Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Climatización e Instalaciones
Jornada con motivo del Dia Mundial de la Calidad de Aire Interior

Velar por la calidad del aire interior, imprescindible en todo el ciclo de vida del edificio

Paqui Sáez27/12/2021

Con motivo del Día Mundial de la Calidad de Aire Interior que se celebra el 27 de noviembre, las asociaciones Atecyr, Afec y Fedecai organizaron el día 1 de diciembre una jornada on line para concienciar y sensibilizar sobre la importancia de la CAI en nuestros edificios. Durante la jornada se dio una visión integral de la calidad del aire interior, desde el diseño hasta la operación y el mantenimiento, sin olvidar que la calidad del aire interior es un parámetro de los edificios que debemos garantizar durante todo el tiempo de uso.

foto

La jornada contó con expertos en calidad de aire de las tres asociaciones: Pedro Vicente Quiles de Atecyr, Pedro Ruiz de Afec, y Paulino Pastor de Fedecai, además de la presencia de Francisco Vargas del Ministerio de Sanidad que presentó las líneas maestras del plan estratégico de salud y medio ambiente del Ministerio de Sanidad, moderados por Álvaro Pastor, presidente de la agrupación de la Comunidad Valenciana de Atecyr.

Como recordó Francisco Vargas, el 24 de noviembre de 2021 se aprobó el Plan Estratégico de Salud y Medio Ambiente en España, primera vez que se aprueba un plan de estas características incluso a nivel europeo.

Una de las líneas estratégicas del plan es la calidad ambiental interior. Precisamente, en este Plan, se contempla la posibilidad de hacer una legislación estatal que sintetice y promueva todas las medidas, ahora dispersas, con el objetivo de fomentar una buena calidad ambiental interior.

Entre las medidas que se propone se encuentra el incorporar la salud en el mantenimiento y gestión de los edificios, una variable que normalmente no se tiene en cuenta. “El objetivo es que sea una constante en la gestión de los edificios, sobre todo en lo relacionado con la ventilación y la climatización”, comentó Vargas.

En el Plan Estratégico de Salud y Medio Ambiente se contempla la posibilidad de hacer una legislación estatal que sintetice y promueva todas las medidas, ahora dispersas, con el objetivo de fomentar una buena calidad ambiental interior.

Otra medida que hay que fomentar, indicó, es mejorar los sistemas de inspección y control de la legislación vigente.

“Ahora tenemos una buena oportunidad, ya hay concienciación por parte de los gestores de los edificios y de los propietarios sobre la necesidad de una ventilación adecuada, por eso será más fácil aplicar con efectividad este tipo de normas. Tenemos muy presente la pandemia y mejorará la aplicación de estas normas”, aseguró el representante de Sanidad.

Pedro Vicente Quiles, por su parte, habló sobre cómo el RITE contempla la calidad del aire interior desde 2007 y qué modificaciones deberían introducirse en la próxima revisión del Reglamento, desde el punto de vista de Atecyr.

Quiles reconoció que el RITE 2007 supuso un cambio importante con respecto a la legislación anterior. Por primera vez se habla de ventilación y renovación de aire interior. El RITE establece unos caudales mínimos por persona por lo que hay que aumentar la ventilación cuanta más calidad se quiere y cuanto mayor sea el número de personas que haya en un espacio. “Unas exigencias que nos convierten en el país europeo con caudales de ventilación más elevados”, aseguró.

No obstante, Pedro Vicente Quiles recordó que hay otros contaminantes además de los que producimos las personas como la dilución de sustancias producidas en el espacio, donde hay que tener en cuenta el caudal por superficie; y la dilución de virus y microorganismos emitidos por una persona infecciosa. Estos dos criterios no están contemplados en el actual RITE.

También el actual RITE exige la ventilación forzada, introduciendo un aire correctamente filtrado. El último requisito novedoso que apareció en 2007 fue la recuperación de energía del aire exterior. “Estas son las exigencias que se marcaron en 2007 y que ahora hay que revisar”, comentó.

Para el ponente es muy importante también controlar la ventilación. “Actualmente estamos sobreventilando. Aunque la seguridad es lo primero, también hay que tener en cuenta el consumo energético y el confort y controlar en función de la necesidad”, criticó. Recomendó, también dar información al usuario de la calidad del aire interior. “Al igual que se ha exigido mostrar los datos de temperatura y humedad, también debería recogerse la temperatura del CO2 y saber cómo de ventilado está el espacio donde estamos.”

Pedro Vicente Quiles: “Al igual que se ha exigido mostrar los datos de temperatura y humedad, también debería recogerse la temperatura del CO2 y saber cómo de ventilado está el espacio donde estamos.”

El ponente reconoció que la ventilación natural no funciona. Si bien ha sido una solución de emergencia para evitar contagios, no se puede mantener en el tiempo.

El último aspecto a considerar para Quiles es la resilencia. “No debemos de perder de vista que tenemos una pandemia que no ha terminado, cada vez más se habla de que este virus permanezca años y que se vaya debilitando como la gripe, pero que dentro de 10-15 años vuelva a aparecer otro brote, por lo tanto, tendremos que protegernos, tener una resilencia por si viene una nueva pandemia y estar mejor preparados”.

Aspectos que deberían modificarse en el RITE, según Atecyr

  • Nuevos caudales de ventilación. Una ventilación que tenga en cuenta el tema por superficie y una altura de techo que puede exigir más ventilación en espacios como oficinas, pero menos en espacios como aulas.
  • Uso de purificadores y filtrado de aire interior, no solo del aire exterior como exige actualmente el RITE. Además, con los purificadores nos podemos evitar sobreventilar a base del filtrado del aire interior y uso de purificadores. Esto lo debería contemplar el RITE.
  • Necesidad de medir la CAI. Se debe medir la calidad del aire interior en los locales abiertos al público. Al menos en los locales donde se exige actualmente la medición de temperatura y humedad. Además, en locales diáfanos de ocio o restauración, así como en locales comerciales debería mostrarse el dato de CO2.
  • Reforma de las instalaciones existentes. La pandemia ha demostrado la necesidad de reformar las instalaciones de climatización de los edificios realizados con la normativa anterior a 2007. Es necesario impulsar la reforma de las instalaciones para que los espacios interiores tengas los niveles de ventilación adecuados. Pedro Vicente Quiles propuso dos vías:
  • Cuando se reforme la instalación térmica de un edificio, siempre se deberá adecuar el sistema de ventilación al RITE en vigor.
  • Dar un plazo de 10/15 años para que todos los edificios públicos reformen su sistema de climatización, de forma que proporcionen los caudales establecidos en el RITE.

Por su parte, Pedro Ruiz, responsable de Estudios y Legislación de Afec, repasó el estado del arte de la tecnología para afrontar los retos de calidad de aire interior.

Comenzó su intervención recalcando que la ventilación en fundamental para reducir todos los contaminantes que hay en el interior de una estancia, entre ellos partículas y los óxidos de nitrógeno, subproductos de la combustión, procedentes tanto del tráfico como de calderas. “El uso de la bomba de calor en sustitución de los equipos de combustión sería uno de los elementos clave para eliminar las emisiones de NOx en ciudades como Madrid o Barcelona.”

Recordó también que cuando introducimos aire exterior para eliminar los contaminantes del interior, podemos arrastrar elementos no deseados. “Es aquí donde entran los sistemas activos y pasivos que ofrecen los fabricantes”.

Pedro Ruiz repasó las soluciones que hoy por hoy disponen los fabricantes.

“En el tratamiento del aire exterior, tenemos soluciones para la filtración pasiva, de partículas de menos de 2,5 micras a 10 micras, filtración activa como filtros electrostáticos; tecnologías germicidas, tanto radiación ultravioleta como filtros biocidas; existe la posibilidad de eliminar el ozono atmosférico mediante filtros de carbón activo, que también eliminan olores; y existe también la posibilidad de eliminar las emisiones de NOx debidas a la calefacción mediante el uso de bombas de calor”.

En cuanto al aire interior hay todo un abanico de posibilidades. Como primera norma, hay que renovar el aire, pero ese aire que voy a extraer o a aportar ha de estar controlado, ni por debajo ni por encima del caudal que se necesita.

También hay que tener en cuenta que estos equipos van a estar en funcionamiento durante muchas horas a lo largo del día y que la cantidad de energía que se mueve a través de un sistema de ventilación es enorme. Por eso, “en la medida de lo posible es aconsejable contar con recuperadores de energía que utilizaremos para calentar el edificio”.

En algunos casos pueden conseguir una ligera presión positiva en la vivienda. “La purificación es un complemento idóneo para los sistemas de ventilación que ya estaban moviendo el caudal de aire correcto”, recomendó.

En cuanto a técnicas de eliminación de virus y bacterias, podemos encontrar plasma y filtrados HEPA que pueden eliminar hasta el 99,9% de partículas y virus en el aire interior. “Se trata siempre de que el aire que llegue lo haga lo más limpio posible”.

No obstante, el factor humano es fundamental, como comentó Pedro Ruiz. “Es importante un correcto mantenimiento de las máquinas y que haya un control en cuanto a la calidad de aire, que esté regulada y la propiedad debe ser consciente de en qué estado se encuentran los sistemas y mantenerlos correctamente para tener una buena calidad de aire”.

Y para concluir su exposición aseguró que “mantener la calidad de aire interior hoy y mañana implica alcanzar un objetivo adicional: evitar el calentamiento global”.

Pedro Ruiz: "Los fabricantes disponen de la tecnología necesaria para afrontar el futuro: filtración, ventilación, recuperación de energía, purificación y bomba de calor"

foto

Finalmente intervino Paulino Pastor, presidente de Fedecai, que se centró en las necesidades de reglamentación, gestión y supervisión de la calidad del aire interior y resumió brevemente las principales conclusiones de la jornada que sobre este tema se desarrolló en el Salón Climatización y Refrigeración 2021.

Con esta pandemia, la sociedad en general se ha dado cuenta de que la calidad del aire interior es importante y, por tanto, “debe ser uno de los item prioritarios en la gestión de los edificios”, reivindicó Pastor. “Es necesario que esté contemplada desde el diseño, ejecución y mantenimiento”.

Como recordó, desde 2004 en UNE se implanto el comité técnico CT 171 dedicado en exclusiva a la calidad del aire interior, “quizá el único país que lo tiene, ya que en otros se comparte con la calidad del aire en general”.

El objetivo, explicó, era diseñar una metodología de mejora continua de la calidad del aire dentro de espacios cerrados, primero haciendo un inventario de todo lo que pueda afectar a la calidad del aire interior, establecer metodología de control de esos aspectos y luego hacer inspecciones periódicas.

Una empresa independiente, con personal formado, debería hacer los controles, al menos una vez al año, y verificar la calidad del aire interior del edificio. En este sentido, se refirió a la labor de formación de Fedecai, con más de 300 técnico formados y con experiencia.

También planteó la idea de una etiqueta que potencie la idea de la gestión. “Se puede hacer a través de normas como la de Calidad Ambiental Interior ISO 1600-40, que dan una serie de requisitos para asegurar que día a día se gestionan todos los aspectos relevantes del edificio como la eficiencia energética, la calidad ambiente en interior y el impacto ambiental. Todos estos aspectos deberían contemplarse en una hipotética etiqueta.”

No obstante, Pastor considera que debería ser voluntario “se ha visto con la etiqueta energética que la obligatoriedad es un arma de doble filo, pues cuando se obliga, por cumplir, en muchos casos las auditorías se hacen de cualquier forma”.

Otro aspecto que se volvió a poner sobre la mesa fue el de la sobreventilación. Pastor hizo referencia a un informe sobre el riesgo de transmisión de infecciones en relación con la concentración de dióxido de carbono, realizado por el departamento de salud de Harvard. Según este estudio, el número de reproducción, es decir, el número de infectados que puede generar un infeccioso al entrar en un edifico, está relacionado con la concentración de dióxido de carbono y la ventilación que va a valorarse dependiendo de la concentración de dióxido de carbono. Según este estudio, con 2 l/s/persona, por ejemplo, para la gripe, el número de reproducción son doce, es decir, una persona que entre en un edificio infra ventilado, exite la probabilidad de que esa persona infecte a 12.; para un catarro infectaría a 4.

“No obstante, los primeros litros que metemos en una estancia son muy eficientes, explicó, pero cuando llegamos a un cierto punto (12-14 litros/segundo/persona), que es lo que están manejando las normas, todo el aire de más que se introduzca está siendo muy ineficiente y no se va a conseguir bajar el número de reproducciones, que ya estaría por debajo de 1. Las transmisiones se producirían más por el contacto directo que por una transmisión aérea”. Por tanto, recordó “la ventilación es muy importante, pero en su justa medida”.
Paulino Pastor: "La ventilación es muy importante, pero en su justa medida”.
foto

Finalmente, Paulino Pasto  considera que las revisiones RITE han sido un éxito ya que, gracias a él, los edificios cuentan con unas condiciones bastante razonables. No obstante, reconoció que es preciso establecer controles y que serán las administraciones las que tengan que definirlas.

Y para terminar dio unas breves pinceladas sobre las conclusiones de la jornada CAI celebrada en C&R2021:

  • Falta una directiva europea que ayude a regular de forma integrada en toda Europa.
  • Las revisiones del RITE en España están funcionando bien. Quizás faltaría potenciar a través de un control extraordinario que se hagan bien.
  • Sanidad muestra interés en desarrollar la reglamentación CAI a través de una ley.
  • El RITE también está en revisión y dentro de los grupos de seguridad reglamentaria hay interés en hacer algo.
  • La tecnología para mejorar la CAI ya está disponible en el mercado, por tanto, ya es solamente cuestión de actualizar nuestros edificios.
  • Mejorar la calidad de aire es una inversión. En el caso de los edificios, mejoran su imagen y sus posibilidades de sacar rendimiento en el mercado.

Empresas o entidades relacionadas

Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización
Asociación Técnica Española de Climatización y Refrigeración

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Feira Internacional de Galicia ABANCA

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS