Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Glowee: una empresa francesa que fabrica lámparas con bacterias bioluminosas sin emplear electricidad

Revista ICandela01/03/2016

La bioluminiscencia es una reacción química que produce luz de forma natural gracias a una bacteria que existe en algunos organismos. Un alto porcentaje de algunos animales marinos como el calamar tienen esta bacteria, conocida con el nombre de Aliivibrio fischeri. Aprovechando esta capacidad, una start-up francesa ha aplicado este fenómeno a luminarias que que funcionan sin energía eléctrica y la ciudad de París estudia instalarlas en sus edificios y tiendas.

foto

Medusas, calamares, pulpos o gambas son sólo algunos de los organismos marinos capaces de generar luz natural gracias a las bacterias que habitan en su organismo. Esto sucede gracias al fenómeno de la luminiscencia que en el futuro podría empezar a utilizarse para iluminar edificios y ciudades sin necesidad de consumir electricidad. París es uno de los escenarios donde podría ponerse en práctica.

La encargada de poner en marcha esta idea es la pionera empresa francesa Glowee que utiliza la Aliivibrio fischeri, -esta bacteria lumínica-, para conseguir luz natural. Para hacerlo, utilizan recipientes transparentes donde meten esta bacteria junto a un gel rico en nutrientes para reproducir este ecosistema en el que viven. Este gel se compone básicamente de oxígeno y diferentes azúcares de manera que ni éste ni las bacterias son tóxicas ni patógenas, otro punto interesante de esta forma de conseguir luz.

Por el momento, la empresa parisina ha presentado unas bombillas realizadas con esta técnica. El único inconveniente que tienen es que su luz sólo dura 3 días. La buena noticia es que están en plena fase de desarrollo: en 2017 tienen previsto lanzar unas lámparas que tendrán una vida útil de 3 meses.

Bacterias bioluminiscentes y su aplicación en iluminación desarrollada por Glowee

Los creadores de Glowee, la empresa que comercializa estas bombillas, tuvo la idea de crearlas cuando en 2013 se aprobó una ley en Francia que prohibía a oficinas y pequeñas comercios que tuvieran sus escaparates iluminados durante las primeras horas de la mañana. Así se pretendía reducir la contaminación lumínica de las ciudades, así como el consumo energético, dos aspectos que el fenómeno de la bioluminiscencia consigue eliminar.

Según la fundadora de esta empresa, iluminando las ciudades con la luz del mar, se podría reducir sustancialmente el consumo en electricidad yal mismo tiempo “cambiaríamos la forma en la que producimos y utilizamos la luz”, uno de los objetivos de Glowee.

Una maqueta de una ciudad iluminada con las bombillas bioluminiscentes de Glowee

Otras ventajas de utilizar estas bacterias para obtener luz es que emiten una cantidad menor de dióxido de carbono, que no necesitan cables ni conexiones eléctricas y que es totalmente customizable en cuanto a formas y extensiones, es decir, permite adaptarse allá donde quiera instalarse.

Glowee anuncia en su website tres usos distintos donde emplear estas bacterias bioluminiscentes: en instalaciones efímeras, en los escaparates de tiendas y locales comerciales y en las fachadas de edificios urbanos. Las dos últimas aplicaciones, no obstante, todavía no están desarrolladas ni se han empezado a instalarse. Está previsto hacerlo a partir de 2017 y 2018, respectivamente.

Imágenes: Glowee

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Fundación para el Reciclaje de Aparatos de Iluminación

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS