Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Grandes cultivos

Se reduce el pronóstico sobre la producción mundial de cereales, pero las existencias se mantienen sin variaciones respecto al mes pasado según la FAO

Redacción laagriculturadigital.com07/11/2019

El pronóstico de la FAO sobre la producción mundial de cereales en 2019 se ha reducido en más de 2 millones de toneladas por segundo mes consecutivo, a causa del empeoramiento de las expectativas con respecto a la producción de cereales secundarios y, en menor medida, de trigo. No obstante, las previsiones siguen indicando que la producción mundial de cereales superará a la de 2018 en casi 47 millones de toneladas (un 1,8 %).

El pronóstico relativo a la producción mundial de cereales secundarios en 2019 se ha recortado en 1,3 millones de toneladas desde el mes pasado y se sitúa ahora en 1 425 millones de toneladas, esto es, un 1,2 % (17,6 millones de toneladas) por encima de la producción de 2018. La mayor parte de la disminución mensual se debe a recortes en el pronóstico sobre la producción de cebada en Australia, ya que los persistentes déficits de humedad redujeron aún más las perspectivas de rendimiento, y de maíz en México, donde las condiciones atmosféricas secas durante las principales etapas de desarrollo de los cultivos frenaron las expectativas de rendimiento y dieron lugar a una mayor incidencia de pérdidas de cosechas. Estos descensos contrarrestaron las revisiones al alza de las estimaciones sobre la producción de cebada en Ucrania y la Unión Europea (UE), sustentadas por rendimientos mayores de lo previsto anteriormente.

El pronóstico de la FAO relativo a la producción mundial de trigo en 2019 también se ha reducido en cerca de 1 millón de toneladas y asciende ahora a 765 millones de toneladas, aun así un 4,5 % más que en 2018 y un máximo histórico. La mayor parte de la disminución intermensual deriva de una reducción de las previsiones sobre la producción de trigo en Australia, en un contexto de persistente escasez de precipitaciones y, por ende, expectativas de menores rendimientos, y en Kazajstán, de cuyos datos oficiales se desprende una repercusión más significativa de la anticipación del tiempo seco en los cultivos de las principales regiones productoras de trigo. Estos recortes contrarrestaron con creces las revisiones al alza realizadas en las estimaciones sobre la producción en Ucrania y la UE debido principalmente al aumento de los rendimientos.

Fuente: FAO.

De cara al futuro, en el hemisferio norte está en marcha la siembra de los cultivos de trigo para 2020, que se cosecharán a partir de finales de la primavera del año próximo. En la UE, el bajo nivel de humedad de los suelos ha retrasado la siembra, en particular en los países del Este, y aunque el período de siembra se extiende hasta finales de año, hay una necesidad urgente de precipitaciones. En la Federación de Rusia, se prevé que la superficie sembrada con trigo de invierno superará el nivel de este año, como consecuencia de condiciones atmosféricas favorables y gracias al apoyo de las políticas del Gobierno dirigidas a impulsar las exportaciones. Por el contrario, las actividades de siembra en Ucrania siguen viéndose limitadas por las condiciones atmosféricas secas, lo cual podría tener como resultado una contracción de la superficie sembrada con trigo en 2020.

En los países del hemisferio sur, si bien los cultivos de trigo para 2020 se sembrarán más adelante durante el año, ahora se están sembrando los cultivos de cereales secundarios. En Sudáfrica, el mayor productor de maíz del continente africano, se espera que los precios atractivos de los cereales y las previsiones meteorológicas por lo general favorables den lugar a una ampliación de la superficie sembrada con maíz, lo que constituye un buen augurio para la recuperación de la producción en 2020. En América del Sur, la escasez de precipitaciones en septiembre y octubre en la Argentina y el Brasil, los dos principales países productores de la región, ha dificultado las actividades de siembra. No obstante, sigue previéndose que la superficie sembrada se mantendrá sin variaciones respecto del elevado nivel del año pasado, en parte a causa de la fuerte demanda de exportaciones.

De acuerdo con las previsiones, el comercio mundial de cereales en 2019/20 ascenderá a 415 millones de toneladas, sin variaciones respecto del mes pasado y apenas un 0,7 % (alrededor de 3 millones de toneladas) por encima del reducido volumen comercial de 2018/19. Las previsiones indican una contracción del comercio total de cereales secundarios que afectará al crecimiento del comercio de cereales en 2019/20, principalmente debido a una caída del comercio de maíz, que pasará de 166 millones de toneladas en 2018/19 a poco más de 161 millones de toneladas en 2019/20. La mayor parte de esta disminución refleja la drástica reducción de las importaciones prevista en la UE debido a una oferta interna de piensos más abundante que en la campaña anterior.

Entre otros cereales secundarios, se calcula que el comercio de cebada aumentará casi un 9 % respecto de la campaña anterior, principalmente a causa de una mayor demanda de importaciones en África del Norte y Arabia Saudita. El pronóstico relativo al comercio mundial de trigo en 2019/20 (julio/junio), cifrado actualmente en 172 millones de toneladas, es superior al nivel reducido registrado en 2018/19. El aumento de las importaciones en un Marruecos afectado por la sequía y las mayores compras realizadas por varios países de Asia representan la mayor parte de la expansión prevista del comercio mundial de trigo.

Puede consultarse un análisis más detallado de las últimas novedades en los mercados agrícolas en el número de noviembre de 2019 de Perspectivas alimentarias, en http://www.fao.org/giews/reports/food-outlook/es/.