doble función: proporcionar privacidad al interior, también mediante el uso de vidrio reflectante en las zonas de visión, y protección solar, con una doble piel regular que envuelve el edificio. Foto: Rafael Vargas.

La reconocida ingeniería de fachadas Garcia Faura se ha encargado de la fabricación e instalación de las fachadas en este edificio. Andrés Martínez, director técnico de esta firma, explica que en su construcción “se han empleado dos tipos diferentes de sistema modular: uno sin protección exterior, utilizado en el atrio interior y en las dos fachadas más pequeñas, y otro empleado en el resto de las fachadas, con una protección compuesta de lamas horizontales a modo de protección solar, protección que también venía ya montada desde taller. Los módulos, segmentados en zona de visión y antepecho, incluían sendos peines laterales, donde atornillaban las lamas horizontales de protección solar”.

foto
Alzados de la sede de Cuatrecasas en Diagonal 22@. Imagen: GCA Architects.

Existe un tercer tipo de fachada, un muro cortina denominado de ‘nariz’, atornillado a una estructura portante de acero, que corresponde a dos de las fachadas, a la cubierta del atrio y a dos pequeños lucernarios. Esta solución representa pocos metros cuadrados con respecto al conjunto total de la envolvente. El sistema consiste en sustituir el perfil portante de aluminio de un muro, cortina, por la estructura portante de acero, de forma que se reduce su dimensión. Por medio de la colocación cosida de la 'nariz' de aluminio a dicho prefil portante, se puede definir un muro cortina exterior de fachada, dotándole de todas las prestaciones térmicas, acústicas y de estanqueidad que confiere una fachada de muro cortina.

La construcción modular de fachadas ligeras es rápida y permite que una vez finalizados completamente en taller los módulos, estos se puedan montar en obra de manera lineal, siguiendo un orden previsto de colocación.

foto
De izquierda a derecha: Javier Paredes, gerente de Garcia Faura; Joan-Lluís Zamora, director de AFL; Andrés Martínez, director técnico de García Faura, y Joaquín Castellón, maintenance manager de Cuatrecasas. Foto: AFL.

Retos técnicos

Esta manera de trabajar mejora extraordinariamente la precisión del conjunto, sin embargo, puede generar problemas en la estanqueidad general de la fachada puesto que son las juntas entre módulos las que vehiculan principalmente la evacuación del agua, tanto en horizontal como en vertical. Para evitarlo, siguiendo siempre el orden de montaje preestablecido, el módulo superior se interconecta con su correspondiente inferior y lateral, mediante gomas de estanqueidad. Para facilitr la continuidad de los módulos, en la parte superior de cada módulo se habilitan espadas de guía. En el caso de los módulos de protección, las pletinas laterales de soporte de las lamas van guiadas en su parte superior con dos pequeños pivotes que facilitan el perfecto encabalgamiento con la pieza superior, y así conservar la linealidad de los peines laterales. Esta solución también se adoptó en las esquinas, que eran siempre módulos singulares completos.

Aparte de la estanqueidad, GCA también tenía la preocupación de que en las plantas superiores se pudieran generar vibraciones y ruidos debidos al viento incidiendo sobre la fachada ligera. Para prevenir este problema, desde Garcia Faura se previó que en la junta entre módulos sobresaliera un perfil de aluminio y, de forma complementaria, se colocaron gomas antivibración.

foto
Módulos fabricados por Garcia Faura para la fachada de la sede de Cuatrecasas. Foto: Garcia Faura.

“Cuando hablamos de sistemas modulares, solemos pensar en un chasis principal al que se van incorporando todos los componentes secundarios. Pero el principal reto técnico en esta fachada era que todos los elementos que sobresalían en el plano vertical podrían llegar a romper la continuidad de la estanqueidad. Solucionamos con solvencia este pero luego surgieron otros, como la posible escalabilidad de la piel exterior o el acceso de bomberos a través de ella.”, afirma Javier Paredes, gerente de Garcia Faura.

“La estanqueidad – explica Andrés Martínez- se podía romper debido a las dos pletinas que sobresalían del módulo para la sujeción de la protección exterior. Para evitarlo, diseñamos dos piezas especiales, en forma de embudo que se instalaron en el interior del módulo y dos cuñas junto a cada soporte para que el agua, si llegaba a entrar, pudiera encontrar siempre un camino de salida hacia el exterior”.

“Esta fue una solución específica diseñada exclusivamente para este edificio. Para validarla, fue necesario someter un módulo tipo a ensayos de estanqueidad al agua, al aire y de resistencia al viento”, recuerda Paredes.

foto
foto

Detalle de la espada de sujeción del entramado de la piel exterior que actúa como protección solar. Foto: AFL.

También se hizo un exhaustivo estudio para evitar que el perfil exterior responsable de la sujeción de la piel exterior se doblara ante la posibilidad de que alguien pudiera escalar la fachada. El departamento de ingeniería de Garcia Faura llevó a cabo los cálculos de resistencia de los tornillos que debían sostener estos perfiles. Se realizaron también varios ciclos de ensayo para comprobar su resistencia.

Rápido montaje de la fachada

Como anteriormente se mencionaba, una de las grandes ventajas de los sistemas modulares de fachada es la facilidad y rapidez que proporciona en su instalación.

“El montaje de la fachada se completó en cuatro meses, fue muy rápido. Fue un plazo de tiempo previamente pactado con la representación de la propiedad. En abril se encargaron los vidrios a Ariño Duglass, cuando justo se iniciaba la construcción de la estructura portante. Nosotros teníamos que empezar a instalar los módulos a finales de agosto, aun cuando la estructura se estuviera levantando aun en las plantas superiores. La mayor parte de nuestro montaje se hizo con ayuda de la propia grúa de la obra, trabajando de noche, cuando se detenían los trabajos de estructura. El montaje era rápido y preciso pero teníamos que ser meticulosos al comprobar que las gomas que garantizaban la estanqueidad encajaban unas con otras, mediante conexión macho-hembra. Tal y como estaba pactado, empezamos a montar en el mes de agosto y en diciembre ya estábamos alcanzando las plantas superiores.”, confirma Javier Paredes.

foto
Proceso de montaje de los módulos de fachada en las plantas inferiores. Foto: Garcia Faura.

“La industrialización en este tipo de obra – explica Andrés Martínez- permite que al tiempo que se montan los módulos en obra, en taller se estén fabricando simultáneamente los que deben montarse en obra más adelante. En las construcciones tradicionales, no se puede entrar en obra hasta que no está levantada prácticamente toda la estructura. Con el sistema modular, es posible empezar a fabricar módulos incluso antes de que se inicie la excavación del edificio, como sucedió aquí. Además, la gran ventaja de un sistema modular es que para su instalación no es necesario trabajar desde la cara exterior de la fachada, lo que penalizaría mucho su coste al ser necesarios sistemas de plataforma auxiliar de trabajo desde el exterior”.

foto
Proceso de fabricación de uno de los módulos y del encolado con silicona del vidrio al marco. Foto: Garcia Faura.

El acopio de módulos que llegaban desde fábrica se realizaba en un solar (‘buffer’) habilitado cerca de la obra. “En un solo día se podía llegar a instalar hasta 50 módulos. Para montar esta cantidad de unidades en el taller se precisa, más o menos, tres días. Tras su producción, cada módulo debe pasar un control de calidad particular donde se examinan los ensamblajes, la estanqueidad de las esquinas, las gomas, etc”, indica Javier Paredes.

El vidrio empleado en los módulos estaba encolado al marco con silicona estructural. “Este sistema de fachada, suministrado por Ariño Duglass’ carece de tapeta de perímetro que sujete el vidrio, por lo que el adhesivo necesita de un tiempo de secado que debe de ser respetado. Así, durante los cinco o seis días después del correspondiente encolado, el módulo no se podía instalar para garantizar el correcto curado de la silicona”, complementa Martínez.

foto
foto

Detalles de fachadas y de carpinterías. GCA Archirtects.

La resolución de las esquinas

En una obra como la de Cuatrecasas, con unos volúmenes tan compactos pero aristados, desarrollar los módulos no ortogonales de las esquinas planteaba otro importante reto técnico, sobre todo en lo que respecta a su estanqueidad. Su estructura es de acero pero forrada con chapa de aluminio. Para conseguir la linealidad de los conductos de drenaje a lo largo de toda la fachada era necesario envainar también cada estructura con la superior.

foto
Detalle de la esquina de fachada en el 'mock-up' montado por Garcia Faura. Foto: Garcia Faura.

“El problema era dotarlas de continuidad en la estanqueidad. Si construíamos la esquina con dos módulos por separado y juntados entre sí, era muy difícil que fueran plenamente estancos. Así que decidimos fabricar la esquina entera, como si se tratara de un módulo doble y de esta manera teníamos la certeza de conseguir la estanqueidad deseada”, aclara Martínez.

Esta decisión también comportó complicaciones en el proceso de fabricación y transporte de los módulos, como indica Javier Paredes: “Si la media de fabricación de módulos era de entre quince y veinte al día por línea de montaje, de estas esquinas de doble módulo solo podíamos fabricar sia durante cada jornada de trabajo. Asimismo, tan solo podíamos entregar en obra un módulo de esquina entero cada vez y fue necesario un transporte especial. El módulo era tan grande que incluso sobresalía por los lados del camión”.

foto
Montaje de los módulos que conformaban las esquinas de la fachada de la sede de Cuatrecasas en Diagonal 22@. Foto: Garcia Faura.

Con el objetivo de que arquitectos y propiedad pudieran comprobar cuál iba a ser la resolución material de las fachadas y, en concreto, de las esquinas, se montó en Garcia Faura un ‘mock-up’ formado por cuatro módulos en esquina y una altura de dos plantas. “En proyectos como este es muy difícil hacerse una idea sobre plano de cuál va a ser el resultado final de la obra, por muy realistas que sean los renders empleados. Se construyó incluso un tramo de estructura (metálica en este caso), con los pilares y forjados correspondientes. Tanto representantes de la propiedad como los arquitectos pudieron comprobar el efecto de la fachada, tanto desde el interior como desde el exterior. Se ensayaron diversas tipologías de vidrio, colores, protecciones solares o la altura de los antepechos respecto a las mesas de las oficinas, e incluso se ensayo un sistema de iluminación.”, indica Andrés Martínez.

foto
'Mock-up' montado por Garcia Faura en sus instalaciones. Foto: Garcia Faura.

El confort de los usuarios

Cuatrecasas es un reconocido despacho de abogados y servicios legales. Como toda prestigiosa firma de este ámbito la transparencia en sus acciones debe ser uno de sus principios. Este valor se ha reflejado en la nueva sede. Desde las fachadas hasta los espacios interiores, la transparencia está presente en todo el edificio.

Joaquín Castelló, Maintenance Manager del edificio Cuatrecasas, considera que “el cambio de sede fue recibido inicialmente por parte de la plantilla con el lógico escepticismo. Gran parte de los integrantes de la firma son abogados, muy acostumbrados a trabajar en la parte alta de la ciudad de Barcelona, por lo que había alguna reticencia a venir a esta parte más baja y nueva de la ciudad. Sin embargo, una vez aquí se ha valorado muy bien el aporte de luz natural de este edificio, sobre todo el colectivo de secretariado, que solían trabajar anteriormente en locales interiores”.

foto
Estores interiores instalados en las fachadas del atrio. Foto: AFL.

En lo que respecta a la asignación de espacios, al imperar los espacios abiertos se pierde intimidad y algunos profesionales ya no tienen el convencional despacho propio cerrado como el que disfrutaban en la antigua sede. “De entrada esta idea no fue bien recibida, pero al disponer ahora de espacios con mucha luz natural y bien dimensionados, se ha encajado mejor el cambio. Es cierto que en las zonas comunes puede existir más ruido y con ello problemas de concentración, pero cuando se precisa más silencio o hablar privadamente con un cliente están disponibles varios ‘phone boxes’, que son espacios especialmente habilitados dotados de una mesa y conexión para portátiles. Además, en cada planta hay también salas colaborativas para trabajar en equipo”, explica Castelló.

foto
Atrio de entrada que comunica los dos volúmenes de la sede de Cuatrecasas. Foto: Rafael Vargas.

Eficiencia energética

La gran transparencia de las fachadas también puede llegar a generar deslumbramiento, que se ha solucionado con la instalación posterior por la cara interior de estores opacos. El tipo de vidrio empleado en las fachadas, sin embargo, contribuye a paliar el efecto del sol al mismo tiempo que mejora el balance energético. “En el caso de Cuatrecasas el vidrio de capas es de un color bronce, con un factor solar muy bajo. La tendencia en alza es buscar vidrios lo más transparentes posible pero que mantengan un factor solar muy bajo. Aunque el vidrio ideal sería un 70-30 (factor luminoso - factor energético), en este caso es un 40-27, es decir solo deja pasar un 40% de luz y un 27% de radiación solar. Las capas del vidrio permiten mejorar la eficiencia del edificio. Los edificios son para la gente que vive o trabaja en ellos y es muy importante tener en cuenta su confort”, aclara Andrés Martínez.

foto
Los vidrios de color bronce de las fachadas tiene un factor solar muy bajo, lo que proporciona transparencia y poca ganancia energética. Foto: Rafael Vargas.

“Las exigencias normativas nos ayudan a mejorar en este sentido. Ello incentiva a que los fabricantes investiguen y desarrollen productos más avanzados. Si no fuera así, no existirían todas las capas que hoy puede llegar a incorporar un vidrio”, confirma el gerente de Garcia Faura.

foto
foto
foto
foto
Dibujos con detalles de la fachada. Autor: Xavier Ferrés. Ferrés Arquitectos.

El edificio Cuatrecasas, de GCA Architects, se proyectó siguiendo los rigurosos estándares de eficiencia energética del US Green Building Council para la obtención de la certificación LEED con categoría GOLD, lo que se traduce en un ahorro de energía de hasta un 30% respecto a los edificios tradicionales en altura.

foto
De izquierda a derecha: Joaquín Castelló, Javier Paredes, Joan-Lluís Zamora y Andrés Martínez, ante la entrada a la sede de Cuatrecasas en Diagonal 22@.

Ficha técnica

Proyecto: Oficinas Cuatrecasas 22@

Localización: Avenida diagonal 191 | 08018 Barcelona – Distrito 22@

Arquitecto: GCA ARCHITECTS

Clientes: Emesa Corporación –Cuatrecasas

Promotor: Emesa Corporación

Constructora: Comsa S.A.U.

Fecha de proyecto: Septiembre 2013 a Julio 2014

Fecha fin de obra: 18 junio 2016

Project manager obra: Ágora

Project manager implantación: GCA Architects

Estructurista: BAC ecg:

Consultor fachada: Ferrés Arquitectos

Fachada: Schüco

Industrial de fachadas: Garcia Faura

Certificador Leed: LavolaCo sostenibilitat

Superficie: 27.495,66 m2 totales

Premios:

  • Premi Catalunya Construcció 2017 por la mejor dirección de Obra
  • Premio AEO 2016 al Mejor edificio de obra nueva
Equipo de GCA Architects.

Empresas o entidades relacionadas

Garcia Faura, S.L.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ASEFAVEAsociación Española de Fabricantes de Fachadas Ligeras y Ventanas -ASEFAVE-Asociación Empresarial de Puertas Manuales y Automáticas -AEPA-Smart Doors - IFEMA - Feria de Madrid

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS