Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Climatización e Instalaciones

“Hay mucho margen de mejora y mucho trabajo por hacer”

El Consorcio ECCN-Passivhau recibe al nuevo CTE con satisfacción muy contenida

Consorcio ECCN-Passivhaus

11/02/2020
Finalmente, tras un largo periodo de deliberaciones y espera, se ha modificado el Código Técnico de la Edificación (CTE), incluyendo las revisiones del DB HE, Ahorro de Energía, el DB SI, Seguridad en Caso de Incendio, y el DB HS 6, de protección frente a la exposición del gas radón. Con esta modificación, el CTE se adapta a la normativa europea en cuanto al gasto energético de los edificios y da una nueva definición de lo que debe ser un ECCN, un Edificio de Consumo Casi Nulo.
foto

"Se debía haber incluido valores límite en la envolvente respecto de los puentes térmicos en la misma".

Desde el Consorcio ECCN-Passivhaus valoramos la noticia de la última modificación del CTE con alegría y satisfacción muy contenidas. Algunas de las aportaciones que se hicieron desde el Consorcio, y desde otras asociaciones del sector, durante el período de alegaciones posterior al primer borrador, se han tenido en cuenta para mejorar el documento pero aún hay mucho margen de mejora y mucho trabajo por hacer.

Ciertamente, esta nueva versión del CTE ayudará a mejorar las prestaciones de los edificios en eficiencia energética, salud, confort y seguridad de sus usuarios y esperamos que el parque edificatorio mejore sustancialmente su aspecto en los próximos años.

El nuevo Documento Básico de Energía (DB-HE) se alinea con las iniciativas legislativas europeas para el ahorro de energía y fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables, por lo que los nuevos edificios deberán ser altamente eficientes para conseguir el objetivo de reducir, en una media del 40%, el consumo energético.

Analizando en profundidad el documento podemos observar que en el apartado DB-HE 0, referente a la limitación del consumo energético, se establecen nuevos valores límite priorizando la reducción de energía primaria no renovables e introducen un indicador complementario de necesidades energéticas, el consumo de energía primaria total, que junto a exigencias adicionales relacionadas con la calidad mínima del edificio priorizan las estrategias pasivas.

Por otro lado, en el apartado DB-HE 1, Control de la demanda energética, desaparece la demanda energética de calefacción y de refrigeración como exigencia, aunque sigue siendo necesario simular el consumo energético del edificio y se establecen nuevos valores límite de transmitancia térmica U de elementos de la envolvente más exigentes. Los valores límite de transmitancia aseguran una calidad mínima de la envolvente térmica y evitan descompensaciones en la calidad térmica de los espacios del edificio. Sin embargo, estos valores no aseguran un nivel de demanda adecuado, el cual está limitado por el coeficiente global de transmisión de calor (K), nueva exigencia a tener en cuenta en este documento.

Sigue existiendo la tabla del Anexo E con valores orientativos de transmitancia térmica de la envolvente térmica que pueden resultar útiles para el pre-dimensionado de soluciones constructivas de edificios de uso residencial privado, para el cumplimiento de las condiciones establecidas para el coeficiente global de transmisión de calor a través de la envolvente.

Los valores de esta tabla lógicamente son menores que los que se muestran en la sección HE 1. Aunque en vistas del escenario de sobrecalentamiento global al que inevitablemente nos dirigimos, con inviernos más templados y veranos más extremos con estaciones intermedias más cálidas, se debería tener presente que los aislamientos térmicos son eficaces en todas las estaciones del año.

La incorporación de un nuevo concepto como es el valor n50 que limita las infiltraciones (relación del cambio de aire con una presión diferencial de 50Pa) para edificios nuevos de uso residencial privados con una superficie útil mayor a 120m2 demuestra el interés para que este nuevo CTE esté más próximo a estrategias ECCN-Passivhaus, aunque esta superficie se nos antoja quizás demasiado amplia. Este concepto de infiltraciones de aire es muy importante para controlar la demanda energética de los edificios.

En el apartado DB-HE 4, Contribución mínima de energía renovable para abrir la demanda de agua caliente sanitaria, no se exige una contribución solar mínima anual para ACS y/o climatización de piscina cubierta climatizada, en su lugar los edificios deberán satisfacer dicho servicio empleando en gran medida energía procedente de fuentes renovables o procesos de cogeneración renovable, bien del propio edificio o bien a través de un sistema urbano mediante conexión pública.

Por último, en el apartado Generación mínima de energía eléctrica, DB-HE 5, se generaliza el ámbito de aplicación independientemente del uso del edificio y desaparece el coeficiente climático. En este sentido no limita la generación a instalaciones fotovoltaicas sin que incluyen otros sistemas de generación de electricidad procedentes de fuentes renovables.

En resumen, los nuevos edificios, además de utilizar más cantidad y diversidad de energías renovables, deberán contar con una mejor envolvente térmica y el adecuado control solar sobre la misma, asegurarán la estanqueidad al aire de la envolvente térmica controlando el intercambio de aire y la calidad interior del mismo y procurarán optimizar el uso de la iluminación, tanto natural como artificial. Aun así consideramos desde el Consorcio ECCN-PassivHaus, así como otras asociaciones del ámbito de la sostenibilidad y la eficiencia, que se debía haber incluido valores límite en la envolvente respecto de los puentes térmicos en la misma.

Por otro lado, aunque el objeto de la modificación del CTE es la trasposición de las Directivas relativas a la eficiencia energética en el DB-HE y la protección frente al gas radón en el Documento Básico de Salubridad (DB-HS), el CTE incluye también una modificación en el Documento Básico en caso de Incendio (DB-SI) para adaptar las exigencias de protección contra incendios a la implantación de las nuevas soluciones de fachada que deberán utilizarse para cumplir con el nuevo DB-HE.

Se produce una modificación en este apartado, que aunque las exigencias son mayores al anterior documento, y es un paso adelante, es insuficiente y está todavía lejos de las exigencias de algunos países europeos, los cuales asociación la no combustibilidad de los materiales de fachada con el uso del edificio.

En definitiva, es una buena noticia ya que es un primer paso en la buena dirección hacia edificios más eficientes energéticamente. La industria del sector va muy por delante de la legislación por ello las empresas que componen el Consorcio ECCN-Passivhaus están en disposición de ofrecer el conocimiento y los materiales para construir edificios autosuficientes energéticamente, incluso edificios positivos, que puedan generar más energía de la que consumen.

En el Consorcio ECCN-Passivhaus la opinión compartida es la de que el desarrollo de los Edificios de Consumo Casi Nulo ECCN estará muy ligado al estándar Passivhaus, porque es un estándar de construcción probado con éxito desde hace mucho tiempo y que sigue evolucionando en posibilidades, climas y geografía diferentes y, sin duda, desde el Consorcio y sus miembros seguiremos trabajando por una construcción de calidad, sostenible y confortable.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.