Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Diseño inteligente: las ciudades post COVID

Ángel Barbero, CEO de Recúbica15/07/2020
foto

Ángel Barbero, CEO de Recúbica.

La nueva normalidad ha llegado a nuestras vidas, probablemente para quedarse durante un tiempo. Sea porque se convertirá en habitual o porque dará paso a otras ‘nuevas normalidades’, lo que está claro es que nos obliga a observar de manera diferente los cambios que ocurren a nuestro alrededor. La incertidumbre a la hora de identificar posibles escenarios futuros se ha incorporado a nuestras vidas para siempre y marcará la manera en la que tomamos decisiones.

Esto va a tener seguro un impacto muy importante en cómo pensamos las ciudades y nuestra vida en ellas, así como en el transporte y el turismo vinculado a ellas. En esta crisis se han puesto de manifiesto muchas deficiencias y tensiones de los modelos que hemos impulsado hasta ahora: espacios de ocio, teletrabajo, confinamiento, movilidad, IoT aplicado, distribución de servicios básicos al ciudadano, distribución interior de las casas, sanidad en el hogar y un sinfín de áreas que se han visto revolucionadas por el confinamiento, las medidas de seguridad sanitaria y la necesidad de tener que digitalizar procesos tradicionalmente presenciales.

Por ello tenemos ante nosotros la oportunidad de sentar unas nuevas bases a la hora de diseñar nuestras ciudades, hogares y oficinas para solucionar los problemas que se han evidenciado y, sobre todo, prepararlas para futuros inciertos en los que la sostenibilidad, la relación con las personas y con el medioambiente serán claves.

Hemos identificado algunas ideas fuerza de ámbito global en este proceso de cambio alrededor de las ciudades:

  • La relación entre el ciudadano y la ciudad está cambiando, pues hemos cobrado mayor conciencia del espacio en el que desarrollamos nuestra vida. Es el momento de reforzar la relación con las personas, ayudarles a enfrentarse a los cambios con herramientas adecuadas y con vocación de ponerles realmente en el centro.
  • Crece la importancia de los ecosistemas locales en los que esas personas y las organizaciones nos movemos. Las cadenas de valor están cada vez más integradas, pero a la vez han aparecido nuevos riesgos en los procesos de deslocalización, por lo que el factor de cercanía se ha convertido en un valor relevante en las organizaciones y su relación con las personas.
  • El impacto del turismo en las ciudades también se ha situado en el punto de mira. Por un lado, su peso en su economía proporciona nuevas oportunidades, pero también riesgos y mayor exposición en situaciones hasta ahora inéditas como la actual, que pueden repetirse en el futuro. A la vez es relevante entender cómo ese impacto económico se traslada a los ecosistemas locales y a quien habita los espacios, pues el turismo no será sostenible si no cuida ambos aspectos.
  • Se ha evidenciado el impacto del transporte en el medioambiente como nunca antes habíamos visto de forma práctica, por lo que habrá un crecimiento del apoyo a regularizar el transporte en las ciudades y, probablemente, una racionalización en el diseño de los futuros medios de transporte.
  • Las empresas se han visto forzadas a digitalizar las relaciones con su cliente más allá de lo esperado, por lo que el papel de los puntos de venta se redefinirá en el futuro, en el que tendrán que focalizarse en el valor añadido y en sustentar una relación a la vez digital y física con las personas.
  • Las empresas están asimilando el teletrabajo rápidamente, por lo que su peso aumentará y esto tendrá impacto en la movilidad en las ciudades, pero también en la arquitectura y construcción de nuevas oficinas y casas o el movimiento de población a ciudades menores con mayor calidad de vida.
  • La innovación se acelerará enormemente. Las aplicaciones de la tecnología en el transporte, el turismo y las ciudades inteligentes se han desarrollado mucho en los últimos años, a falta de casos de uso hacía la exploración lenta. Ahora que tenemos ya ejemplos, sobre todo en el ámbito del transporte y la sanidad, ¿seremos capaces de pensar en ciudades que se adaptan a los ciudadanos y les responden en tiempo real?
foto

Las organizaciones deben rediseñar los procesos para adaptarse a los nuevos cambios tecnológicos e identificar nuevas oportunidades para mejorar su competitividad

Estas ideas surgen de una exploración de las tendencias actuales mediante nuestras herramientas y metodologías, pero desde luego no tenemos la certeza de que vayan a ocurrir. Como bien sabemos lo que ‘debería’ pasar no es lo que siempre termina pasando. Sobre todo, en un contexto tan complejo como el de la ciudad, que aglutina en sí mismo ecosistemas empresariales, sociales, tecnológicos, políticos y económicos muy diversos, lo que hace siempre más difícil y lento cualquier cambio que podamos percibir en ella.

Es por ello que los cambios afectarán de manera diferente a los componentes del gran ecosistema que es una ciudad (y por extensión, un país). Es interesante entender los factores más importantes que marcan esas diferencias:

  • El propio ecosistema se hace más visible y evidencia lo importante que es que se refuercen las relaciones entre sus miembros y la redefinición del papel de muchos de ellos, así como la creación de nuevas herramientas para aprovecharlo o, al menos, no morir en el intento.
  • Las organizaciones que residen en ellas deben rediseñar muchos de sus procesos no sólo para adaptarse a esos cambios, sino también identificar nuevas oportunidades para mejorar su competitividad.
  • El gran reto de los ayuntamientos es definir una visión clara de dónde se quiere situar la ciudad dentro de los posibles escenarios que vienen y concretarlo en planes de trabajo realistas pero sostenibles en el tiempo. Su labor también es impulsar y reforzar el ecosistema local a través de la mejora de las relaciones con empresas, ciudadanos y organizaciones de todo tipo.
  • Pero también es un desafío para el ciudadano y para el tejido económico de las ciudades, porque somos parte implicada directamente en ese plan de futuro.

Como se puede ver es imposible sintetizar todos los cambios que están ocurriendo, pero, sobre todo, debemos asumir que seguiremos sometidos a ellos en el futuro y que nuestro entorno evolucionará rápido y con un alto grado de incertidumbre. Es por ello que, ahora más que nunca, es muy importante definir qué tipo de ciudad queremos construir y poner las primeras piedras para ello. Equivocarnos con las piedras que conforman estos cimientos puede ser fatal, algo que desgraciadamente ya hemos aprendido por la fuerza en este año.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.