El análisis de las funciones de un producto puede salvar puestos de trabajo

13/05/2013

13 de mayo de 2013

El análisis de las funciones de un producto y de su operatividad puede revelar nuevas maneras de producir o nuevos materiales que reduzcan el coste de dicho producto sin perder prestaciones. Y estas reducciones pueden llegar hasta el 30 % de los costes, según Benjamin Lorente, socio director de Value Management y experto en el sistema VAVE que trata de la mejora de los productos, a través del análisis de sus funciones.
foto
Benjamín Lorente reconoce que en la industria española ya están implantados los sistemas de mejora continua en la producción.
Lorente confirma que en las empresas que ya han introducido este sistema de mejora se dan ahorros a corto plazo entre un 10 y un 20% y que, una vez introducidos cambios estructurales en el desarrollo de un producto, los ahorros pueden llegar al 30 %.
“Si una empresa puede ahorrar en la producción de un producto por ejemplo 400.000 euros, el salario del equipo de profesionales dedicado a esto en la compañía financia su salario con estos ahorros. Yo como dichos ahorros son acumulativos, la empresa siempre tiende a mejorar sus resultados”. En este sentido Lorente considera que “las empresas suelen reducir costes del área laboral, cuando en muchas ocasiones, si se interviene en producto o procesos, resulta más rentable y eficiente económicamente”.
El proceso que plantea Benjamín Lorente consiste en la selección de un producto que tenga una periodo largo de vida y un volumen elevado de producción. Pero para su análisis, según explica Lorente “se busca un equipo interdisciplinar, no solo los ingenieros, sino de todas las áreas y se reúnen durante 3 días para ver qué funciones y usos tiene cada pieza. Posteriormente –continúa Lorente- se desmonta completamente nuestro producto, que puede ser un tubo de escape, un airbag, o una silla de terraza, o un grifo de lavabo. Pero también se desmonta el de la competencia y se busca cómo se puede mejorar cada pieza, sus características, su ensamblado”.
En su análisis también se estudian los costes y se analiza lo que el cliente valora de manera más positiva para incidir en ese punto. “A veces nos encontramos con que un producto puede hacer muchas cosas que lo encarecen, pero el cliente solo quiere que haga una que es la función por la que lo adquiere”.
Benjamín Lorente reconoce que en la industria española ya están implantados los sistemas de mejora continua en la producción, y los sistemas de Lean Manufacturing, pero que la mejora en el producto es un paso más allá “porque se trata de repensar continuamente en cómo podemos mejorar el producto y hacerlo más económico para ganar competitividad”.

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS