Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Grandes cultivos

Destaca por su potencial como solución a la aportación de nitrógeno en las zonas vulnerables

BlueN, la bacteria que aporta nitrógeno de forma eficaz, rentable y sin perjudicar al medio ambiente

13/01/2021
Indicado para todo tipo de cultivos, incluidos cereales y colza, BlueN destaca por su fácil aplicación; una sola vez en todo el ciclo y directamente sobre las hojas.

En agricultura, el uso de fertilizantes nitrogenados es una práctica esencial para optimizar y maximizar los rendimientos en los cultivos. El nitrógeno, después del agua, es el principal factor restrictivo para el desarrollo de las plantas y cuando tienen la cantidad correcta y no se presentan otro tipo de limitantes, crecen y producen adecuadamente. Por ello, se ha convertido en el fertilizante más utilizado en la agricultura mundial. Su importancia es tal que, si no se aplicara ningún tipo de fertilizante, se producirían un 48% menos de alimentos. Pero el sector también es consciente del impacto medioambiental que conlleva la utilización de este fertilizante.

En este contexto, todas las partes implicadas siguen investigando con el objetivo de encontrar una solución que mejore la eficiencia y facilite el suministro de nitrógeno a los cultivos de forma eficaz, rentable y sin perjudicar al medio ambiente. Este es el caso de Symborg, una empresa de biotecnología agrícola especializada en biofertilizantes y bioestimulantes para las plantas.

La solución de Symborg a este problema se llama BlueN, un producto basado en la bacteria Methylobacterium symbioticum patentada por la biotecnológica que es capaz de aportar a la planta nitrógeno de forma biológica. Entre otras cualidades, la bacteria se caracteriza por su alta eficacia en la fijación biológica de nitrógeno, su alta efectividad en condiciones de agricultura de precisión y su funcionalidad en todos los cultivos de interés agronómico.

El nitrógeno es el elemento más abundante en la atmósfera terrestre, un 80% aproximadamente de la misma está compuesta por nitrógeno; sin embargo, existe la paradoja de que no puede ser usado por las plantas de forma directa, sino que tiene que ser reducido de alguna manera para poder ser asimilado por estas.

BlueN fija nitrógeno de forma biológica, de ahí que se aplique directamente sobre las hojas en las fases iniciales del cultivo. La bacteria penetra en las plantas a través de los estomas de las hojas y se instala principalmente en las células fotosintéticas de los vegetales, utilizando el sistema enzimático de la nitrogenasa para realizar esta fijación biológica. Este complejo, se encarga primero de reducir y luego fijar el nitrógeno atmosférico, proceso a través del cual el nitrógeno del aire se convierte en amonio. De esta forma, la planta asimila directamente el nitrógeno de la atmósfera de manera constante, transformándolo en amonio para que a través de otros procesos enzimáticos se generen aminoácidos (proteínas) y así se nutra la planta durante toda la temporada de cultivo. “Esto supone un importante ahorro energético para los cultivos y un ahorro económico para los agricultores", explica Félix Fernández, director de I+D de Symborg.

Además, BlueN requiere de una sola aplicación por ciclo de cultivo y es compatible con la mayoría de los herbicidas, fungicidas e insecticidas. La multinacional lleva años dedicados a la investigación de alternativas biológicas para la fertilización de los cultivos. “BlueN está pensado para aportar nitrógeno de forma eficaz y sostenible en todos los escenarios y modelos de producción agrícola y especialmente en aquellas zonas o cultivos con restricciones en el uso del mismo”, comenta el director de I+D. Inicialmente los cultivos objetivos de la compañía fueron el maíz, la soja, el arroz o el trigo, pero hoy en día BlueN está indicado para cualquier tipo de cultivo. “En el caso del trigo, en Castilla y León, se han conseguido unos resultados que mejoran la eficiencia de la fertilización convencional nitrogenada en un 30%”, señala Fernández.

foto

La segunda mayor cosecha de cereal de los últimos 35 años

Castilla y León posee más de la tercera parte de la superficie nacional de cereales de invierno (trigo, cebada, avena y centeno), pero también de cereales de primavera. Según la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, la producción total está constituida principalmente por trigo blando, trigo duro, cebada, centeno, maíz, sorgo y productos de primera transformación de los cereales (harinas, sémola de trigo, malta, almidón, etc.).

La cosecha de cereal de invierno de este año en Castilla y León ha sido la segunda mayor cosecha de los últimos 35 años, según datos de esa misma Consejería. La previsión es de 8,4 millones de toneladas, sólo por detrás de las 9,4 millones de toneladas de 2008.

Estas fantásticas cifras suponen un incremento del 46% de la producción de 2020 respecto a la media de los últimos cinco años. En total, Castilla y León produce en torno al 40% de la producción de cereal en España, que se estima en esta campaña en unos 20,4 millones de toneladas. Unas cifras que muestran la importancia de este cultivo para la región.

Según los datos sobre superficie sembrada de cereal, las cifras ascienden a 1,89 millones de hectáreas (+4%). Por cultivos, la cebada es el cereal más sembrado, con 884.000 hectáreas, el trigo blando dispone de una superficie de 785.000 hectáreas y una producción prevista de 3,6 millones de toneladas, lo que supone un 52% más que la campaña pasada y un 26% más que la media de los cinco últimos años.

La producción de avena se estima en 292.000 toneladas, la de centeno en 306.000 toneladas y la de triticale en 136.000 toneladas.

Además, BlueN también está indicado para la colza, un cultivo que va aumentando en importancia en la región debido al auge de los biocombustibles y que se caracteriza por su rentabilidad y lo asequible de su manejo. En Castilla y León se cultivan 24.285 ha en total, que producen 52.172 toneladas (Anuario de Estadística Agraria de Castilla y León, 2018). Las necesidades de abonado en colza dependen principalmente del potencial productivo del terreno y la aportación sostenible de nitrógeno es esencial para mantener la producción.

foto
Enrique Asensio, gerente de zona de Symborg en Castilla y León.

BlueN, la solución para las zonas vulnerables a la contaminación por nitratos en Castilla y León

El pasado mes de julio entró en vigor el Decreto 5/2020, de 25 de junio, por el que se designan las zonas vulnerables a la contaminación de las aguas por nitratos procedentes de fuentes de origen agrícola y ganadero en Castilla y León, que también aprueba el Código de Buenas Prácticas Agrarias. Este Decreto es un paso hacia delante en lo que a protección del medio ambiente se refiere, ya que declara 24 zonas vulnerables, integradas por 387 municipios, frente a las 10 zonas y 67 municipios que contenía el decreto anterior. Exactamente se trata de un aumento de más de 10.000 kilómetros cuadrados de la superficie a proteger. Por su parte, el Código de Buenas Prácticas Agrarias tiene carácter obligatorio en esas zonas y voluntario en el resto, sin olvidar que las zonas vulnerables incluyen no solamente a aquellos municipios donde se detecta la contaminación, sino que incluye otros municipios próximos.

La contaminación de las aguas por nitratos tiene importantes consecuencias tanto para las personas como para el medio ambiente. Por un lado, limita el abastecimiento de agua a las poblaciones afectadas y obliga a disponer de costosos sistemas de depuración y, por otro, produce la eutrofización de las aguas, es decir, contaminación por exceso de nutrientes, lo que supone una pérdida de biodiversidad en los ecosistemas.

Según los ensayos de campo realizados por Symborg, este biofertilizante puede aportar de forma biológica hasta el 40% de las necesidades de nitrógeno en cobertera que necesita el cultivo, por lo que su potencial como solución a la aportación de nitrógeno en las zonas vulnerables es impresionante.

“BlueN es una ayuda clave a la hora de cumplir las cada vez más exigentes normativas relacionadas con el uso de nitrógeno”, concluye Félix Fernández. Esta es una solución 100% biológica que además de evitar la lixiviación de nitrato, permite disminuir la degradación de los suelos.

foto

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Gestora de Comunicaciones de Castilla y León, S.L.U.

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS