Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Grandes cultivos
La extensión del olivar hacia áreas naturales u ocupadas por otros cultivos ha sido el cambio de uso de suelo más importante en la provincia en los últimos 250 año

Panorama de la erosión del olivar de Jaén: procesos, metodologías y significación económica y ambiental

1Calero, Julio; 2Sánchez-Gómez, Mario; 3Fernández, Tomás; 4Tovar, J.; 5García-Ruiz, Roberto 

1Profesor Contratado. Doctor, Dep. de Geología, UJA

2Profesor Titular, Dep. de Geología, UJA 

3Profesor Titular, Dep. de Ingeniería Cartográfica, Geodesia y Fotogrametría, UJA

4Catedrático de Escuela Universitaria, Dep. de Física, UJA

5Catedrático de Universidad, Dep. de Biología Animal, Vegetal y Ecología, UJA

02/04/2019
La erosión del suelo es uno de los principales problemas de degradación del suelo a escala mundial, implicando importantes pérdidas económicas que deben atribuirse tanto a la disminución del potencial productivo de la tierra, como a alteraciones originadas fuera de las mismas fincas agrícolas por el sedimento generado. El olivar de la provincia de Jaén y, en general, de Andalucía, es muy sensible a los procesos erosivos, en base a factores ambientales desfavorables (litologías blandas, pendientes elevadas, precipitaciones concentradas, escasa cobertura vegetal), pero también debido al sistema de cultivo tradicional o convencional, que deja el suelo desprovisto de cobertura. La erosión del olivar es un fenómeno complejo que implica varios procesos que actúan de forma simultánea (erosión laminar, erosión en cárcavas, procesos gravitacionales, etc.) a distintas escalas espaciales y temporales, desde la parcela agrícola hasta la cuenca hidrográfica. Por esta razón, una correcta estimación de la erosión requiere una aproximación metodológica y conceptual flexible, que incluya desde medidas empíricas en parcelas experimentales hasta aplicación de modelos a nivel de cuenca. En el caso de la erosión en cárcavas, probablemente la tipología erosiva más preocupante en olivar a día de hoy (y una de las más complicadas de cuantificar), se están aplicando una serie de procedimientos de medida directa basados en técnicas geomáticas (microgeodesia, fotogrametría, etc.) que están permitiendo caracterizarla de forma adecuada, con una relación coste/beneficio aceptable. En la mayor parte de los casos, la perdida de suelo estimada en el olivar supera ampliamente las tasas naturales de renovación del suelo, lo que la convierte en un proceso de degradación insostenible. Por esta razón, se requiere la aplicación urgente de medidas paliativas y correctoras, así como la implicación de todos los actores (desde el agricultor y las cooperativas hasta la administración y los consumidores) para asegurar una mayor sostenibilidad en el futuro del sector.

Introducción

La provincia de Jaén es el área geográfica con mayor extensión del cultivo de olivar en el mundo. El cultivo ocupa un 48% de la superficie arable de la provincia (MAPAMA, 2015), y supone el 59% de la superficie de olivar en España, el 30% en Europa y el 19% en el mundo (FAOSTAT data, http://www.fao.org/faostat). Además, es la región con una mayor cuota de producción a nivel mundial, superando el 17% (CAP, 2015). Por ello, el olivar vertebra la vida económica, cultural y social de la provincia, siendo además su paisaje más emblemático, y su manejo agronómico tiene importantes repercusiones socio-económicas y ambientales. Sin embargo, la sostenibilidad de este cultivo no está exenta de amenazas. La intensificación a la que los suelos de olivar han estado sometidos en las últimas décadas ha mermado significativamente su calidad (Calero et al., 2018), lo que se traduce en una disminución en su capacidad a medio-largo plazo para sustentar la producción agrícola, la protección ambiental, y la propia salud y bienestar humano. Entre las principales amenazas del suelo se cuenta la erosión del suelo.

foto
A nivel global, este proceso es uno de los fenómenos de degradación ambiental más preocupantes a los que se enfrenta el ser humano, no solo para el suelo, sino para el conjunto de la biosfera (Kaiser, 2004). La superficie arable degradada a nivel mundial por la erosión se estima en 1.640 millones de hectáreas (17% de la superficie emergida), lo que supone un 39% del total de las tierras aptas para la agricultura. Este porcentaje aumentó un 40% entre 1.970 y 2.000 y una de cada seis hectáreas afectadas por erosión ha perdido la capacidad de soportar niveles productivos aceptables (Lal, 1998). Actualmente, la erosión hídrica es la principal causa de la degradación del suelo en el olivar, siendo la superficie afectada en la provincia de Jaén de las mayores de Andalucía y España, donde el 80% del olivar de Jaén presenta tasas de erosión superiores a 10 Mg ha-1 año-1 (INES, 2006; Panagos et al., 2015; CHG, 2010), valor considerado por muchos autores como insostenible, al superar la capacidad de regeneración del suelo (Gómez et al. 2003). Con el presente trabajo se pretende realizar una breve sinopsis que apunte a los aspectos más significativos del estudio de la erosión en el olivar, incluyendo su definición, los diferentes procesos que engloba, las metodologías que se aplican en su cuantificación y las implicaciones ambientales y económicas que el fenómeno presenta en la actualidad en la Provincia de Jaén y zonas limítrofes.

Procesos erosivos en el olivar

La erosión del suelo se define como la “ruptura de los agregados del suelo y posterior transporte de un lugar a otro de las partículas liberadas, debido a la actuación de los agentes erosivos” (Lal, 2002). La erosión del suelo forma parte del ciclo geológico natural y se halla estrechamente acoplada a los procesos de transporte y sedimentación, lo que hace de su estudio algo complejo a nivel espacial y temporal. En función del agente causante del proceso nos encontramos con la erosión hídrica y la erosión eólica, cuando los agentes implicados son, respectivamente, el agua o el viento. A estos dos tipos de erosión, que afectan principalmente en superficie del suelo, habría que sumar la erosión debida a desequilibrios gravitacionales, cuyo ejemplo más conocido son los deslizamientos. Al contrario que la erosión en superficie, la erosión por procesos gravitacionales afecta a toda la profundidad del suelo. Aunque este tipo de erosión suele contemplarse más desde el punto de vista de los riesgos geológicos, se relaciona estrechamente con la erosión hídrica y tiene importantes implicaciones en las pérdidas totales de suelo y en la gestión de fincas agrícolas y caminos rurales (Fernández et al., 2016; Carpena et al., 2017).

La erosión más importante en la cuenca mediterránea y, por tanto, en Andalucía y la Provincia de Jaén, es la erosión hídrica (Oldeman et al., 1991). Esto se debe a una multitud de factores, que incluyen precipitaciones intensas y concentradas, pendientes medias elevadas y escasa cobertura del terreno por la vegetación, típico de la mayoría de cultivos mediterráneos, pero también de muchas zonas naturales. El mecanismo fundamental de la erosión hídrica es el impacto de la gota de agua de lluvia contra los agregados del suelo, que provoca la ruptura de los mismos y la liberación de las partículas primarias de arena, limo y arcilla. Este proceso, denominado splash, se agrava infinitamente cuando el suelo no tiene ningún tipo de cobertura capaz de amortiguar la energía del impacto de la gota de agua. Una vez liberadas estas pequeñas partículas, especialmente las de menor tamaño y peso, son susceptibles de ser transportadas ladera abajo por las aguas de escorrentía y, por tanto, de que se produzca pérdida de suelo neta. Por su parte, el flujo de agua, además del transporte, también origina rotura de agregados y arranque de partículas por sí mismo si el suelo está desprotegido, sumándose al efecto negativo del splash.

La erosión hídrica del suelo puede clasificarse en dos tipos, en función de los rasgos morfológicos que deja en el terreno. Así, se habla de erosión hídrica laminar cuando el agua transcurre ladera abajo sin incidir en el suelo, en la forma de una lámina continua, difusa y apenas perceptible. El proceso de splash, antes comentado, suele considerarse también como parte de la erosión laminar. Al no dejar rastro directo de su acción, como regueros o canales, la erosión laminar es en principio difícil de percibir, al menos en sus estadios iniciales. Sin embargo, algunos rasgos del terreno como las peanas de olivos o de infraestructuras nos pueden indicar que esta se está produciendo (Figura 1). La erosión laminar afecta tanto a laderas como a zonas más o menos planas, habiéndose detectado en pendientes incluso inferiores al 2%.

foto
Figura 1. Indicios de pérdida de suelo por erosión laminar en olivares. a) pedestales en infraestructuras; b) peanas en el olivo (foto: E. Castillo); c) relleno de las pozas del olivo por sedimento fino; d) afloramientos rocosos por pérdida de suelo (foto: J. Jiménez).
La erosión hídrica concentrada sería aquella en que el flujo de agua por la ladera genera la presencia canales o regueros. En función de las dimensiones de estos regueros y, quizás más importante, las implicaciones desde el punto de vista del manejo agrícola, se clasifica en erosión en surcos y erosión en cárcavas. Los surcos son canales de pequeño tamaño (< 20 cm) que desaparecen tras el laboreo (Figura 2), mientras que las cárcavas son canales de mayor tamaño (> 20 cm) que no pueden eliminarse por laboreo, impiden el paso de la maquinaria y requieren técnicas específicas de corrección (Figura 3) (Gómez-Gutierrez et al., 2011). La erosión en surcos está íntimamente relacionada con la erosión laminar, tanto que a veces se consideran ambos procesos conjuntamente, desde el punto de vista de su cuantificación y control. Todas aquellas prácticas agrícolas que dejan el suelo desprovisto de cobertura vegetal, como el laboreo tradicional o el no-laboreo con suelo desnudo, provocan un incremento de erosión laminar y en surcos. Las cubiertas vegetales, u otras cubiertas inertes como los restos de hoja o poda picada, son los principales aliados del agricultor en el control de la erosión laminar y en surcos (Guzmán-Álvarez et al., 2009).
foto
Figura 2. Olivar afectado por erosión en surcos.
foto
Figura 3. Olivar afectado por erosión en cárcavas. Nótese que la cárcava, al contrario que los surcos, no puede ser eliminada por laboreo.

Especialmente compleja desde el punto de vista de su génesis, evolución y restauración, es la erosión en cárcavas (Poesen et al., 2003; Valentín et al., 2005). Es habitual que una cárcava represente la evolución natural de los surcos en las partes medias y bajas de la ladera (Figura 4). Sin embargo, muchas veces su aparición es súbita, y debida a distintos factores. Por ejemplo, en olivar es común encontrar cárcavas asociadas a zonas de drenaje de carreteras (Figura 5). No sólo las dimensiones diferencian los surcos y las cárcavas, también su dinámica de crecimiento y su capacidad de transporte. Los surcos crecen básicamente de forma longitudinal y su capacidad de transporte raramente excede los fragmentos de 9 cm de diámetro. Las cárcavas se extienden, como los surcos, en sentido longitudinal, pero además incrementan su anchura mediante deslizamientos de sus taludes (Figura 6), siendo este un mecanismo que dificulta notablemente su control. Las cárcavas que surgen en laderas agrícolas relacionadas con la evolución de los surcos se denominan cárcavas efímeras o de media ladera. Éstas suelen presentar profundidades no superiores a 1 ó 1,5 m y generan caudales máximos de 1 m3 s-1 (Gómez-Gutiérrez et al., 2011). Las cárcavas que se desarrollan en las vaguadas, por el contrario, se denominan cárcavas de fondo de valle. Son estructuras de tamaño considerable (> 3 m de profundidad y descargas > 1 m3 s-1), que se entrelazan y confunden con la red hidrográfica de barrancos y arroyos (Gómez-Gutiérrez et al., 2011). La capacidad de transporte de una cárcava de fondo de valle es muy elevada, siendo capaz de movilizar rocas de varias decenas de cm de diámetro. Desde el punto de vista de su control, se acuden a técnicas de corrección transversal como diques, o longitudinales, como escolleras, así como otras muchas acciones relacionadas con la revegetación de la cárcava destinadas a disminuir el influjo de escorrentía en la cabecera y estabilizar los taludes y el lecho (Gómez et al., 2011). Todas estas técnicas, sin embargo, son altamente costosas en tiempo y recursos, y complejas de planificar e implementar en el terreno, ya que normalmente han de efectuarse a nivel de cuenca hidrográfica para que sean verdaderamente efectivas.

foto
Figura 4. Formación de una cárcava efímera por evolución de surcos (foto: M.I. Cano).
foto
Figura 5. Formación de cárcavas debido a drenajes de carreteras. a) JV-2338, Torredelcampo (Jaén); b) A-311, Fuerte del Rey (Jaén); c) JV-2311, Bailen (Jaén).
foto
Figura 6. Ensanchamiento de cárcavas por deslizamientos del talud. a) Finca ‘El Cortijuelo’, Martos (Jaén) (foto: A. Moreno); b) Finca ‘Rentillas bajas’, Bailén (Jaén).

Metodologías empleadas en la medida de la erosión en el olivar

Dada la complejidad del fenómeno erosivo, se comprende que su estudio haya de abordarse a varias escalas espaciales, que van desde la parcela agrícola hasta la cuenca hidrográfica (nivel regional). Cada escala de estudio, a su vez, permite o requiere un tipo de aproximación metodológica determinada (Merritt, 2003).

Medidas de la erosión laminar y en surcos

Se han realizado medidas empíricas de la pérdida de suelo en olivares mediante la instalación de parcelas experimentales, que acotan zonas de ladera de superficie variable (habitualmente, de 50 a 500 m2) en las que se recogen las aguas de escorrentía y los sedimentos que contienen tras un episodio de lluvia natural o simulada. Con este método se estima, principalmente, la pérdida de suelo debida a erosión laminar y en pequeños surcos, ya que las cárcavas normalmente exceden la dimensión de la parcela y no permiten su correcta caracterización. Las parcelas experimentales se han empleado frecuentemente en el olivar y han permitido comparar de forma precisa las pérdidas de suelo asociadas a distintos manejos. Gómez et al. (2009) encuentran la máxima pérdida en laboreo convencional (23 Mg ha-1 año-1), mientras que Durán et al. (2009) asocian las mayores pérdidas a sistemas de no-laboreo con suelo desnudo (19 y 17 Mg ha-1 año-1, respectivamente). En los casos citados, las parcelas con cubierta vegetal, u hojas y restos de poda picada como demuestran Lozano-García et al. (2011), arrojaron valores muy inferiores de pérdida de suelo.

Dada la gran variabilidad del suelo, resulta difícil generalizar medidas empíricas puntuales a otras localizaciones. Para ello se aplican modelos de base estadística, que permiten la extrapolación de los resultados de parcelas experimentales a nivel regional. Entre estos modelos destacan los que emplean la metodología tipo RUSLE (Renàrd et al., 1997), de gran aplicabilidad hoy en día gracias a la creciente disponibilidad de datos topográficos de elevada resolución, como los modelos digitales de elevación (MDE) basados en LiDAR, a la extensión de las técnicas de teledetección (imágenes aéreas y de satélite), y al empleo de los sistemas de información geográfica (SIG). El inventario nacional de erosión del suelo (INES) es una fuente importante de datos sobre pérdidas de suelo potenciales basado en RUSLE. Según INES (2004), la superficie afectada por erosión de la provincia de Jaén es la mayor de Andalucía y una de las mayores de España. Las tasas de erosión en la Provincia arrojan un valor medio de 32 Mg ha-1 año-1, con más de 1.000 km2 con tasas extremas superiores a los 100 Mg ha-1 año-1. Tal como indican Romero et al., (2007), comparado con las medidas experimentales, RUSLE tiende a sobrestimar las pérdidas de suelo intensas. Este puede ser el caso del olivar, donde la erosión estimada en parcelas suele ser inferior a 25 Mg ha-1 año-1 (inferiores incluso a 1 Mg ha-1 año-1 en olivares con cubierta), mientras que RUSLE suele arrojar valores medios de hasta 80 Mg ha-1 año-1 (López-Cuervo et al., 1990; Gómez et al., 2003) o 100 Mg ha-1 año-1 en el caso de fincas de no laboreo sobre margas (Vanwalleghem et al., 2011). En los últimos años, se dispone de un modelo RUSLE a nivel europeo (Panagos et al., 2015) con una resolución aún mayor que INES (100 m), que arroja valores medios para el olivar de la provincia de Jaén muy similares al anterior (40 Mg ha-1 año-1). Se prevé que este modelo se emplee de forma estándar en el seguimiento y monitorización de las buenas prácticas agrarias y medioambientales especificadas en la política agraria común (PAC), que estima como insostenible toda tasa de erosión superior a 5-10 Mg ha-1 año-1 (Panagos et al., 2015).

Estimaciones globales de la erosión en cuencas mediante modelización

Es importante subrayar que una parte significativa de las pérdidas de suelo estimadas en parcelas experimentales o con RUSLE, son re-depositadas en otras zonas adyacentes donde la pendiente es menor, o transportadas por la red hidrográfica fuera de la cuenca. En este sentido, ambas metodologías aportan poca información acerca de la cantidad real de sedimentos aportados a escala de cuenca hidrográfica (Merritt, 2003). Ramos et al. (2008) demuestran mediante sustracción de MDE de alta precisión la removilización de material en una ladera de olivar en Lahiguera (Jaén), con acumulación neta en la parte baja de la misma. Por otra parte, Calero et al. (2015) estimaron una transferencia neta de la erosión producida en la cuenca olivarera vertiente al embalse de Doña Aldonza (Jaén) de sólo el 3%. Así, las aportaciones de sedimentos parecen ser netamente inferiores a lo estimado por RUSLE, lo que implica que gran parte del material erosionado es simplemente re-depositado dentro de la misma cuenca.

Los estudios a nivel de cuenca, por tanto, nos dan una visión más completa del proceso erosivo, incluyendo los fenómenos de erosión debida a cárcavas. En olivar se han aplicado modelos de base física y/o conceptual como AnnAGNPS (Taguas et al., 2012). Estos autores estiman pérdidas de suelo de entre 2 Mg ha-1 año-1, (suelos con cubierta y medidas de control de cárcavas) y 4 Mg ha-1 año-1 (laboreo tradicional sin medidas de control de cárcavas), valores más coherentes con los valores de transferencia de cuencas a embalses antes comentados. Se trata, en cualquier caso, de modelos complejos que requieren gran cantidad de inputs, así como calibraciones relativamente complejas de llevar a cabo, al requerir medidas empíricas de caudales de escorrentía y sedimentos en cuencas experimentales de extensión controlada.

Estimación de la erosión en cárcavas mediante técnicas geomáticas

Más allá de la modelización, la evolución de sistemas de cárcavas en el tiempo puede abordarse a través de levantamientos geométricos directos. Éstos se fundamentan en técnicas geomáticas que van desde la captura de puntos discretos mediante topografía clásica y GNSS, o masiva desde LiDAR (terrestre o aéreo), hasta la captura de imágenes de distinta resolución. Para la caracterización superficial (anchura y longitud) hoy día resulta suficiente con el empleo de ortofotografía aérea, o en su defecto imágenes de satélite de alta resolución. En un estudio del olivar de los términos de Torredelcampo, Fuerte del Rey y LaHiguera (Jaén), sobre una extensión de más de 100 km2, nuestro grupo de investigación (Ribeiro, 2018) ha obtenido un incremento en la densidad lineal de cárcavas entre 2009 y 2011 de 1,15 a 2 km km-2, respectivamente (Figura 7). Se trata de valores incluso superiores a los rangos más elevados definidos por Gómez (2015) para Andalucía. Así mismo, en un seguimiento fotogramétrico de 5 grandes sistemas de cárcavas de fondo de valle en la zona de Santo Tomé (Jaén), llevado a cabo entre los años 2009 y 2013, Alarcón-Torres (inédito) encuentra incrementos de anchura medios del 40%.

foto

Figura 7. Medida del aumento en la densidad lineal de cárcavas entre 2009 y 2011 mediante fotointerpretación (Fuerte del rey, Jaén). a) Fotografía aérea 2009; b) Fotografía aérea 2011; c) Fotografía aérea 2009 indicando las cárcavas registradas (1,15 km km-2); d) Fotografía aérea 2011 indicando las cárcavas registradas (2,00 km km-2).

La estimación de la profundidad y el volumen de cárcavas requiere, no obstante, otras aproximaciones que permitan una reconstrucción en 3D del terreno. Para ello, se han empleado métodos topográficos, como la medida mediante distanciómetro laser y estación total, así como métodos microgeodésicos o fotogramétricos (Castillo et al., 2012). A partir de medidas topográficas en cárcavas de nueva aparición, Ribeiro (2018) estima volúmenes de suelo removidos de entre 148 y 3.980 m3, correspondientes a tasas de pérdida de suelo de entre 3 y 70 Mg ha-1 año-1, respectivamente. Por su parte, Diaz (2017) estima mediante un MDE de alta resolución (20 cm) generado mediante GPS, una pérdida de suelo de 7.960 m3 y 83 Mg ha-1 año-1. En ambos casos, la pérdida de suelo estimada en las cárcavas multiplicaba entre 2 y 30 veces la erosión potencial arrojada por RUSLE para la misma localización. El problema de los levantamientos directos, sea mediante mediadas topográficas o microgeodésicas, es su relativamente elevado coste en tiempo y recursos.

La captura de imágenes, desde la fotogrametría terrestre con cámaras no métricas (Castillo et al., 2012), hasta la aérea mediante vehículos aéreos no tripulados (UAV) (López-Vicente y Álvarez, 2018) o plataformas aéreas convencionales (Martínez-Casanova, 2003), suele ser más ventajosa en la relación precisión/coste para la obtención de MDE. Además, son adaptables en extensión y resolución, desde algunos metros hasta decímetros o incluso centímetros en los vuelos UAV (Fernández et al., 2016), y más fácilmente reproducibles, permitiendo además realizar estudios retrospectivos, cuando se incorporan vuelos fotogramétrico históricos. Tan sólo el LiDAR permite mejorar las prestaciones en la obtención de MDE (Castillo et al., 2012) y favorece la obtención de modelos digitales del terreno (MDT) mediante clasificación de la nube de puntos; si bien, su reciente desarrollo restringe la escala temporal de estudio de las cárcavas a los últimos años.

Nuestro grupo de investigación aplica actualmente este tipo de medidas al seguimiento y monitorización de cárcavas de fondo de valle en el olivar de Jaén. Mediante sustracción de MDT reconstruidos a partir de fotografía aérea histórica (1977 – 2016), Fernández et al. (enviado a publicación) han estimado incrementos de profundidad y de pérdidas de suelo acumuladas del orden de 1.747 m y 57.226 m3, respectivamente, en un tramo de 1.000 m de longitud de una cárcava en la localidad de Torredelcampo (Jaén), resaltando que una tercera parte de la pérdida de volumen se concentró en el periodo 2009 - 2011 (Figura 8). Datos similares se observan en otras cárcavas grandes en los términos de Bailén e Ibros, también en la provincia de Jaén. El avance del proceso de acarcavamiento obtenido por nuestro grupo de investigación, tanto a nivel de densidad lineal como de volumen, son consistentes con las indicadas por otros autores en olivar (Hayas et al., 2017) lo que, al fin y al cabo, da cuenta de la enorme gravedad del proceso.

foto
Figura 8. Evolución en un tramo de 1 km de una cárcava de fondo de valle (Torredelcampo, Jaén), indicando una pérdida de volumen media de 18860 m3 y un aumento medio de la profundidad de 0,89 m. a) fotografía aérea de la cárcava en 2009; b) Fotografía aérea de la cárcava en 2011; c) sustracción del modelo digital del terreno de 2011 al de 2009; d) histograma de las diferencias en profundidad entre ambos modelos.

Implicación social y económica de la erosión en Jaén

Además de los factores geo-ecológicos locales (litología, topografía, clima), las elevadas tasas de erosión probablemente responden a cambios en el sistema de cultivo y uso del suelo (Guzmán-Álvarez et al., 2009). La extensión del olivar hacia áreas naturales u ocupadas por otros cultivos ha sido el cambio de uso de suelo más importante en la provincia en los últimos 250 años (Garrido-González, 2007). A ello se suma que solo un 20% del olivar de Jaén presenta cubierta vegetal permanente (MAGRAMA, 2015), a pesar de que tales medidas se hallan claramente reguladas en el marco legislativo agroambiental actual: Política Agraria Común 2014-2020 (EC, 2005); RD 1078/2014 de 20 de diciembre, sobre las medidas de condicionalidad para el régimen de Pago directo (BOE, 2014); y Decreto 103/2015 de 19 de marzo, Plan Director del Olivar (BOJA, 2015). Todo esto provoca una aceleración en las tasas de erosión, como en el estudio a largo plazo de Vanwalleghem et al. (2011) donde se estima un incremento de la pérdida de suelo del 100% (desde 30 Mg ha-1 año-1 en 1.750 hasta más de 60 Mg ha-1 año-1 en 2.011), con pérdidas de espesor de hasta 52 cm.

La erosión también supone una pérdida económica, aunque ésta es difícil de valorar ya que además de la pérdida de la productividad del suelo (pérdida de nutrientes, de agua, etc.), se han de considerar efectos ex-situ como la colmatación de embalses o el daño a infraestructuras. En USA, Pimentel et al. (1995) estiman una pérdida media de 174 $ ha-1 año-1 en cultivo de maíz para un nivel de erosión de 17 Mg ha-1 año-1. De estos, el mayor coste se produciría in-situ (130 174 $ ha-1 año-1), con pérdida de hasta un tercio de la fertilización de N y P y un equivalente a 750 m3 ha-1 debido a la disminución del agua útil del suelo. Respecto a los efectos ex-situ, destacarían los daños a infraestructuras, hasta 4 mil millones $ al año, o el agravamiento de las inundaciones debido al sedimento acumulado en embalses y riberas (939 millones $ al año). En total, estos autores valoran en 44 mil millones $ al año. Trabajos más recientes, como Uri (2001), estiman una cantidad cercana, si bien algo inferior (38 mil millones $ al año).

 

En nuestro entorno geográfico, Colombo et al. (2003) valoran los daños por erosión entre 42 y 72 € ha-1 año-1 en un estudio en la cuenca alta del Genil, mientras que Taguas y Gómez (2015) llegan a establecer las pérdidas hasta en 100 € ha-1 año-1 para olivares de sierra de escaso espesor, mientras que Montanarella et al. (2007) establecen costes de hasta 118 € ha-1 año-1 para niveles erosivos altos (olivar de Jaén), resaltando que aproximadamente el 90% de las pérdidas son debidas a efectos ex-situ. Es probable, aunque no se haya cuantificado, que gran parte de las pérdidas económicas en el área de estudio asociadas al deterioro de caminos rurales, inundaciones o colmatación de embalses, se deban a los efectos ex-situ de la erosión (Calero et al., 2015). En este sentido, cabría preguntarse qué porcentaje de los costes estimados para los episodios de inundaciones ocurridos en 2010 en la ribera del Guadalquivir (4,5 millones €, según datos Diputación Provincial de Jaén), o de los 19 millones € del Plan Encamina2 destinados en 2011 al arreglo de caminos rurales (datos Consejería Agricultura y Pesca, Junta de Andalucía) podrían achacarse a la intensa erosión de nuestros olivares (Figura 8).

Referencias bibliográficas

  • Alarcón-Torres, J.A., (inédito). Estudio de la evolución de un conjunto de cárcavas entre 2009 y 2013.
  • BOE 2014. Real Decreto 1078/2014, de 19 de diciembre, por el que se establecen las normas de la condicionalidad que deben cumplir los beneficiarios que reciban pagos directos, determinadas primas anuales de desarrollo rural, o pagos en virtud de determinados programas de apoyo al sector vitivinícola. http://www.boe.es/boe/dias/2014/12/20/pdfs/BOE-A-2014-13259.pdf
  • BOJA 2015. Decreto 103/2015, de 10 de marzo, por el que se aprueba el Plan Director del Olivar. https://www.juntadeandalucia.es/boja/2015/54/BOJA15-054-00147-4877-01_00066097.pdf
  • Calero, J.; Del Moral J.D.; García-García, F. (2015). Evolución morfosedimentaria de la transformación de un embalse en un humedal (Embalse de Doña Aldonza, Alto Guadalquivir). Proc. IV Jornadas de Ingeniería del Agua, 145-154.
  • Calero, J.; Aranda, V.; Montejo-Ráez, A.; Martín-García J.M. (2018). A new soil quality index based on morpho-pedological indicators as a sitespecific web service applied to olive groves in the Province of Jaen (South Spain). Computers and Electronics in Agriculture, 146, 66-76.
  • Colombo, S.; Calatrava-Requena, J.; Hanley, N. (2003). The economic benefits of soil erosion control: An application of the contingent valuation method in the Alto Genil basin of Southern Spain. Journal of Soil and Water Conservation 6: 367-373.
  • CAP, Consejería de Agricultura y Pesca. (2015). El sector del aceite de oliva y la aceituna de mesa en Andalucía, Consejería Agricultura y Pesca - Junta de Andalucía.
  • Carpena, R.; Moya, F.; Mellado, I.; Colomo, C.; Bédmar, P.; Gil, D.; Calero, J.; Pérez, A., Fernández, T.; Sánchez, M.; Tovar, J. (2017). Análisis de riesgos asociados a las infraestructuras viarias de la Diputación Provincial de Jaén, IX Simposio Nacional sobre Taludes y Laderas Inestables, Santander, pp. 335-346.
  • Castillo, C., Pérez, R., James, M.R., Quinton, J.N., Taguas, E.V., Gómez, J.A. (2012). Comparing the Accuracy of Several Field Methods for Measuring Gully Erosion. Soil Sci. Soc. Am. J. 76, 1319-1332.
  • CHG (2010): Plano hidrológico, Memoria. www.chguadalquivir.es
  • Diaz, P. (2017). Análisis espacio-temporal de la erosión en cárcavas en el olivar. Aplicación de técnicas microgeodésicas. Trabajo Fin de Grado, Universidad de Jaén.
  • Durán, V.H., Rodríguez, C.R., Arroyo, I., Martínez, A., Francia, J.R., Cárceles, B. (2009). Soil conservation measures in rainfed olive orchards in South-Eastern Spain: impacts of plant strips on soil water dynamics. Pedosphere 19, 453-464.
  • EC, European Commission. 2005. Commission Regulation (EC) No. 2183/2005 of 22 December 2005 amending Council Regulation (EC) No. 1782/2003 establishing common rules for direct support schemes under the common agricultural policy and establishing certain support schemes for farmers and amending Regulation (EC) No. 795/2004 laying down detailed rules for the implementation of the single payment scheme provided for in Council Regulation (EC) No. 1782/2003.
  • Fernández, T., Sánchez-Gómez, M., Tovar, J., Calero, J. (enviado a publicación). Intense gully erosion events in olive groves from photogrammetrical historical reconstructions. Land Degradation and Development.
  • Fernández, T., Pérez, J.L., Cardenal, J., Gómez, J.M., Colomo, C.M., Delgado, J. (2016). Analysis of Landslide Evolution Affecting Olive Groves Using UAV and Photogrammetric Techniques. Remote Sensing, 8 (10): 837.
  • Garrido-González, L. (2007). Difusión del olivar y consolidación de una cultura del aceite en la Provincia de Jaén (1750-1880). Bol Inst. Est. Giennenses 195, 415-442.
  • Gómez, J.A. (2015). Procesos erosivos en olivar en Andalucía a diferentes escalas: entendimiento, magnitud, implicaciones e intentos de control. Proc. IV Jornadas de Ingeniería del Agua 145-154.
  • Gómez, J.A. Battany, M., Renschler, C.S. and Fereres, E. (2003). Evaluating the impact of soil management on soil loss in olive orchards. Soil Use Manag. 19, 127-134.
  • Gómez, J.A., Sobrinho, T.A., Giráldez, J.V. and Fereres, E. (2009). Soil management effects on runoff, erosion and soil properties in an olive grove of Southern Spain. Soil & Tillage Research 102, 5–13.
  • Gómez, J.A., Taguas, E.V., Vanwallenghen, T., Giráldez, J.V., Sánchez, F., Ayuso, A., Lora, A.; Mora, J. (2011). Criterios técnicos para el control de cárcavas, diseño de muros de retención y revegetación de paisajes agrarios. Consejería de Agricultura y Pesca, Junta de Andalucía, 58 pp.
  • Gómez-Gutiérrez, A., Schnabel, S., Lavado, F. (2011). Procesos, Factores y Consecuencias de la Erosión por Cárcavas; Trabajos desarrollados en la Península Ibérica. Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles 55, 59-80.
  • Guzmán-Álvarez, J.R., Gómez, J.A., Rallo, L. (2009). Sostenibilidad de la producción de olivar en Andalucía. Consejería de Agricultura y Pesca, Junta de Andalucía.
  • Hayas, A., Vanwalleghen, T., Laguna, A., Peña, A., Giráldez, J.V. (2017). Reconstruction long-term gully dynamics in Mediterranean agricultural areas. Hydrol. Earth Systs. Sci., 21, 235-249.
  • INES, Inventario Nacional de Erosión de Suelos. (2006). Provincial de Jaén, escala 1:250.000. Min. Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Madrid, 398 pp.
  • Kaiser, J. (2004). Wounding Earth’s fragile skin. Science 5667, 1616-1618.
  • Lal, R. (1998). Soil Quality and Agricultural Sustainability. CRC Press, Chelsea MI.
  • Lal, R. (2002). Encyclopedia of Soil Science. Marcel Dekker Inc, New York
  • López-Cuervo, S. (1990). La erosión en los suelos de Andalucía. Congresos y Jornadas de Agricultura y Pesca 17/90. Sevilla, España.
  • López-Vicente, M., Álvarez, A. (2018). Influence of DEM resolution on modeling hydrological connectivity in a complex agricultural catchment with woody crops. Earth Surf. Process. Landforms. DOI: 10.1002/esp.4321.
  • Lozano-García, B.; Parras-Alcántara, L.; Del Toro, M. (2011). Effects of oil mill wastes on surface soil properties, runoff and soil losses in traditional olive groves in southern Spain. Catena 85, 187-193.
  • MAGRAMA. (2015). Encuesta sobre superficies y rendimientos de los cultivos. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Madrid, España.
  • Martínez-Casanova, J.A. (2003). A spatial information technology approach for the mapping and quantification of gully erosion. Catena 50, 293-308.
  • Merritt, W.S., Letcher, R.A., Jakeman A.J. (2003). A review of erosion and sediment transport models. Environmental Modelling & Software, 18, 761–799
  • Montanarella, L., Grimm, M., Viellefont, V., Puigdefabregas, J. (2007). Pan-European Soil Erosion Risk Assessment: The PESERA Map, version 1, Explanation of Special Publication Ispra 2004 No.73 (S.P.I.04.73). European Soil Bureau Research Report No.16,18pp. and 1 map. Office for Official Publications of the European Communities.
  • Oldeman, L.R.; Hakkeling, R.T.A.; Sombroek, W.G. (1991). World Map of the Status of Human-Induced Soil Degradation: An Explanatory Note. UNEP and ISRIC, Wageningen.
  • Panagos P., Borrelli, P Poesen J., Ballabio C., Lugato, E. (2015). The new assessment of soil loss by water erosion in Europe. Env Sci Policy, 54: 438-457.
  • Pimentel, D., Harvey, C., Resosudarmo, P., Sinclair, K., Kurtz, D., McNair, M., Crist, S., Shpritz, L., Fitton, R., Saffouri, R., Blair, R. (1992). Environmental and economic costs of soil erosion and conservation benefits. Science 5201, 1117-1123.
  • Poesen, J., Natchtergaele, J., Verstraeten, G., Valentin, C., (2003). Gully erosion and environmental change: importance and research needs. Catena 50, 91-133.
  • Ramos, M. I.; Feito, F. R.; Gil, A. J.; Cubillas, J. J. (2008). A study of spatial variability of soil loss with high resolution DEMs: a case study of a sloping olive orchard in southern Spain. Geoderma. 148: 1-12.
  • Renàrd, K.G., Foster, G.R., Weesies, G.A., McCool, D.K., Yoder, D.C. (1997). Predicting soil erosion by water: A guide to conservation planning with the Revised Universal Soil Loss Equation (RUSLE). Agricultural Research Service (USDA-ARS) Handbook 703. USA, Washington DC.
  • Ribeiro, A. (2018). Análisis de erosión hídrica de suelos: avance de cárcavas en olivares. Trabajo Fin de Máster. Universidad de Jaén.
  • Romero, P., Castro, G., Gómez, J.A. (2007). Curve numbers values for olive orchards under different soil management. Soil Sci. Soc. Am. Journal 71, 1758-1769.
  • Taguas, E.V., Gómez, J.A. (2015). Vulnerability of olive orchards under the current CAP (Common Agricultural Policy) regulations on soil erosion: a study case in Southern Spain. Land Use Policy 43, 683-694.
  • Taguas, E.V., Yuan, Y., Bingner, R.L., Gómez, J.A. (2012). Modeling the contribution of ephemeral gully erosion under different soil managements: a case study in an olive orchard microcatchment using the AnnAGNPS model. Catena 98, 1–16.
  • Valentín, C., Poesen, J., Li, Y. (2005). Gully erosion: impacts, factors and control. Catena 63, 132-153.
  • Uri, N.D. (2001). Agriculture and the environment – the problema of soil erosion. Journal of Sustainable Agriculture 16, 71-91.
  • Vanwalleghem, T., Amate, J.I., de Molina, M.G., Fernández, D.S., Gómez, J.A. (2011). Quantifying the effect of historical soil management on soil erosion rates in Mediterranean olive orchards. Agriculture Ecosystems and Environment 142, 341–351.

Suscríbase a nuestra Newsletter - Ver ejemplo

Contraseña

Marcar todos

Autorizo el envío de newsletters y avisos informativos personalizados de interempresas.net

Autorizo el envío de comunicaciones de terceros vía interempresas.net

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Protección de Datos

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

EtstierrasJornadas Interempresas/Tierras Congresos: Iº congreso gestión sostenible  del sueloJornadas Interempresas/Tierras Congresos: cereales

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS