Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Impresión 3D - Fabricación aditiva

Impacto social de la impresión 3D, y por qué debe importarnos

Nora Toure, directora Sales & Service Factory Operations en Fast Radius y fundadora de Women in 3D Printing

27/10/2020
foto
Nora Toure, fundadora de Women in 3D Printing.

Como fundadora de Women in 3D Printing, a menudo me hacen dos preguntas:

  1. ¿Por qué comencé con esta plataforma?
  2. En mis 10 años de trabajo en la industria de la fabricación aditiva, ¿he visto algún cambio positivo en términos de igualdad de género? y, más ampliamente, ¿qué pienso sobre el impacto social de la impresión en 3D?
Siendo alguien que fue estudiante modelo, que nunca faltó a la escuela, nunca tuvo una multa de tráfico, siempre paga sus impuestos a tiempo y estudió Derecho porque quería hacer lo correcto para el mundo, siempre me siento profundamente ofendida cuando veo una injusticia, alguien que hace trampas, o simplemente no juega según las reglas.

Más que ofendida, me siento triste y pienso que las cosas pueden ponerse feas. Sí, no querrías sentarte a mi lado cuando veo las noticias. La realidad es que se pone feo muy rápido, especialmente hoy en día.

Deberíamos hacer un mejor trabajo

Cuando me enamoré de la impresión en 3D, no fue sólo por el aspecto técnico de la misma —claro, ver una impresora 3D en acción es algo hermoso— pero para mí, lo que es aún más interesante de presenciar es el impacto social, económico y ambiental que esta tecnología puede y debe tener.

Así que, cuando en 2014 empecé a ser consciente de que la fabricación aditiva y la impresión 3D no estaban cumpliendo todas las promesas que podía ver para ello, decidí que, en lugar de lamentarlo, intentaría hacer algo al respecto. Creo sinceramente que la fabricación aditiva es una de las industrias tecnológicas que podría dar ejemplo en términos de igualdad de género. No hay absolutamente ninguna razón para el porcentaje tan pobre de mujeres profesionales en la fabricación aditiva (¡apenas un 13%!). Esta es una subindustria tan nueva, comparada con la industria manufacturera global, que la página está casi en blanco. Y el número de mujeres graduadas de la escuela de Ingeniería no debería importar ya que la barrera de entrada no está en la formación ni en el título que tienes.

foto

Cuando creé la comunidad Women in 3D Printing, decidí abordar un tema que me era cercano y que me preocupaba directamente: la igualdad de género en la fabricación aditiva. Pero hay mucho potencial para que la fabricación aditiva tenga un impacto social aún mayor:

  • Diversidad en un sentido más amplio: tanto la industria tecnológica como la manufacturera adolecen de falta de diversidad. Nosotros no somos una excepción, ni mucho menos.¿Cómo abordamos eso? Podéis encontrar más información en nuestro último informe especial sobre diversidad en la fabricación aditiva: 2020 edición especial sobre diversidad e inclusión: Diversity for Additive Manufacturing special report: 2020 special edition on Diversity and Inclusion
  • Materiales y procesos respetuosos con el medio ambiente: claro, la impresión en 3D es una tecnología más ecológica que la mayoría, pero seamos honestos, aún está lejos de conseguir todo su potencial. ¿Cómo podemos crear tecnologías y materiales que no tengan un impacto negativo en el medio ambiente?
  • Sociedad y Economía: no es ninguna novedad que la fabricación aditiva, es una herramienta fantástica para los principiantes, especialmente porque es una herramienta fácil de usar cuando se trata de máquinas de escritorio, y porque el software se ha democratizado ampliamente en los últimos años.. Pero, ¿cómo podemos hacer un trabajo aún mejor para permitir la creación de nuevos negocios, especialmente en áreas remotas?

¿Dónde está mi coche volador?

Nuestro mundo se mueve rápido, no hay duda, pero este ritmo se basa en lo rápido que va el software. La innovación en la fabricación y el hardware es todavía demasiado lenta. Estamos en el año 2020: Si soy honesta, esperaba coches voladores a estas alturas...

Nuestras complejas cadenas de suministro fueron modeladas en los años 90 y no han evolucionado mucho desde entonces: la gestión de la cadena de suministro busca igualar la demanda con la oferta manteniendo un inventario mínimo, pero a medida que la demanda crece y se globaliza, los inventarios y la logística se convierten en monstruos por sí mismos, lo que conlleva altos costes de almacenamiento y envío, más tiempo de inactividad, toneladas de residuos innecesarios, explosión de emisiones de CO2 y un dolor de cabeza para cualquiera que trate de involucrarse en esto.

Y todo esto sucede mientras tenemos una herramienta casi perfecta disponible. La fabricación distribuida no debería ser una pregunta sino una realidad ya. Y para algunos, lo es: desde los service bureau que permiten la fabricación de piezas de calidad industrial desde cualquier lugar, hasta el almacenamiento digital y las soluciones de fabricación distribuida.

De verde a más verde

¿Cómo tiene esto algo que ver con el impacto social? Gracias por preguntar. En mi opinión, la obsolescencia programada es un peligro ambiental que debe ser arreglado. Aunque no hay datos que den cuenta de la huella de carbono del comercio mundial de piezas de repuesto solamente, sabemos que “el transporte marítimo representa entre el 2% y el 3% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero; a menudo se compara con Alemania en términos de la escala de emisiones”, según el Foro Económico Mundial. Si podemos reducir, aunque sea ligeramente, el transporte marítimo mundial, no hay duda de que debería tener un impacto positivo en las emisiones de CO2.

Como se ha mencionado anteriormente, la fabricación aditiva es más respetuosa con el medio ambiente que la fabricación sustractiva, por todas las razones que conocemos (esencialmente menos residuos), y porque permite la fabricación distribuida. La Additive Manufacturing Green Trade Association, dirigida por Sherry Handel, está haciendo un gran trabajo en la promoción de los beneficios ambientales de la fabricación aditiva. Dicho esto, tenemos que hablar de nuestros propios materiales y procesos: ¿Cómo es que estamos considerando la fabricación aditiva para la exploración espacial y la colonización de Marte, pero no somos capaces de encontrar materiales más ecológicos que los polímeros aquí en la Tierra? El PLA es genial, pero no es perfecto y no siempre es la opción adecuada para la impresión en 3D. Las opciones metálicas pueden ser buenas alternativas ya que las piezas suelen durar más que las de plástico, pero los procesos de impresión 3D en metal no son del todo respetuosos con el medio ambiente, por desgracia. ¿Podría ser la cerámica la respuesta? El posprocesamiento probablemente necesita ser optimizado y las aplicaciones probadas más ampliamente, pero es una solución que vale la pena explorar.

La impresión en 3D es un facilitador

Siempre me ha impresionado el modelo de microfinanciación de Muhammad Yunus. Puede que sea un poco exagerada, pero en realidad veo un paralelismo entre la autosuficiencia financiera que permite la microfinanciación y la autosuficiencia de fabricación que permite la impresión en 3D.

Sigo viendo ejemplos de cambios de carrera, negocios que se crean o se amplían gracias a la fabricación aditiva.

Recientemente me encontré con la historia de Melissa Guerrero: ella creó el grupo de Facebook Dallas3DPrintersClub como una respuesta local a la escasez de EPI durante la crisis de COVID-19, a pesar de que no era una profesional de la fabricación aditiva. Ahora está considerando una carrera en la impresión 3D.

Hay cientos de historias similares, por supuesto, y algunas de ellas se pueden encontrar a través de los programas de 3DAfrica. El lema de 3DAfrica, —Transformar el continente de 'Ayuda a África' a 'Hecho en África'— es revelador de su misión. La historia de Afoma me pareció particularmente poderosa: Afoma, el propietario de Hair Wizard en Nigeria, diseñó un secador de pelo recargable, desmontable y sin cables impreso en 3D. Como puede fabricarlo localmente, ya no necesita viajar a China cada año para comprar productos estandarizados a granel. Incluso encontró la oportunidad de vender este nuevo producto a otros cosmetólogos de Nigeria.
Mi conclusión de estas dos historias es que la impresión 3D es un facilitador.

Ni Melissa ni Afoma se dedicaban a la fabricación antes de adoptar la impresión 3D. Afoma aprendió las habilidades que necesitaba para responder a su problema de suministros en las clases de diseño e impresión 3D proporcionadas por un programa local, mientras que Melissa obtuvo todo lo que pudo de Internet.

Escribiendo estas palabras en 2020, no puedo ignorar cómo el COVID-19 está impactando nuestra forma de trabajar. Mientras intentamos volver a la normalidad, para algunos, la nueva normalidad será completamente diferente de lo que hemos conocido hasta ahora: Facebook anunció recientemente que cambiará la mayor parte de su fuerza laboral al trabajo remoto, y No me sorprendería ver cada vez más de estos anuncios en los próximos meses. Pero el trabajo remoto no es una opción universal, especialmente para quienes trabajan en la industria manufacturera. Entonces, mi pregunta a los proveedores de software, las soluciones de flujo de trabajo de fabricación aditiva y los OEM de impresoras 3D es: ¿Cómo podemos respaldar la fabricación distribuida mientras maximizamos el trabajo remoto para los operadores?

De acuerdo con las nuevas formas de trabajar, la fabricación aditiva también es un facilitador para un trabajo más rápido, y estoy deseando ver más aplicaciones de la impresión 3D de hormigón en la construcción de viviendas, pero también aplicaciones más convencionales y accesibles en bioimpresión.

De la comunidad a la industria

Un hecho interesante sobre la fabricación aditiva tal como la conocemos es que pasamos de ser una comunidad de fabricantes a una industria profesional real. Todavía hay una comunidad de makers de corazón, pero bastantes de las empresas que comenzaron en el mercado B2C cambiaron a lo largo de los años y ahora están claramente persiguiendo modelos B2B: Service Bureu como Sculpteo y Shapeways, pero también empresas de makers de corazón como MakerBot y 3D Hubs ya han operado estas transiciones suaves.

Aunque, como hemos visto con nuestro apego a las ferias comerciales de la industria, mantenemos nuestro sentido de comunidad en todo lo que hacemos. Debo decir que tenemos grandes comunidades a las que agradecer por eso: E-nable, 3DHeals, AMUG, Prusa... ¡y muchas más!

Estoy más que agradecida con nuestra increíble comunidad de Women in 3D Printing. Sigo impresionada y empoderada por todas las mujeres líderes que comparten sus historias con nosotros cada semana, pero también por nuestras 80 embajadoras que están acercando a Women in 3D Printing a sus hogares. Si estás interesado en continuar la discusión sobre el impacto social de la fabricación aditiva en un sentido más amplio mientras celebras los logros de Women in 3D Printing, estás invitado a unirte a nosotros en nuestra primera conferencia anual, TIPE 3D Printing, con temas que cubren Tecnología, Industria, Personas y Economía.

#BeTheTIPE

Empresas o entidades relacionadas

Women in 3D Printing

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Construcción Industrializada

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS