Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Vestuario Profesional

¿Por qué no hacer que el escaparate hable bien de nuestro negocio y nuestros productos?

Haz que tus clientes se adentren en la primavera y el verano

Carmen Orús21/04/2021
Hoy, más que nunca, el comerciante tiene que darlo todo para atraer y fidelizar a su clientela. Es cuando un buen escaparate se hace más necesario. Primavera y verano siempre han sido las estaciones clave para el cambio de vestuario laboral. Hay que saber delegar. ¿Y por qué no hacer que el escaparate hable bien de nuestro negocio y nuestros productos? Con una inversión mínima y un poco de buen gusto los resultados sorprenden.
foto

El color

Saber utilizar el color es básico. Puedes pintar incluso una pared de la tienda o el fondo de un expositor. Si son colores dentro de la misma gama cromática hay menos posibilidades de error.

Los colores planos e intensos aportan alegría y energía a una tienda, para que proyecte un aire optimista y vital.

Si las prendas o productos que se van a exhibir son muy coloridos, quizás sea acertado elegir un solo tono utilizando todos sus diferentes matices.

El vinilo, un recurso fácil

Uno de los recursos más sencillos y rápidos de implantar son los vinilos, tanto en el escaparate como en el interior de la tienda. Se encuentran los más sugestivos diseños que transforman el espacio de acuerdo a nuestro objetivo. Tienen la ventaja de que puedes mantener la misma estructura en el interior y exterior del negocio.

foto

Papel pintado

Con un bajo coste y un gran atractivo, el papel pintado con estampados que recuerden a la naturaleza es uno de los recursos más sencillos para decorar tanto el exterior como el interior de la tienda.

Las plantas, el toque vivo

Si se seleccionan plantas de un buen tamaño y cierta majestuosidad, van a ser un elemento decisivo para que los visitantes sientan la vida entre tantos productos inertes.

La iluminación es la clave

Una buena iluminación es esencial para una tienda o escaparate. Las luces tienen que estar integradas totalmente en el entorno. Es necesario focalizar lo que más nos interesa. Utilizar una luz plana iguala todos los productos del escaparate y quien lo visualiza pierde el interés.

Con ocasión de las temporadas de primavera y verano, las luces pueden integrarse en plantas, guirnaldas y otros elementos decorativos que se estén empleando.

La luz indirecta proporciona un mayor bienestar a los clientes.

foto

El centro de atención en movimiento

Los elementos en movimiento llaman mucho la atención; algún juguete a pilas, un tren que recorra el escaparate recordando los viajes de verano; un vídeo que respire verano, muestre los productos y se detenga en aquellos detalles que hablen de calidad.

Cajas aéreas

Tanto en el interior de la tienda como en el escaparate, las cajas rebosantes de productos siempre incentivan la compra. Se pueden colgar del techo a diferentes niveles y en distintos tamaños. Las cajas —supuestamente de cartón— deben de mostrarse impecables.

La escala

Con fotos relativas al verano que muestren objetos a gran tamaño, como bicis, sandías, estrellas de mar… lograremos un efecto óptico muy atractivo en su comparación con el tamaño real de los productos.
foto

Un set para las redes

Resulta sencillo armar un marco con flores y frutas para que los clientes se encuadren dentro de él y manden las fotos a un hastag que se identificará con palabras adecuadas y del momento, más el nombre de la tienda.

Cristales de colores

Los cristales de colores aportan glamour a un establecimiento. Pueden poner de relieve los productos con mayor interés; también embellecen los rincones bien seleccionados de un escaparate o actuar como fondo deslumbrando con un foco direccional.

Los contrastes

Los contrastes de colores, materiales y texturas suelen funcionar muy bien y pueden ser una herramienta muy útil y potente para invitar a los clientes a comprender el mensaje. Con un poco de esmero, se logra diferenciarse de todos los establecimientos de la zona.

Reciclando

Es posible que tengamos la oportunidad de hacernos con un mueble antiguo. Como en el caso de los cristales de colores, si lo fusionamos con algunos productos, obtendremos un look sofisticado.

A nuestro alrededor, hay muchos materiales ideales para ser reciclados, piñas, ramas, hojas secas, conchas marinas, corcho… Y, en cuanto a textiles, resulta muy agradecido decorar con lazos, algodón, cuerdas, tul, terciopelo, purpurina, satén, lentejuelas, lamé, etc.

foto

Maniquíes

En el caso de usar maniquíes, como es lógico, vestirán de primavera y verano. No te olvides de los complementos. Capazos con flores de papel, diademas vegetales, collares de flores, cestas de fruta, sombreros de paja y todo lo que se nos ocurra con sabor a verano.

Objetivo cumplido

Seguro que con imaginación, podéis conseguir un escaparate que de buena impresión al comprador potencial y destaque el comercio de entre todos los demás.