Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
La delegación en España facturó 6,2 millones de euros en 2012 y espera aumentar esa cifra en un 20% este ejercicio

Maschio-Gaspardo, un proyecto basado en la unión y el esfuerzo

David Pozo18/01/2013
'Juntos venceremos', ese es el lema que preside la filosofía del grupo Maschio-Gaspardo y que se filtra por cada uno de los poros de las numerosas factorías que un grupo de periodistas españoles tuvimos la oportunidad de visitar los pasados días 10 y 11 de enero en la región del Veneto. 240 millones de euros facturados en el pasado ejercicio no son flor de un día, sino el resultado de un arduo trabajo basado en la calidad del producto, en el servicio y en la honestidad. Al frente de todo este proyecto, Egidio Maschio, un hombre forjado a sí mismo y que ya se ha convertido por méritos propios en historia viva de la industria italiana.

“En mi vida no he firmado ni un contrato, mi palabra es mi rúbrica”. Así de contundente se muestra Egidio Maschio, presidente del Grupo Maschio-Gaspardo, cuando se le interpela por su manera de entender los negocios. Los orígines los encontramos en la humildad y el esfuerzo con el que comenzó a forjar la marca Maschio ahora hace medio siglo, en sus inicios produciendo maquinaria accionada por Tdf. De ese proyecto que Egidio Maschio inició en 1964, al grupo que facturó 240 millones de euros en 2012 hay un largo recorrido dominado por dos conceptos: esfuerzo y unión.

"Se ha de manterner la fábrica como a una familia unida. Nuestra filosofía es que esa relación de unión no se pierda, haciendo sentir a los trabajadores que la empresa es tan suya como mía”, declaraba con orgullo el presidente. Ejemplo de ello fue el acuerdo firmado el pasado año con los sindicatos en que la compañía se comprometía a no realizar ningún despido hasta 2015 a cambio de una reducción de salarios del 10%. Un ahorro que repercutió directamente en atacar nuevos mercados y en reducir los plazos de entrega. Los resultados no se han hecho esperar, en estos momentos el grupo tiene seis meses de pedidos en cartera.

foto
El presidente del Grupo Maschio-Gaspardo, Egidio Maschio, durante la presentación ante los periodistas españoles.
Seriedad, honestidad y fidelidad marcan el camino de Egidio Maschio al frente del grupo. “Paradójicamente hoy me cuesta menos conseguir un crédito de un banco que cuando no estábamos en crisis. Eso se debe a que nunca se ha roto la relación de confianza que debe existir con bancos y proveedores. Tanto unos como otros han respondido en los momentos difíciles y eso solo pasa si saben a ciencia cierta que pueden confiar en tí”, afirma Egidio Maschio.

Esa relación de confianza con bancos y proveedores y una visión aventajada en los negocios han hecho que el Grupo Maschio-Gaspardo esté en disposición de convertirse en pocos años en una marca líder en maquinaria agrícola a nivel mundial. En estos momentos está en marcha un importante plan de expansión mediante el cuál se pretende desarrollar aún más un mercado de exportación que ya representa el 70% de facturación del grupo, una cifra que se espera que sea del 85% en 2015. Con centros de producción en Rusia, Rumanía, China e India, y delegaciones comerciales en EE UU, España, Francia, Alemania, Polonia, Ucrania, Turquía y Corea del Sur, el objetivo es seguir atacando los mercados extranjeros. Para ello en 2013 se ampliarán los centros de producción en Italia y China, la delegación en EE UU, y se inaugurarán nuevas oficinas en Irán, Hungría-Bulgaria y Venezuela.

foto
Egidio Maschio (dcha.) junto al responsable de la delegación comercial en España, Nicola Franco (izq.), en las instalaciones de Maschio en Campodarsego.
Para abordar este crecimiento y una facturación que en 2015 se espera que se sitúe en los 300 millones de euros y 1.400 empleados, las inversiones siguen siendo imprescindibles. Por ello, y con la calidad y el servicio como objetivo primordial, en 2013 el Grupo Maschio-Gaspardo realizará inversiones por un total de 33 millones de euros. Las actuaciones principales serán la renovación total del ciclo de pintado en la factoría Maschio en Campodarsego, y la ampliación de las instalaciones de Morsano, donde se fabrican todas las sembradoras del grupo, y de Qingdao (China), con el objetivo de ampliar la producción de la gama Garden que se fabrica en exclusiva en el país asiático.

Tras un 2012 en que el grupo ha abordado la entrada en el sector de la pulverización con la adquisición de tres compañías –Dal Degan, Finotto y Unigreen–, los retos en un plazo corto es entrar de lleno en el mercado del forraje y con ello disponer finalmente de una gama completa y de calidad para llegar a ser número uno en maquinaria para el tratamiento y la preparación del suelo.

foto
Un mar de sembradoras, listas para su expedición, pueblan los exteriores de la factoría de Gaspardo en Morsano.

España y Portugal, mercados en los que solo se piensa en crecer

La llegada de Nicola Franco al frente de la delegación en España marca sin duda un antes y un después en el devenir de Maschio-Gaspardo en la Península Ibérica. Las cifras, testigo inexpugnable, así lo atestiguan. Si en 2010 la facturación del grupo era de 2,8 millones de euros, esa cifra ya se ha duplicado en 2012. Con 6,2 millones facturados en el pasado ejercicio (1,9 de ellos en Portugal, con las sembradora monograno Gaspardo como líder de mercado), las previsiones para 2013 auguran aún un escenario mejor. “Este año prevemos facturar 7,5 millones de euros, principalmente debido alto precio de la materia prima. En Castilla y León se ha crecido mucho y esperamos acabar de asentarnos en zonas que hemos trabajado de forma intensa en 2012. Es el caso de Aragón, y las provincias de Lleida, Girona, y  Sevilla”, explicaba Nicola Franco.

Para el Grupo Maschio-Gaspardo el mercado ibérico sigue siendo importante, y así lo demuestra el hecho de que este año se incorporará una séptima persona al equipo de la delegación. "España y Portugal representan mercados importantes donde invertir esfuerzos y recursos humanos de la empresa", puntualizaba Edigio Maschio, en referencia al trabajo que se está realizando desde España.

foto
Nicola Franco desgranó el trabajo realizado en los últimos dos años desde la delegación en nuestro país.
El crecimiento se ha basado, según el máximo responsable en España, en cuatro pilares: comunicación, gama de productos, servicio post-venta y servicio financiero. En el aspecto comunicativo, Maschio-Gaspardo ha trabajado por una presencia constante en los medios de comunicación especializados; ha colaborado con las empresas tractoristas y con asociaciones agrícolas en eventos dinámicos; ha organizado un Demotour con 15 etapas en los últimos dos años; no ha faltado, bien de forma directa o a través de un distribuidor, a las ferias locales más destacadas; ha participado con un representante de la delegación en las principales ferias internacionales; y se han realizado viajes a las fábricas del grupo con más de 200 profesionales, entre la red de ventas y agricultores.

En la faceta comunicativa la gran novedad en este inicio de 2013 es el lanzamiento de la versión en español de la web de Maschio-Gaspardo. Desde mediados de enero ya se puede acceder a toda la información sobre el grupo y de todos sus productos en nuestro idioma.

foto
Nueva versión de la página de Maschio-Gaspardo en español.
En cuanto a la gama de productos, y ante una competencia cada vez mayor, se está ampliando continuamente la gama de máquinas específicas para nuestro mercado. Las sembradoras Gaspardo siguen representando la parte más importante del negocio en la Península, con un especial crecimiento en las sembradoras de precisión, con los modelos Marta, Renata y Magica a la cabeza. Los modelos Primavera, S. Maria, Scatenata y Compagna, en sembradora de cereal; Terremoto 3, en cultivador; y las fresadoras para la preparación de terrenos hortícolas, son los ejes principales sobre los que se basa el crecimiento espectacular de estos últimos años. En este 2013, y a partir del segundo semestre, se introducirá en nuestro país la nueva gama de pulverizadores Unigreen, adquirida por el grupo el pasado año. Perteneciente a una gama media-alta, el objetivo es ajustar el precio de estas máquinas, de una gran calidad, para hacerlas competitivas en nuestro mercado.

Tan importante como la propia máquina es para el grupo el servicio post-venta. Por ello, desde la pasada edición de FIMA, la delegación ibérica cuenta con un responsable de servicio en exclusiva. Además se ha puesto en marcha un programa de formación para la red de ventas, y se ha implementado un nuevo sistema de recambios para ofrecer un servicio más ágil.

Finalmente, y ante la actual situación económica, Maschio-Gaspardo ha realizado campañas de financiación de la maquinaria al 0%, y ha financiado también parte del estocaje de sus concesionarios.

Una visita a las entrañas de Maschio-Gaspardo en Italia

El viaje a Italia estuvo pensado para que todos los asistentes pudiesen conocer las factorías con las que Maschio-Gaspardo cuenta en el país transalpino, y donde fabrica la mayoría de sus modelos.

El primer alto en el camino fue en Morsano, en el corazón de la región Friuli-Venezia-Julia, donde tiene su sede la fábrica de sembradoras del grupo, aunque también se producen binadoras y las segadoras de dientes. En una superficie de 124.000 m2, 26.500 de ellos cubiertos, se producen unos 28.000 elementos de siembra al año. Teniendo en cuenta que la media viene a ser de unos seis elementos por máquina, se puede afirmar que del centro de producción de Morsano salen cada ejercicio una media de 4.000 sembradoras. En estos momentos se está trabajando en esta factoría en tres turnos para atender la gran demanda de pedidos en EIMA 2012.

foto
Zona de montaje del modelo de sembradora Maximetro (izq.); un operario trabajando en el montaje de uno de los trenes de siembra (centro); y la línea de pintado (dcha.) en la fábrica de Gaspardo en Morsano.
Resulta espectacular poder ver la línea de montaje de las Maximetro. Son sembradoras gigantes de hasta 36 cuerpos que necesitan dos semanas de trabajo, con 5 personas dedicadas en exclusiva, para ser montadas. Al resultar imposible hacerlo en una línea convencional, cuentan con una zona reservada en una de las naves. Se trata de modelos difícilmente visibles en nuestro país y que están destinados a mercados como el ruso, necesitándose tres camiones para transportar a destino una sola máquina.

Pero evidentemente la mayoría de máquinas se producen en líneas de montaje organizadas que se van rotando dependiendo de las necesidades de la temporada. Eso sí, siempre quedan dos líneas que realizan los modelos de fuera de temporada para las exportaciones al otro hemisferio. En la mayoría de líneas los operarios van rotando entre ellas, aunque hay algunos modelos que requieren de conocimientos específicos y, por lo tanto, no se produce esa rotación. Es el caso de una de las sembradoras más vendidas en España, Magica, destinada a la agricultura intensiva, y muy demandada en zonas como Salamanca, Valladolid, León, etc.

Resulta también muy interesante observar la línea de pintado de Gaspardo, que impregna de ese naranja con tintes rojos tan característico a cada una de las piezas de sus máquinas. El ciclo completo, totalmente automatizado (excepto la carga) dura tres horas desde que la pieza entra en la primera bañera hasta que acaban introduciéndose en el horno para su secado.

foto
Todas las factorías del grupo están instalando en sus tejados placas fotovoltaicas con el objetivo de ser lo más autosuficientes posibles en materia energética. En la imagen, el tejado de la factoría de Terranova.
La factoría de Maschio en la prolífera ciudad de Campodarsego, cuenta actualmente con 82.000 metros cuadrados, 24.500 de ellos cubiertos. Allí se han producido hasta la fecha más de 300.000 fresadoras, además de acoger la fabricación de gradas rotativas, trituradoras y brazos desbrozadores. El método de trabajo es muy similar al de la fábrica de Gaspardo, dividido en líneas de montaje. Con un almacén de recambios renovado, el próximo paso en 2013 será implantar también la nueva línea de pintado, para lo cual el grupo realizará una inversión de 10 millones de euros.
foto
Línea de montaje en la factoría de Maschio en Campodarsego (izq.), y las máquinas acabadas en los exteriores de la fábrica (dcha).

Las últimas visitas fueron a dos factorías que suponen la base de todo. Terranova, perteneciente al grupo desde 1979, es el lugar de producción de los componentes mecánicos del grupo. En ella, al igual que en Unika –empresa que se adquirió en 2010– se realizan las postaciones automatizadas, el corte láser de piezas, plegadura y estampado de chapa, la producción de azadas y cuchillas, etc. Unika lleva trabajando además desde hace años con marcas automovilísticas de primer nivel.

foto
En Terranova se pueden observar líneas totalmente robotizadas produciendo piezas (izq.), mientras que en Unika llaman la atención las impresionantes prensas de más de 5.000 t (dcha.).
La visita a las cuatro factorías italianas del grupo hace que cualquiera pueda hacerse a la idea de lo que significa hoy en día para la industria italiana en particular, y para el mercado de maquinaria agrícola mundial, el Grupo Maschio-Gaspardo. Una apuesta decisiva por el trabajo desde la unión y por atacar nuevos mercados han hecho que el futuro de la marca italiana a corto-medio plazo sea más que prometedor.

Empresas o entidades relacionadas

Maschio-Gaspardo Ibérica, S.L.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

FIMA  Agrícola 2018, Feria de Zaragoza, 20-24 de febrero

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

Sí, Lean sí es para mí

El mayor potencial que se desprende de la implantación del Lean a nuestras organizaciones es el efecto catalizador, transformador e iluminador que consigue

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS