Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Climatización e Instalaciones

Todos los caminos para la descarbonización pasan por la rehabilitación

Uno de los pilares del Fondo de Recuperación acordado por la Unión Europea el pasado mes de julio es el poyo a la Transición Verde que busca la neutralidad climática en 2050 y una reducción de gases en 2030 hasta al menos el 55%. En España tenemos un parque edificatorio muy ineficiente por lo que la renovación del parque existente con criterios de eficiencia energética es imprescindible para alcanzar esos objetivos y, por tanto, la rehabilitación se posiciona como eje central sobre el que debe bascular el impulso social, económico y medioambiental de la nueva estrategia de modernización promovida por la UE.
foto
La renovación del parque existente con criterios de eficiencia energética es imprescindible para reducir las emisiones en 2030 y lograr la descarbonización en 2050.

“Nadie ha elegido lo que está pasando. Por eso es importante valorar el esfuerzo de solidaridad desplegado por Europa para responder a la crisis del coronavirus y elaborar planes acordes a la solidaridad desplegada”. De este modo comenzaba su intervención Oscar del Río, Presidente de Afelma, en la Jornada Digital del 1 de octubre sobre el CTE.

El 21 de julio de 2020, la UE acordó crear un Plan de Recuperación dotado con 750.000 millones de euros, de los que España podrá recibir 140.000 millones: 72.000 millones en subvenciones y el resto en créditos.

Uno de los pilares del Fondo de Recuperación consiste en el  apoyo a la Transición Verde que busca la neutralidad climática en 2050 y una reducción de gases en 2030 hasta al menos el 55%, según la revisión formulada por la presidenta de la Comisión Europea.

La Transición Verde enfatiza la actuación sobre los edificios, responsables del 40% del consumo de energía final y de un tercio de las emisiones de CO2. También aborda las inversiones en eficiencia en industria y pymes.

En el discurso sobre el Estado de la Unión, la presidenta de la Comisión Europea ha señalado que para alcanzar la meta de neutralidad climática en 2050, “tenemos que ir más rápido y hacer las cosas mejor”. Tenemos que tener más ambición, en definitiva, algo que Afelma viene reclamando desde hace años.

El destino de la solidaridad europea

El 37% del gasto de los planes que presente cada Estado tendrá como destino el clima. Este porcentaje representa 26.640 millones sobre las subvenciones acordadas para España o 51.800 millones sobre el total de la ayuda (subvenciones más créditos). La eficiencia edificatoria se encuentra entre esos planes. Como se recordará, la inversión pública del PNIEC en todo el período es de 11.622 millones de euros.

No podemos olvidar que más del 90% del parque existente, 16,4 millones de viviendas principales y 3,2 secundarias, es previo a 2006 (fecha de aprobación del CTE); por tanto, en su mayor parte es ineficiente; más del 90% de los edificios dedicados a viviendas se construyó antes de 2006; más del 90% de los edificios estarán en pie en 2050.

Con estos porcentajes de ineficiencia presente y futura, la renovación del parque existente con criterios de eficiencia energética es imprescindible para reducir las emisiones en 2030 y lograr la descarbonización en 2050.

foto

Habria que revisar el objetivo de rehabilitación del PNIEC hasta alcanzar las 2,4 millones de viviendas en 2030. Fuente: Afelma

Hacer las cosas más rápido y mejor

Los objetivos del PNIEC (rehabilitar 1.200.000 viviendas hasta 2030 y al menos el 3% anual de los edificios públicos) cobran, con la solidaridad europea, otra dimensión. Debemos completar esas previsiones en 2024. Es decir, tenemos que hacer las cosas más rápido. No podemos esperar una década para afrontar el reto rehabilitador. Debemos revisar el objetivo de rehabilitación del PNIEC hasta alcanzar las 2,4 millones de viviendas en 2030.

Desde 2012, España ha rehabilitado una media aproximada de 25.000 viviendas al año (0,15% de las principales anteriores a 2006). En Europa, la rehabilitación creció a un ritmo del 1,6% entre 2013 y 2018. Pero, además, hay que aprovechar el momento para hacer las cosas mejor.

Pero también tenemos la oportunidad de hacer las cosas mejor. La solidaridad europea, con el nuevo DB HE de fondo, nos invita a ampliar sustancialmente los planes de rehabilitación de edificios y además, a hacerlo con criterios más exigentes.

A fin de cuentas, una política más ambiciosa en rehabilitación de edificios reducirá la contaminación atmosférica y sus efectos sobre la salud; disminuirá la dependencia energética; atenuará la pobreza energética que no se puede combatir con soluciones que supongan sustituir el gasto energético por el de mantenimiento, renovación u otros gastos regulatorios ligados a equipos.

Pero si algo justifica la ambición rehabilitadora es que no hay ninguna medida que a medio y largo plazo consiga la reducción de costes y emisiones que aporta la rehabilitación. Además de mejorar la calidad de vida porque extiende sus mejoras a otras prestaciones.

Un ejemplo ilustra lo dicho. En 2014 WWF, la Fundación Reale y la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo del Ayuntamiento de Madrid (EMVS) demostraron que la rehabilitación de la fachada de un edificio con el sistema SATE, aislado con lanas minerales aislantes de 8 cm de espesor, 2 cm más de lo previsto por el CTE del momento, supuso el 59% de los 29.800 kWh/año ahorrados con todas las operaciones de rehabilitación (cubiertas, ventanas, etc.) y cuatro veces más que el ahorro aportado por la suma de calderas y los paneles fotovoltaicos-térmicos para el ACS. Cada vecino redujo el gasto en 250 €/año, las emisiones de CO2 cayeron en un 36%. La temperatura en inverno se situó entre 18-20°C sin calefacción, cuando antes era de 10-12°C. Además, se minimizaron los ruidos externos.

Lograr la Neutralidad climática en 2050 requiere atender al principio “la energía más limpia y más económica es la que no se consume”. Para ello es necesario que este principio se extienda a todas las reglamentaciones y políticas de inversión; que inspire la relación entre ahorro de energía e integración de renovables y que informe los esfuerzos de cada sector económico según su potencial de ahorro.

Con esta finalidad, entendemos que las actuales normas vigentes deben actuar como mínimos obligatorios de las actuaciones rehabilitadoras.

No obstante, los poderes públicos pueden crear condiciones que estimulen a los operadores del mercado para rehabilitar mejor y lograr más eficiencia, por supuesto, acreditando la mejora energética a través de la Certificación Energética, previa y posterior a la intervención.

La actuación rehabilitadora en eficiencia energética debe, además, servir como estímulo para mejorar otras prestaciones, como por ejemplo, la protección contra el ruido y la seguridad frente al fuego, que mejore las calidades edificatorias y, por tanto, la calidad de vida, evitando que los usuarios incurran en costes futuros.

foto

Por cada 350.000 viviendas rehabilitadas, la reducción de emisiones acumulada en el año 2030 respecto al año 2005 (31.992 kt CO2) sería de al menos el 36%. Por su parte, el descenso en el consumo energético en un período de 13 años se elevaría a 3.600 ktep. Fuente: Afelma

Los datos

Por cada 350.000 viviendas rehabilitadas, la reducción de emisiones acumulada en el año 2030 respecto al año 2005 (31.992 kt CO2) sería de al menos el 36%. Por su parte, el descenso en el consumo energético en un período de 13 años se elevaría a 3.600 ktep.

El mismo ritmo rehabilitador (350.000 viviendas al año) generaría un crecimiento en el PIB de 6.000 millones de euros y cerca 145.000 empleos FTE (directos, indirectos e inducidos), esencialmente localizados frente a otras iniciativas.

El crecimiento del empleo llevaría el consiguiente incremento de los recursos públicos y la disminución de las prestaciones sociales.

Por otra parte, la rehabilitación de edificios es la principal palanca para combatir la pobreza energética. En España, 13,2 millones de personas estaba en dificultades en alguno los dos indicadores EPF: con gastos energéticos desproporcionadamente altos como porcentaje de ingresos del hogar; o con gastos en energía por persona y año inusualmente bajos. Lo que verdaderamente mejorará su situación es que su vivienda, independientemente de las fuentes de energía, reduzca su consumo sustancialmente.

Una política rehabilitadora guiada por la eficiencia energética disminuirá la pobreza energética, porque la pobreza no se puede combatir con soluciones que supongan sustituir el gasto energético por el de mantenimiento, renovación u otros gastos regulatorios ligados a equipos.

Asimismo, mejorará la salud de los residentes de los edificios (en los que pasamos el 90% de nuestro tiempo), disminuyendo, en consecuencia, la presión sobre el sistema sanitario.

Finalmente, como ya se ha señalado, la rehabilitación aporta la máxima rentabilidad a medio y largo plazo.

Por todo ello, la rehabilitación es el eje central sobre el que debe bascular el impulso social, económico y medioambiental de la nueva estrategia de modernización promovida por la UE.

1Fuente: Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana

2 Informe Euroconstruct.

3Pasaporte Energético. La Casa que Ahorra.

4 Pasaporte Energético. La Casa que Ahorra.

5 Asociación de Ciencias Ambientales (ACA). 2016.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Expobiomasa

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS