Posicionamos su web SEO / SEM
El proyecto de la UPCT logra el primer premio nacional en el concurso Emprendedor Universitario EOI

'Innoriego' o cuando la tecnología ofrece riego automatizado, a través del móvil

Anna León04/12/2009

4 de diciembre de 2009

¿Qué tienen en común el riego automatizado y un teléfono móvil? De la sinergia entre ambos surge el proyecto ‘Innoriego’, ganador del primer premio nacional en el concurso Emprendedor Universitario EOI. En opinión del presidente de Microingenia y estudiante de la Universidad Politécnica de Cartagena, Jaime Fernández-Caro, el sistema se podría extender a cualquier instalación de riego (agrícola, deportiva y parques y jardines) existente.
foto
'Innoriego' se podría aplicar a cualquier instalación de riego (agrícola, deportiva o parques y jardines), existente. Foto: Anthony Thomas.

“Tras realizar un estudio de mercado, observamos una necesidad social y medioambiental, respecto a este tipo de productos. En primer lugar, se exigen productos cada vez más inteligentes, capaces de controlar más parámetros, por control remoto y que consuman lo menos posible. En segundo lugar, hay una clara necesidad de una gestión inteligente del agua, de productos sostenibles y no perjudiciales para el medio ambiente y que estos funcionen a base de energías renovables”. Así surgió el proyecto ‘Innoriego’, galardonado con el primer premio nacional en el concurso Emprendedor Universitario, organizado por la Escuela de Negocios del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio EOI. en energías renovables. En palabras del presidente de Microingenia y estudiante de la UPCT, Jaime Fernández-Caro, este sistema nació para “establecer una nueva unidad estratégica dentro de la compañía”.

Autómatas de riego controlados a través del teléfono móvil

En síntesis, Fernández-Caro relata el proceso de diseño del prototipo del ‘Innoriego’: “Creamos una unidad estratégica de negocio social, medioambiental y económicamente rentable para el diseño, fabricación y comercialización de autómatas para riego que utilicen la energía del flujo del agua para funcionar”. “Se instalarán pequeñas centrales hidroeléctricas para alimentar –continúa– los sistemas electrónicos que controlarán la instalación hidráulica. Además, todo el sistema se supervisará a través de un teléfono móvil con el sistema operativo Android de Google”.

En cuanto a la implantación del ‘Innoriego’ en explotaciones y cultivos agrarios, Fernández-Caro asegura que intenta solucionar inconvenientes y problemas actuales. Aún así, insiste en que no se trata de una solución única, sino de la posibilidad de tratar a cada instalación de riego con un sistema personalizado. Es decir, ‘a medida’. “Respecto a la instalación, utilizamos sistemas de control inalámbricos con lo que no será necesario cablear largas extensiones de terreno: el sistema no se paralizará ante una rotura en el cable y la inversión en la instalación será menor”, argumenta. El presidente de Microingenia también hace referencia al factor energético: “Al utilizar el propio flujo del agua para generar electricidad, nos independizamos de la red eléctrica. No empleamos baterías desechables y planteamos una alternativa a la energía solar para este tipo de instalaciones”.

“Al utilizar el propio flujo del agua para generar electricidad, nos independizamos de la red eléctrica. No empleamos baterías desechables y planteamos una alternativa a la energía solar para estas instalaciones”
foto
HTC Magic con Google Android ejecutando el software para gestión de campos de golf a través del sistema 'Innoriego'.

Respecto a la gestión del sistema ‘Innoriego’, éste se controla desde un teléfono móvil, lo que otorgará al usuario libertad para manejar su instalación desde cualquier lugar. Sin embargo, en opinión de Fernández-Caro, existen otras razones para instalar esta tecnología: “Se ha calculado un ahorro económico del 30% comparada con una instalación convencional. Ello se debe a los costes de instalación, mantenimiento, consumo energético y de agua, ya que se implantarán redes de sensores que facilitarán información para detectar fugas, así como las distintas variables ambientales y del terreno que indicarán, cuando es o no necesario regar”.

“El ahorro económico es de un 30% respecto de una instalación convencional. Con las redes de sensores se detectarán fugas, así como las variables ambientales y del terreno para saber cuando es o no necesario regar”

Un proyecto en vía de comercialización

El concurso Emprendedor Universitario EOI ha servido de ‘lanzadera’ al sistema ‘Innoriego’ que surgió con la “clara intención de ser comercializado”. “A partir de la difusión mediática del premio, hemos dado a conocer la empresa y el proyecto. En consecuencia, nos hemos reunido con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) para establecer un marco de colaboración. Actualmente, estamos pendientes de reunirnos con el gobierno regional para obtener la financiación necesaria que nos permita llevarlo a cabo”, reconoce Fernández Caro. De ser realidad la fabricación y producción de estos dispositivos, su campo de aplicación sería tan amplio como instalaciones de riego existentes. “Nos dirigimos a riego agrícola, deportivo y parques y jardines”.
foto
Dispositivo central del proyecto 'Innoriego', encargado de controlar la instalación.

De estudiante de la UPCT a fundador de Microingenia

Como sociedad, la empresa Microingenia se constituyó hace seis meses, tal y como relata Fernández-Caro. “Antes de eso, trabajaba como autónomo. Empezamos como consultoría e ingeniería electrónica, y no tardamos en ser conscientes de que el primer paso debía ser determinar las distintas unidades estratégicas dentro de la compañía. Así nació el proyecto ‘Innoriego’ y las otras tres ‘patas’ de la firma”. Dar el salto de estudiante de la Universidad Politécnica de Cartagena a emprendedor, ha representado un vuelco laboral y personal no exento de dificultades para su presidente. “Como muchos otros, he sido de los que saltó al vacío antes de obtener ningún tipo de financiación: sin un plan definido, con unos limitados recursos propios, pero con una fuerza y unas ganas de hacer cosas que quizá de otra forma no se hubieran dado”. Un proceso que aún así tiene sus compensaciones: “Es gratificante aprender día a día cosas nuevas, ver como ‘la criatura’ crece poco a poco y sentir que tu trabajo es valorado por personas y empresas ajenas a ti. Hoy por hoy no conozco mejor trabajo que el mío, aunque sí que se me ocurren cientos de cosas que mejorar”.
foto
Parte del equipo de Microingenia con su presidente, Jaime Fernández-Caro, en el centro de la imagen.
foto
Módulos electrónicos de desarrollo de Microingenia Electronics.

Microingenia y sus próximos retos para el año 2010

“En Microingenia creemos en la innovación como la fuerza de avance que necesita una Pyme para vivir en el mercado, así que cada cierto tiempo mantenemos reuniones para generar ideas”., matiza el presidente de la compañía. Bajo esta filosofía, y con la llegada del año 2010, la empresa Microingenia se propone una serie de objetivos. “El próximo reto pasa por obtener la financiación necesaria para desarrollar un prototipo comercial del ‘Innoriego’, consolidar nuestro día a día mediante el desarrollo de productos con Microingenia Ingeniería y con la venta de los nuevos productos de Microingenia Electronics e Innovivienda, y seguir invirtiendo en I+D+i para generar conocimiento y transformarlo después en innovaciones”.
Además del proyecto ‘Innoriego’, la empresa Microingenia cuenta con tres divisiones: Microingenia Ingeniería, como consultoría e ingeniería electrónica para empresas, universidades, centros tecnológicos y centros de investigación, Microingenia Electronics, que engloba diseño, fabricación y comercialización de módulos electrónicos de desarrollo para universidades y centros de formación y, por último, Innovivienda que comprende la creación, producción y comercialización de contadores digitales de agua y electricidad para viviendas y edificios.