Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
“No sólo pesa la incertidumbre, sino también la falta de apoyo financiero, que recorta aún más si cabe las inversiones”

Entrevista a Julio Gil, presidente de Ansemat

David Pozo18/07/2011

18 de julio de 2011

El empresario madrileño Julio Gil Castro, ingeniero agrícola vinculado toda su vida al sector de maquinaria agrícola como fabricante de maquinaria de laboreo y sembradoras, tomó las riendas de la Asociación Nacional de Maquinaria Agropecuaria, Forestal y de Espacios Verdes (Ansemat) el pasado mes de septiembre de 2010.  Ahora, que se cumple un año de su nombramiento, Interempresas ha querido hacer balance de este primer ejercicio al frente de Ansemat y también analizar con Julio Gil el mercado de maquinaria agrícola tras un primer semestre de 2011 dominado, a diferencia de otros mercados europeos, por números bastante discretos.
foto
Julio Gil Castro, presidente de Ansemat.

Hacemos balance con las cifras del primer semestre en las manos y la verdad, es que no son nada halagüeñas. Un mercado de tractores estancado (y ello pese a un buen mes de enero), de remolques a la baja, y donde sólo se salva, entre las grandes categorías, la maquinaria automotriz con un excepcional mes de abril. ¿Qué balance hacen desde Ansemat?

Después de un mal año, los primeros datos de los mercados de maquinaria fueron positivos, aunque hay que reconocer que con las cifras de mercado de 2010, era fácil que cualquier dato fuera positivo.

Las dificultades en los mercados no han desaparecido, como tampoco ha cambiado la realidad económica nacional con perspectivas poco positivas de crecimiento. En lo que se refiere al sector agrícola nacional pese a los buenos datos, por la subida precios de algunas producciones, como los cereales, no se ha logrado cambiar la tendencia a la baja debido a la presión que soportan los productores con precios elevados de los insumos que aumentan los costes de producción y que hacen que se reflexione aún más sobre las inversiones en maquinaria agrícola.

En estos momentos, no solo pesa en exceso la incertidumbre sino también la falta de apoyo financiero que recorta aún más si cabe esas inversiones. Por el momento, los agricultores siguen esperando tiempos mejores con sus vehículos y máquinas agrícolas cada vez más envejecidos.

¿Cómo se presenta la segunda parte del año?

A priori, difícil, como la primera, pero siendo realistas, y con una situación como la actual debemos comenzar a mirar un poco más adelante, hacia 2012, para tomar una adecuada perspectiva de los cambios que todos debemos acometer para lograr mejorar el sector.

Incertidumbre, falta de financiación, altos costes producción, … Todos ellos son motivos por los cuales el agricultor no se atreve a hacer inversiones. ¿Qué necesitamos para que esa situación cambie?

Todos los implicados en el sector agrícola y rural, el sector de la mecanización también, han ido adaptándose poco a poco a la realidad que estamos viviendo, tratando de huir del pesimismo y adaptando nuestras políticas comerciales y sectoriales para crecer, pero necesitamos cambios más profundos y globales para que esta realidad cambie. La realidad de la financiación puede cambiar, la reducción de los costes de producción se puede lograr, pero cambiar el sentimiento negativo del ánimo de los agricultores es más difícil. Las soluciones deben partir del trabajo en común de todos creyendo en la aplicación de herramientas y mejoras tecnológicas y en la especialización en el trabajo desarrollado.

Una buena parte de las mejoras se basarán en la búsqueda de la excelencia y en el desarrollo de herramientas de diferenciación de los agricultores.

En cuanto al sector de la maquinaria debemos felicitarnos porque el ministerio, aun con un presupuesto muy ajustado, sigue apoyando medidas de estímulo y apoyo a la renovación de equipos a través del Plan Renove del parque nacional de maquinaria agrícola y de las subvenciones a la introducción de nuevas tecnologías en maquinaria y equipos agrarios.

Los números difieren mucho respecto a otros países europeos, que presentan previsiones muy positivas para este 2011, como es el caso de Alemania o Francia. ¿Por qué esa diferencia entre nuestra agricultura y la de nuestro entorno?

La realidad del sector agrícola alemán o francés no es comprable a la nacional. En nuestro caso la crisis económica ha lastrado en exceso los resultados de un sector que se ve abocado al cierre de explotaciones o a tirar sus producciones por no llegar al umbral mínimo de rentabilidad.

¿Qué papel puede jugar la exportación en la situación actual?

Un desahogo y una vía fundamental para el desarrollo de los fabricantes nacionales. Los niveles de exportación actuales han crecido empujados por la necesidad de buscar nuevos mercados, pero también por la fuerte demanda exterior de nuestros productos gracias a su excelente relación calidad-precio, su fiabilidad, robustez, durabilidad y adaptación a las demandas de los usuarios.

¿La administración está realizando su labor a la hora de facilitar que el agricultor pueda acceder su maquinaria?

Sí, sigue apoyando las líneas de ayudas destinadas a la renovación de equipos y a la promoción de nuevas tecnologías en maquinaria y equipos agrarios. Este año con un presupuesto ajustado, cuatro millones de euros, pero que, al menos, no se ha visto reducido frente al del año anterior.

El próximo año vuelve FIMA. ¿Puede ser un punto de inflexión?

La última edición de FIMA ya supuso todo un impacto debido a la afluencia de público y a la inversión de las marcas en mostrar sus productos que quizá no tuvo un reflejo directo en el cambio de tendencia de los mercados.

FIMA 2012 quizá si pueda suponer ese punto de inflexión, teniendo en cuenta la necesidad de renovación e inversión en nuevos equipos que tiene el agricultor después del frenazo en los mercados de maquinaria. Las novedades que se presentarán permitirán, gracias a la aplicación tecnológica y de investigación y desarrollo de las marcas, ahorro en el consumo de combustible y una aplicación racional de semillas, fertilizantes y productos fitosanitarios, al tiempo que se favorece el trabajo del usuario por medio de sistemas de gestión inteligentes. Todo ello redundará en la rentabilidad de las producciones.

Se va aclarando el futuro de la PAC. ¿La ve bien encaminada con las últimas propuestas presentadas?

Es necesaria una PAC fuerte, suficientemente financiada, que apoye a los productores y que tenga en cuenta la especificidad de los territorios para repartir esa dotación de forma equitativa.

Quizá los cambios presentados promuevan una diferenciación entre los agricultores profesionales con grandes explotaciones y la especificidad de las pequeñas explotaciones que podría no adaptarse a todos los países. Hay que tener en cuenta que somos veintisiete países con realidades agrícolas muy diferentes.

Pese al componente fundamental de innovación y apoyo tecnológico del sector de la mecanización, aportando mejoras en la rentabilidad y ahorro energético, mejoras en la sostenibilidad ambiental y productiva, pese a que, hoy, la agricultura productiva no puede ser entendida sin el uso de maquinaria, pese a todo ello, no se ha tenido en cuenta a este sector en la formulación de esta política.

Está a punto de cumplir el primer año al frente de la asociación. ¿Qué balance haría, y principalmente, qué ha significado para usted convertirse en máximo representante de Ansemat?

Ha sido, hasta el momento, una experiencia muy positiva, con una carga de trabajo mayor de la que esperaba debido a la gran actividad que mantiene la asociación.

Me gustaría destacar la gran acogida que me han dispensado los socios y por lo tanto la gran responsabilidad que se me crea para no defraudarles durante mi mandato. También cabe destacar la gran ayuda de la junta directiva y sobre todo del personal de la asociación, que te hacen todo sumamente sencillo.

Es muy pronto para hacer balance, ya que tenemos muchos frentes abiertos y depende de nuestro trabajo el que se cierren de forma positiva. Destacaría la preparación de un evento muy importante que se celebrara en el mes de septiembre, la feria de los espacios verdes Demoverde organizada de forma conjunta por Ansemat y Feria de Zaragoza. También destacaría el convenio firmado por nuestra asociación con Agragex para la colaboración entre ambas.

Empresas o entidades relacionadas

Asociación Nacional de Maquinaria Agropecuaria, Forestal y de Espacios Verdes

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Jornadas Interempresas/Tierras Congresos (Demolivo,26 de octubre Finca el Valenciano)Fórum Vivínium

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS