Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Impresión 3D - Fabricación aditiva

La impresión 3D ha llegado para quedarse y para que la sociedad, y en última instancia las empresas, apuesten de verdad por la sostenibilidad

La impresión 3D o la apuesta por la sostenibilidad en la fabricación

Redacción Interempresas13/02/2020

Menor consumo de material y de energía, eliminación del stock y producción a demanda y una reducción notable de la huella de carbono son algunas de las ventajas que posicionan a la tecnología 3D como una de las principales vías de fabricación sostenible. El futuro se pinta en verde. En todos los sectores se están poniendo los cimientos necesarios para el cambio de paradigma que la crisis medioambiental exige. También en el área de la producción, que ve en las nuevas tecnologías como la fabricación aditiva la herramienta más útil en este sentido.

foto
José María Ferrándiz, director de la Línea de Negocio 3D de Grupo Solitium.

Ejemplos hay muchos. La firma de moda Mango, por poner uno, ya produce piezas de bisutería en impresión 3D con materiales sostenibles en una clara muestra de su compromiso por la innovación y la sostenibilidad; y la firma de ingeniería industrial Ficep S3 produce desde hace tiempo cuando lo necesita y personalizadas piezas de maquinaria industrial impresas en 3D, con lo que optimiza cada nueva tirada y reduce significativamente la aparición de residuos.

Aunque la fabricación aditiva no nació con el ánimo de convertirse en la solución ecológica a la producción tradicional, si es cierto que “su uso no genera el volumen de desperdicios que produce la fabricación por sustracción o el fresado CNC”, explica José María Ferrándiz, director de la Línea de Negocio 3D de Grupo Solitium. “Además — continúa el ingeniero— permite la reusabilidad del material sobrante en el proceso de fabricación de piezas; reduce notablemente los tiempos de producción que suponen un importante ahorro de energía; ofrece la posibilidad de fabricar sin moldes y adhoc; elimina el stock y por tanto evita la necesidad de espacios de almacenaje; y genera menos CO2 total que fabricar en China grandes cantidades, transportarlas a Europa y, a veces, destruir aquello que no se llega a usar”.

Reciclado de materiales

Todo este potencial sostenible aparecía, hasta ahora, siempre en un discreto segundo plano, pues el económico invadía la escena. No en vano, la impresión 3D permite un notable ahorro de costes y posiciona a la industria en el momento que exige el mercado, que reclama tiradas cortas y productos personalizados fabricados en masa. Algo que, de momento, sólo puede ofrecer esta tecnología.

foto
Dar una segunda vida a desechos plásticos es una de las bondades que permite la impresión 3D.
Sin embargo, la urgencia medioambiental ha puesto el foco en las nuevas tecnologías como las palancas necesarias para el cambio. Y la fabricación aditiva se ha convertido, sin pretenderlo, en un instrumento fundamental para la nueva revolución industrial: Producir cuando se necesita, lo que se necesita y a demanda del cliente. Lo que, además de una ventaja competitiva supone un avance en la defensa por la sostenibilidad.
La dimensión ecológica de la fabricación aditiva va más allá, porque la investigación en esta tecnología no para. La innovación continua ha permitido, incluso, la posibilidad del uso de materiales reciclados. Para muestra, la revelación que el equipo liderado por Joshua Pearce de la Universidad Tecnológica de Michigan (Michigan Tech) hizo hace un tiempo sobre el uso de botellas desechables para generar filamentos de plásticos que utilizar en sus impresoras 3D. Este equipo efectuó un análisis del ciclo de vida de una botella de leche típica, hecha con polietileno de alta densidad (HDPE) y determinó que, tras limpiarla, cortarla en pedazos, triturar los restos en el RecycleBot, se podía convertir en un material adecuado para una impresora 3D.
Dar una segunda vida a desechos plásticos también es otra de las bondades que permite esta tecnología. El proyecto Million Waves defiende la transformación de estos residuos en prótesis impresas en 3D. De esta manera, no sólo se salvan los océanos, también se ayuda a personas que lo necesitan.

Ampliar el ciclo de vida de los productos también se encuentra en el amplio catálogo de ventajas de la fabricación aditiva, pues permite imprimir partes aisladas de ciertas piezas con el fin de repararlas.

foto
La impresión 3D ofrece la posibilidad de producir de una sola vez piezas con formas imposibles.
Y por si fueran pocas las razones, la impresión 3D ofrece la posibilidad de producir de una sola vez piezas con formas imposibles de realizar de otra manera, manteniendo el mismo precio e incluso abaratando la producción. Sin puntos de ensamblaje, más fuertes y con mejor acabado. Y, aunque muchos consideren esta tecnología como una amenaza para el mercado laboral, “lo cierto es que debería verse como una oportunidad, porque aporta valor, genera puestos de trabajo cualificados”, sostiene Ferrándiz, “y se adapta al cliente”.

La impresión 3D ha llegado para quedarse y para que la sociedad, y en última instancia las empresas, apuesten de verdad por la sostenibilidad.

ENLACES DESTACADOS

Asociación Española de Fabricantes de Fachadas Ligeras y Ventanas Tecnologia

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS