Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Equipamiento para centros educativos

Agrópolis, un recinto donde la colaboración Universidad-Empresa forma parte de su ADN

Sin educación no hay paraíso

David Pozo02/05/2020

A pocos kilómetros del aeropuerto de Barcelona y entre los parajes del Delta del Llobregat se encuentra Agrópolis, un recinto educativo único que lleva el sello de un proyecto muy personal. Emilio Gil fue quien lo impulsó hace más de una década, hasta convertirlo hoy en un laboratorio de referencia mundial en maquinaria agrícola. Por sus diez hectáreas pasan anualmente centenares de alumnos que conocen las últimas innovaciones en maquinaria aplicada a sectores tan diversos como el cultivo extensivo, la horticultura o la jardinería. Un día antes de que cerrasen todos los centros educativos de nuestro país, por la llegada del archiconocido COVID 19, tuvimos la oportunidad de conocer de cerca el resultado de este trabajo que aporta profesionales formados y orgullo al sector agrícola español.

2005 fue el año en el que la Escuela de Agricultura de la Universitat Politécnica de Catalunya (UPC) desembarcó en el Campus del Baix Lllobregat situado en Castelldefels (Barcelona). Quince años en los cuales se ha convertido en una referencia a nivel nacional e internacional gracias principalmente a su Unidad de Mecanización Agraria, capitaneada por el Dr. Emilio Gil. Precisamente la necesidad de realizar prácticas en campo abierto hicieron que se promoviera la construcción de Agrópolis, un recinto de 10 hectáreas en el que actualmente se realizan todas las clases, teóricas y prácticas, de mecanización. "Resulta fundamental y los alumnos agradecen que puedan aplicar sobre el terreno aquello que acaban de aprender en el aula", explica el profesor. "Nuestro eterno problema es que si no disponemos de tractores, abonadoras o pulverizadores, difícilmente podremos realizar esas prácticas". 

foto

Ante la falta de financiación pública, Emilio Gil y su equipo tuvieron que empezar a picar a las puertas de empresas punteras del sector que pudiesen proveer a sus alumnos de esas últimas tecnologías. Y no es un decir, un paseo por Agrópolis nos hace comprobar como la Unidad cuenta, por ejemplo, con tractores Landini de última generación, y con las últimas series de pulverizadores Fede, Hardi, Makato o Matabi. "Se trata de un beneficio para las dos partes: la universidad, porque no podría realizar inversión, y para los fabricantes porque dan a conocer su maquinaria entre aquellos ingenieros que tomarán las decisiones de compra en el futuro", señala el máximo responsable de la Unidad.

Las relaciones personales han sido precisamente la base sobre la que se han construido muchos de los acuerdos con las empresas privadas de maquinaria agrícola. "A lo largo de mis 30 años como profesor han pasado innumerables alumnos que hoy ocupan puestos de responsabilidad en multinacionales del sector, y ellos han sido quienes nos han abierto la puerta para establecer los convenios con todas ellas", remarca un Emilio Gil que pone el énfasis en la importancia de las relaciones personales para fortalecer un proyecto que ha llevado, además, a la Unidad de Mecanización Agraria de la UPC a ser referencia mundial en materia de maquinaria para el sector agrario. En sus instalaciones se realizan los ensayos de maquinaria reconocidos por el Ministerio de Agricultura, pruebas coordinadas por Ansemat, y cursos como el celebrado a finales de febrero con la presencia de 22 responsables de 18 países europeos en el marco del programa BTSF (Better Training for Safer Food), financiado por la Comisión Europea. Todo esto permite que la Unidad cuente con los mejores equipos para que los alumnos puedan realizar un aprendizaje práctico adecuado y éstos a su vez puedan, llegado el día, desde sus puestos de responsabilidad, transferir la nueva tecnología al sector. En este aspecto el Dr. Emilio Gil lo tiene claro: "Ellos son los primeros que se sorprenden del alto nivel tecnologíco del sector agrícola, y muchas veces no asocian sensores, el intercambio inalámbrico de datos o una App de última generación con un ámbito como el agrario. Es lo primero que les intento inculcar al inicio del curso". 

foto

La pulverización en el punto de mira

Las prácticas se subdividen en pequeños grupos de unos diez estudiantes para que todos los alumnos puedan utilizar la maquinaria. El problema radica en que actualmente el Dr. Emilio Gil sigue siendo el único profesor titular en plantilla de la Unidad de Mecanización Agraria de la UPC, por lo que necesita contar con colaboradores de su grupo de investigación que de forma desinteresada se ponen a coordinar y resolver las dudas de los alumnos. "Es un gran esfuerzo, pero cuando observamos el entusiasmo que ponen y que, a la mayoría de ellos, las clases prácticas se les hacen cortas, nos sentimos orgullosos del trabajo realizado entre todos".

foto

El día de nuestra visita las prácticas versaban sobre una de las grandes especialidades de la Unidad: la calibración de equipos de aplicación fitosanitaria. Concretamente cuatro tareas en el que cada grupo, durante tres horas, calculaba, medía anchuras de trabajo y eligieron boquillas para el tratamiento en viña con un atomizador, la calibración de una barra para cereal, y con dos mochilas, cada una con características técnicas distintas. La semana anterior habían hecho lo propio con abonadoras y sembradoras Vicon, Kverneland o Solà y se quedaron a las puertas, a causa del Estado de Alarma, de cerrar el curso tratando la inspección de equipos en uso, los costes de utilización de la maquinaria y, finalmente, conocer las nuevas tecnologías y los proyectos de investigación puestos en marcha por la Unidad, como INNOSETA u ÓPTIMA.

foto

Landini: colaboración empresa-universidad

La marca italiana del Grupo Argo Tractors es uno de los claros ejemplos de como la consolidación de una relación profesional y personal ha llevado a que una empresa privada de primer nivel apoye de una forma decidida la educación pública de valor. La relación con Landini comenzó hace doce años, cuando Enric Armengol, alumno de Emilio Gil en la UPC, se encontraba dirigiendo el Departamento de Marketing de la filial española de la multinacional italiana. "Desde ese momento cada curso Landini aporta un tractor frutero nuevo a la Unidad y es de un valor enorme que los estudiantes dispongan de un tractor de última generación. Se trata de un acuerdo 'win-to-win' del que nos sentimos muy orgullosos y que se ha mantenido con el traslado de la sede de la filial ibérica de Landini desde Barcelona a Valladolid", explica el máximo responsable de la Unidad de Mecanización Agraria.

foto

La opinión de los estudiantes

Carol Jalas, estudiante de 2ª del Grado de Ingeniería de Ciencias Agronómicas

  • ¿Por qué estudia Agronomía? Para conocer la influencia de la agricultura en nuestro medio ambiente.
  • ¿Qué representan las prácticas? La base de todo. Son las clases en la que más aprendemos porque nos podemos poner en la piel del agricultor.
  • ¿Y los equipos cedidos por las empresas? Fundamental. Hay que estar a la par del mercado y formados conociendo lo último en tecnología para poder dirigirnos y formar con propiedad al sector.
foto

Lidia Domènech, estudiante de 2ª del Grado de Ingeniería de Ciencias Agronómicas

  • ¿Por qué estudias Agronomía? Mi procendencia del Penedés me hizo entrar en esta carrera para acabar especializándome en Viticultura, pero he quedado prendada por dos campos totalmente diferentes: la agricultura de precisión y la genética.
  • ¿Qué representan las prácticas? Si todo fuese teoría no sabríamos como ponernos ante una máquina al acabar la carrera. En este sentido Agrópolis supone un primer contacto de lujo, con un profesor que sabe transmitir su gran conocimiento. 
  • ¿Y los equipos cedidos por las empresas? Fantástico. Nos permite estar en contacto con la última tecnología y gracias a éstas empresas podemos tener el conocimiento preciso cuando finalicemos la carrera. 
foto

Arturo Rodríguez, Estudiante de Intercambio de Tercer Curso de la Universidade de La Laguna (Tenerife)

  • ¿Por qué estudias Agronomía? Para dedicarme al sector ornamental, pero desde el plano ecológico, donde considero está el futuro.
  • ¿Qué representan las prácticas? Una parte fundamental de la carrera y esta universidad realiza además un gran número de actividades a pesar de su bajo presupuesto, y se lo debe agradecer a su profesorado. La visita a la pasada FIMA es un buen ejemplo.
  • ¿Y los equipos cedidos por las empresas? Nos permite estar adaptados al sector. De nada nos sirve trabajar con una máquina de hace 20 años si no se corresponde con los equipos que nos encontraremos en el mercado laboral. 
foto

Bernat Salas y Paula Ortega, Doctorandos en Agrópolis

Ambos utilizan las instalaciones de Agrópolis para su Doctorado. Bernat Salas se licenció como Ingeniero Aeronáutico y posteriormente se enroló en un Máster sobre Drones, cuyas prácticas finalizó en Viladecans. Desde ese momento comenzó a trabajar en su tesis sobre la mecánica de fluidos, cuya investigación forma parte del proyecto ÓPTIMA, concretamente buscando un caudal de aire óptimo en función del estado vegetativo del cultivo. "En este marco, Agrópolis representa una gran oportunidad y donde se nos permite desarrollar proyectos de investigación a través de los cuales encontrar nuestro camino". Paula Ortega lleva cuatro años en Agrópolis tras haber realizado su trabajo final de carrera y el Máster en Bioinformática y Bioestadística y realizar su tesis sobre la contaminación en el suelo de los productos con base de cobre en la viña. "En este sentido la relación universidad-empresa resulta fundamental. Para la universidad porque los estudiantes pueden disponer de equipos de última generación, y para la marca por el retorno de imagen que supone. Personalmente cuando acabé la carrera no conocía otro tractor que no fuese Landini. Pero el siguiente lo debe dar la universidad para incrementar el espacio disponible", considera.

foto
Bernat Salas y Paula Ortega están preparando sus tesis en Agrópolis y colaborando en el proyecto ÓPTIMA.

Y Agrópolis sigue creciendo, pero...

Tras más de una década de un gran trabajo y dedicación, las 10 hectáreas de Agrópolis comienzan a quedarse pequeñas. “A día de hoy son tantas las máquinas que tenemos cedidas por primeras marcas del sector de la maquinaria agrícola en España que ahora lo que necesitamos es más espacio para darles cabida”, explica Enric Armengol, que ahora vuelve a formar parte del Grupo de Investigación de la Unidad de Mecanización de la UPC con sede en Agrópolis. 

Actualmente trabajan en sus instalaciones una decena de profesionales, entre profesores, doctorantes y becarios, en un espacio muy limitado.

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS