Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Para la exposición de publicidad, protección antianidamiento y mimetización e integración en el entorno

Cubrimiento de toda tipología de torres de infraestructuras de todo tipo mediante láminas de polímero poroso

Fernando J. Griñán Esteban, Ingeniero Aeronáutico Colegiado 4.002.22/10/2018

A lo largo de la geografía española, europea y mundial se han ido implementando durante las dos últimas décadas gran cantidad de torres de infraestructuras para dar respuesta a la creciente demanda de servicios como Internet, televisión, suministro eléctrico y radio, principalmente. El volumen de datos a transmitir se incrementa exponencialmente año a año y, además de los sistemas de transmisión física de datos, como cable y sobre todo fibra óptica, los sistemas inalámbricos configuran nuestra realidad de una forma imprescindible para nuestro día a día. La cobertura móvil se conforma mediante los repetidores ubicados en torres de telecomunicaciones, la televisión satélite se recibe en centros receptores y se redistribuye mediante radioenlaces, ubicados en torres análogas, y todo el transporte de energía eléctrica de la red principal y secundaria se realiza mediante torres. Todo ello para aprovechar la altura de las mismas permitiendo enlaces de visión directa, alejando los equipos del nivel del suelo, bien por seguridad del usuario o del equipo, y consiguiendo soluciones de compromiso en cuanto a coste beneficio, mediante torres de celosía o monopolo de gran resistencia estructural con poco aporte de material y muy normalizables.

Todas estas torres tienen como única finalidad ser el soporte necesario para que el equipamiento dé el servicio, siendo una infraestructura que requiere mantenimiento constante, lo que constituye un coste puro sin ningún retorno más allá del que obtiene el equipamiento que alberga.

El modelo de utilidad —ganador del segundo premio a la innovación aeronáutica— consistente en realizar cubrimientos para estas torres, se enfoca primordialmente en estos dos aspectos negativos de las torres de infraestructuras: por un lado consigue obtener un retorno económico de la torre per se, y por otro, disminuir, facilitar o al menos sufragar los tiempos y costes de mantenimiento de las torres.

Dada cualquier tipología de torre, bien sea de celosía o tipo monopolo, bien autosustentada o atirantada, en zona rural o urbana, sobre suelo o sobre edificación, para torres de telecomunicación, de transporte de energía eléctrica o incluso aerogeneradores; esta innovación proyecta el cubrimiento de la torre mediante láminas de polímero poroso en numerosas geometrías viables a elección del cliente, consiguiendo los siguientes objetivos:

  • Exposición de publicidad. Las laminas de polímero son imprimibles y se puede incluir la publicidad que el cliente decida o arrende, obteniendo un ingreso directo que la torre no tenía por si misma. Se puede por tanto rentabilizar la torre en sí, sin tener en cuenta el retorno del servicio del equipamiento al que sirve de soporte.
  • Protección de la torre y equipamiento. No sólo el equipamiento se halla menos expuesto a las condiciones climáticas, sino que además evita el anidamiento y la avifauna, que son actividades que dañan y deterioran la torre de forma drástica. Esto redunda en un menor mantenimiento, lo que reduce los costes de explotación, los cuales además puede ser sufragados o soportados en parte, totalmente o en exceso mediante los ingresos publicitarios.
  • Integración en el entorno. Si bien el motivo fundamental es la obtención de ingresos publicitarios y la protección de la torre frente a avifauna, las laminas de polímero pueden ser tratadas para mimetizar e integrar las torres en su entorno, incluso además de la exposición publicitaria, lo que resulta de interés en áreas protegidas, naturales o parques de valor medioambiental.
foto

La ejecución de estos cubrimientos conlleva una dificultad técnica importante, puesto que estas grandes láminas, expuestas en altura y cubriendo la torre, implican unas considerables cargas aerodinámicas, las cuales han de ser resistidas por la torre, para lo cual no estaba originalmente calculada o prevista. Para ello, la patente comprende un programa que permite caracterizar la torre de forma sencilla, tanto su estructura como su equipamiento, y a continuación proponer diferentes tipologías de cubrimiento —panel frontal, cilindro cerrado o abierto que recubra toda la torre, dos paneles opuestos, formas poligonales…—, diferentes porosidades y diferentes tamaños del mismo, obteniendo, de forma inmediata y para cada uno, las cargas aerodinámicas y punto de aplicación de las mismas sobre la torre, junto con los pesos. Todo ello está basado en los Eurocódigos y en Normativa USA —esta norma únicamente para las antenas microondas—, lo que permite asegurar el cálculo en base a criterios objetivos y legalmente establecidos.

Con estos datos se obtiene para cada torre el preceptivo proyecto donde se incluyen las láminas de polímeros, sus anclajes a la torre y el estudio de capacidad portante de la torre en cuestión, que indicará la viabilidad de la inclusión del sistema de cubrimiento para la torre, la necesidad de refuerzo mediante atirantado o arriostrado de la torre o bien, conociendo las limitaciones estructurales de la torre, adecuar el cubrimiento apropiado mediante el programa de cargas aerodinámicas.

foto

Esta innovación supone un novedoso sistema automatizado de obtención de cargas aerodinámicas en toda tipología de torre de infraestructura, lo que permite ejecutar cubrimientos que porten publicidad y que protejan a la torre en condiciones de seguridad, con el fin de conseguir un retorno económico de la torre por sí misma, reducir su mantenimiento, aumentar la protección a la torre y a los equipos que alberga, y mejorar su integración medioambiental en su entorno.

Se prevé un fuerte impacto de esta innovación dada la enorme cantidad de torres de infraestructuras repartidas por todos los países industrializados, alcanzándose valores de decenas de miles de torres por operador, en este caso, de telecomunicaciones. Se estima que Orange en España alcanza las 18.000 torres, y Deutsche Telekom 40.000 por toda Europa, como ejemplos. Extrapolando estos datos al resto de operadores, y externalizando a América y Asia, principalmente, se puede entender fácilmente el amplísimo campo de actuación, desarrollo e impacto de esta innovación.

Comentarios al artículo/noticia

#1 - Juan Luengo
06/11/2018 9:12:22
Impresionante articulo

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

VÍDEOS DESTACADOS

ENLACES DESTACADOS

Ferrer-Dalmau Country ManagersPlusólidos 2021

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS