Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Villa Savoye, lo importante es la luz

Texto: Ángel Martínez, Arquitecto. Fotos: Fundación Le Corbusier01/02/2013

Dentro de la serie de artículos que estamos dedicando al tratamiento de la iluminación artificial por parte de los pioneros del Movimiento Moderno y, para lo cual, estamos utilizando como medio el análisis de tres viviendas unifamiliares construidas en el año 1930 (Villa Müller, Villa Savoye y Villa Tugendhat), esta vez le toca el turno a la edificación de Le Corbusier.

foto

”La diversidad de opiniones sobre una obra de arte muestra que esa obra es nueva, compleja y que está viva.” El retrato de Dorian Gray. Oscar Wilde

La Villa Savoye se proyectó entre los años 1928 y 1929, finalizando su construcción el año 1930. Del inicio del proyecto, es interesante apuntar que, en el propio programa funcional, la propietaria Mme. Savoye introducía pautas para la iluminación de los principales espacios (salón, dormitorios, baños...), incluso hasta un grado de especificación quizás no acorde al comienzo de un proyecto (iluminación indirecta, lámpara sobre la mesa...).

Pero, no obstante, el objeto del presente artículo no es evidenciar cómo dio respuesta Le Corbusier a los requisitos funcionales de la propiedad, sino cuál fue su planteamiento en el momento de integrar la iluminación artificial en la composición arquitectónica (*).

En la Villa Savoye, y a diferencia del planteamiento de Adolf Loos en la Villa Müller, Le Corbusier no valora la luminaria como objeto “en sí”, relacionado por su forma -por afinidad u oposición- con el resto de los elementos que conforman el espacio, sino que busca dicha relación en la calidad y el efecto que la propia luz artificial genera en los objetos arquitectónicos con los que se relaciona (no olvidemos que para Le Corbusier “La arquitectura es el juego sabio, correcto, magnífico de los volúmenes bajo la luz”).

Paseo nocturno
Quizás sea suficiente con realizar un paseo nocturno (“promenade architectuale”) por la propia Villa Savoye para evidenciar todo aquello que su autor nos quiere transmitir y que, de alguna manera, nos apunta con la ayuda de la iluminación artificial.

Si nos imaginamos que nuestra aproximación se realiza con vehículo, la iluminación dispuesta en el porche de la planta baja nos indica el camino de llegada, acompañando al movimiento que da forma al volumen curvo de dicha planta. A estas luminarias se añaden pantallas reflectoras dirigidas cenitalmente colocadas en los bajantes añadidos para solucionar el problema de las inundaciones (al respecto, señalar cómo Le Corbusier, en lugar de ocultar dichas tuberías, las utiliza como báculo de iluminación -¿será quizás porque no le importa ni la luminaria ni su soporte, sino el efecto de “volumen flotante” que producen unas luces proyectadas directamente contra el forjado y que, de alguna manera, distraerá la atención del espectador de dichos bajantes?-).

Llegados a la puerta de entrada, es quizás la visión del vestíbulo la que más nos aproxima al buscado “efecto escenográfico”.

Si entendemos dicho espacio como un escenario teatral a oscuras, los haces de las luminarias nos señalan, a modo de puntero, los elementos de importancia:
- En primer plano, los reflectores Zeiss que se proyectan sobre el vacío formado por el espacio delimitado por las cuatro columnas dispuestas en el eje de la puerta.
- En segundo plano, la lámpara “albalite” que, situada tras la escalera de servicio y con una potencia de 1000 w, remarca el perfil curvado del desarrollo del elemento de conexión vertical.
- Y, en el fondo, un pequeño aplique ubicado sobre el lavabo de porcelana blanca.

¿Qué nos quiere transmitir Le Corbusier con todo ello? Como en cualquier obra de arte con múltiples lecturas, varios temas:

- Primeramente, evidenciar que lo importante es la luz (no la luminaria) y el efecto que produce sobre los elementos arquitectónicos (en el caso del aplique situado tras la escalera, se provoca un más que importante contraluz, que genera una colección de sombras arrojadas sobre el espectador).
- Por otro lado, y recogiendo las dos zonas de mayor intensidad lumínica (intercolumnio y escalera de servicio) que se encuentran en los planos visuales más cercanos a la puerta de entrada, establecer relaciones de contraposición entre ambas:
- Plásticas: el espacio vacío, rectangular, de las cuatro columnas, frente al elemento curvo y pesado de la escalera de servicio.
(Recordar, al respecto, que este juego de contraposición está presente en gran parte de la arquitectura de Le Corbusier y,evidentemente, en la propia Villa Savoye**).

-.Utilitarias: invitar al inicio del ascenso horizontal mediante rampa (iluminación nítida), disuadiendo al espectador de utilizar el ascenso vertical de servicio (contraluz).

Por último, potenciar aquellos objetos que, por su propia presencia, nos ayuden en la lectura del conjunto.

El caso más evidente en la zona de vestíbulo es la focalización del lavabo, elemento que, a modo de “ready-made”, adquiere un carácter escultórico, directamente vinculado con su pareja, situada en el baño de Madame Savoye.

Si continuamos con nuestro paseo, y ascendemos a la planta piso, la propia iluminación nos marca la jerarquía de los espacios, obligándonos a detenernos en las dos dependencias principales: sala de estar y habitación de Mme. Savoye.

Si bien la sala de estar muestra la única luminaria diseñada específicamente para la vivienda por Le Corbusier (una canal que ocupa la totalidad de la dependencia), será la habitación de Mme. Savoye (y más concretamente la zona de baño) quien nos vuelva a dar la pauta sobre la intencionalidad de los montajes lumínicos del arquitecto.

En dicha zona húmeda, son dos las fuentes de luz que visualizamos: una, lineal, empotrada en el espacio existente entre el pórtico estructural y la pared sobre la que apoyan totalidad de pieza sanitarias (lavabo, bidet, bañera); otra, puntual, sobre el lavabo. ¿Qué tipo de luz generan y qué efecto nos transmite? En el caso de la lámpara continua, se provoca una luz rasante, de carácter cenital que baña la pared y dota de un carácter propio de la estancia, similar al que podríamos encontrar en algunos baños árabes. Al igual que en dichos espacios históricos, la carga simbólica de limpieza tanto física como espiritual es importante, y nos indica que hemos encontrado el espacio más íntimo de toda la vivienda.

Esta iluminación general viene completada por la luz puntual sobre el lavabo, potenciando de nuevo el efecto escultórico sobre el elemento y vinculando, de manera sorprendente, el espacio más privado de la vivienda (baño de la propietaria) con el espacio más público (vestíbulo), generándose un interesante bucle entre el comienzo y el final del recorrido nocturno (a este respecto conviene señalar que el recorrido diurno, debido a la posibilidad de visualización del paisaje, acabaría con el ascenso a la cubierta).

Finalizado el recorrido, podríamos hablar que el planteamiento de Le Corbusier frente a la utilización de la luz artificial es claramente “escenográfico”: nos ayuda a mirar y a entender (no olvidemos la intención del arquitecto de abrir nuestros “ojos que no ven” - “Vers une architecture”, Le Corbusier, 1923- a la realidad de la nueva estética), señalándonos aquellas partes imprescindibles de la narración arquitectónica que supone el paseo “didáctico” a través de la Villa Savoye.

La luz, tanto natural como artificial, se convierte para Le Corbusier en el medio que posibilita la relación entre los diferentes objetos, creando de este modo una de las condiciones básicas para que se pueda producir “arquitectura”.

NOTAS:
(*)La totalidad del artículo, tanto en su definición gráfica como escrita, hace referencia a la que entendemos como propuesta de iluminación original de Le Corbusier, no contemplando sus posteriores manipulaciones o modificaciones.

(**) A este respecto es preciso mencionar la obra “Les Heures Claires”, de Josep Quetglas Massilia 2009), la cual ha influido plenamente en la redacción del presente artículo.

Más información:
Fundación Le Corbusier:
www.fondationlecorbusier.fr

Ángel Martínez, arquitecto
Amsa arquitectura
www.amsa-arquitectura.com

foto
foto
foto

Suscríbase a nuestra Newsletter - Ver ejemplo

Contraseña

Marcar todos

Autorizo el envío de newsletters y avisos informativos personalizados de interempresas.net

Autorizo el envío de comunicaciones de terceros vía interempresas.net

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Protección de Datos

Responsable: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Suscripción a nuestra(s) newsletter(s). Gestión de cuenta de usuario. Envío de emails relacionados con la misma o relativos a intereses similares o asociados.Conservación: mientras dure la relación con Ud., o mientras sea necesario para llevar a cabo las finalidades especificadasCesión: Los datos pueden cederse a otras empresas del grupo por motivos de gestión interna.Derechos: Acceso, rectificación, oposición, supresión, portabilidad, limitación del tratatamiento y decisiones automatizadas: contacte con nuestro DPD. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar reclamación ante la AEPD. Más información: Política de Protección de Datos

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Nebext - Rebuild

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

Entrevista a Manuel Clavel, CEO en Clavel Arquitectos

“Al igual que en la arquitectura, la clave para un buen proyecto de iluminación es el talento y cuando el sector entienda que esto es una industria creativa, los resultados serán cada vez más relevantes para la sociedad“

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS