Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Vestuario Profesional

Alianto ofrece una imagen en consonancia con el museo, pero que no le resta protagonismo

El reto de integrar un vestuario vanguardista y notorio en un icono de la arquitectura como el Guggenheim de Bilbao

Carmen Orús04/09/2020
El Museo Guggenheim Bilbao es obra del arquitecto estadounidense Frank Gehry y representa un hito arquitectónico por su audaz configuración y su diseño innovador, que alberga espacios seductores para exponer el arte. Se ubica en una zona espléndida, a orillas de la ría del Nervión. Para la cobertura, el arquitecto eligió el titanio. Cerca de treinta y tres mil planchas finísimas que consiguen un aspecto rugoso y orgánico.
foto

Los gemelos Iñaki y Aitor Muñoz, diseñadores y propietarios de Alianto.

Otros dos materiales empleados en la construcción son la piedra caliza y el vidrio. Los tres niveles del Museo se organizan en torno a un atrio central y se conectan mediante pasarelas curvilíneas, ascensores de titanio y cristal, y torres de escaleras. Uno de los atractivos del edificio reside en los cambios de tonalidad que experimenta de acuerdo con la hora del día y a los cambios atmosféricos.

La complejidad que suponían las formas curvilíneas proyectadas por Gehry, le hicieron optar por un avanzado software utilizado por la industria aeroespacial.

El museo pertenece a la Fundación Solomon R. Guggenheim. Desde su inauguración, recibe una media muy superior al millón de visitantes anuales.

En conjunto, el diseño de Gehry crea una estructura escultórica y espectacular perfectamente integrada en la trama urbana de Bilbao y su entorno.

El exterior del Museo es también magnífico. Puede recorrerse íntegramente y ofrece distintas perspectivas. Sirve también para la exhibición artística.

foto
Los gemelos Muñoz, junto a los uniformes del Guggenheim.

Ailanto supo fusionar sus diseños con una arquitectura envolvente y singular

El universo de Ailanto es famoso por la combinación de colores, formas geométricas y referencias artísticas o cinematográficas. Los elegantes mosaicos que emplea en sus estampados hacen a la marca reconocible a nivel mundial. Las mujeres a las que visten buscan singularidad y una elegancia atemporal.
foto
El diseño uniforme integra los mundos textil y arquitectónico.
Los protagonistas de la marca, los gemelos Iñaki y Aitor Muñoz, formados en Bellas Artes, se vieron ante el reto de diseñar una uniformidad singular que se integrara a la perfección con la dinámica y la estética del museo. Tras un tiempo de espera, fue en el momento de la inauguración del Museo cuando los dos hermanos visualizaron la fusión de ambos mundos, textil y arquitectónico.

Sobre si la arquitectura de Frank Gehry fue decisiva en la gestación de los diseños, Iñaki nos comenta, “sí, por razones obvias, ya que es la imagen distintiva del museo. El estampado que utilizamos, tanto para el forro del abrigo como para el foulard, integra el perfil del edificio en el paisaje industrial de la ría del Nervión”.

foto

Según los hermanos Muñoz, el estampado del foulard y del forro del abrigo “integra el perfil del edificio en el paisaje industrial de la ría del Nervión”.

Nos interesa conocer los conceptos que definieron a esta colección tal cual es. A la pregunta responde Aitor: “La colección de otoño e invierno está inspirada en la obra de la artista ucraniana Sonia Delaunay, caracterizada por la yuxtaposición de formas geométricas, y en su colaboración con el modisto francés Jacques Heim, al aplicar la abstracción artística al mundo de la moda. Partiendo de ello, Ailanto propuso un contraste de siluetas overside frente a siluetas rectas y de elementos masculinos versus femeninos, en el que la prenda exterior adquiere protagonismo en sus diferentes versiones, frente a los vestidos. Respecto a lo que se esperaba que transmitieran a través de sus diseños, Iñaki interviene para decirnos: “Una imagen en consonancia con el propio museo, pero que no le restara protagonismo”.
foto
Vestido y blusa de la colección 'La Buena Suerte' de Alianto.
Conociendo la importancia que Ailanto concede a los tejidos, es interesante conocer por cuáles optaron en esta colección. Aitor interviene para precisarlo: “Buscamos la contraposición entre materiales de aspecto mate-brillante y plano texturizado. En esta oportunidad se utilizaron georgette, shantung y chiffon de seda; crepe, paño y cheviots de lana; bouclé de mohair; otomán y encaje de algodón; y jacquards matelassé geométricos”.
Ailanto produce todas sus colecciones en España, debido a la alta calidad que requieren sus prendas, producto de un saber hacer muy minucioso y detallista. Otro de sus grandes logros dentro de este sector específico fue la uniformidad de Cinzano. La marca se define como elegancia soft, detalles vintage, color y tejidos especiales. Exporta gran parte de su producción y el país más adicto a su estilo es Japón.
foto
Tienda Alianto en Madrid (calle Orellana, 14).
El estampado integra el perfil del edificio en el paisaje industrial de la ría del Nervión
Un gran acierto es la contraposición entre materias de aspecto mate-brillante y plano-texturizado