Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

La digitalización del sector eléctrico, una prioridad en la agenda de empresas y AA.PP

Martina Tomé, vicepresidenta de la unidad de negocio Power Systems en Schneider Electric

18/11/2020
Una de las grandes repercusiones de la crisis actual es el impulso que le ha dado a la transformación digital. Una transformación que, hasta ahora, había despertado ciertas reticencias, ha sido aceptada a una velocidad sin precedentes al haber demostrado ser una herramienta fundamental para salvaguardar el negocio. También en el sector eléctrico, dónde además se trataba de una necesidad ya existente. Sin embargo, todavía queda mucho camino por recorrer, ya que no son pocas las compañías del sector que siguen gestionando su información en dispositivos locales y que no disfrutan de las ventajas de los servicios digitales, entre ellas una mejor visibilidad y explotación de los datos.
foto

Las claves: Digitalización y Conectividad

Al contar con una infraestructura digital convergente con una infraestructura IT que sea multiservicio, segura, elástica, transparente y de alta disponibilidad, las empresas que toman el camino de la digitalización pueden garantizar su conectividad remota y la protección de su información, al tiempo que adquieren la capacidad de detectar y responder a las amenazas. La condición indispensable es que esta infraestructura proporcione los servicios necesarios para permitir un acceso seguro y remoto a sus funciones y datos, así como para poder gestionarlos de forma flexible y centralizada, adaptándose a las necesidades de cada momento y respondiendo rápidamente a potenciales ciberataques.

Los beneficios son múltiples. Hablamos de mejoras en la eficiencia operacional y en la rentabilidad, lo que permite a la empresa seguir siendo competitiva o tomar mejores decisiones; de una mayor fiabilidad y rendimiento de los activos; de una prevención y seguridad, tanto de personas como de instalaciones y activos, mejoradas y de más sostenibilidad y transformación para cumplir con el compromiso de marca, abrir nuevas oportunidades de negocio y reducir costes y consumos.

foto

Superar el reto de la presencialidad gracias a los servicios remotos

Como apuntábamos antes, una de las necesidades que ha puesto de relieve la pandemia ha sido la de gestionar las instalaciones de forma remota para garantizar la continuidad del servicio en un momento en el que muchos equipos han visto limitado su acceso a las instalaciones. Esto resulta de especial importancia en un sector como el eléctrico, cuya actividad es esencial.

Afortunadamente, la digitalización de las redes eléctricas ha puesto a disposición de las compañías nuevas arquitecturas IoT que les permiten abordar con éxito este desafío, habilitando servicios remotos tanto de monitorización, como de mantenimiento y de optimización del rendimiento. Los primeros, garantizan que las redes de distribución eléctrica y los sistemas de control asociados funcionen de forma correcta. Y lo hacen dando sentido a todos los datos procedentes de las distintas instalaciones. Así, los algoritmos de las analíticas de energía aprenden qué es lo normal para cada instalación y alertan a los operadores solo cuando se exceden los umbrales, lo que permite a cada ingeniero monitorizar de forma eficiente un número mayor de estas. En definitiva, hacer más con menos.

Por otro lado, las analíticas de la energía también permiten realizar el mantenimiento remoto. Los servicios comparten información en tiempo real con el personal de las instalaciones, monitorizan de forma continua las condiciones ambientales o coordinan aquellas actividades en las que participa más de un ingeniero onsite. Además, añadiendo realidad aumentada, ambos equipos pueden colaborar en un espacio virtual compartido y, como veremos más adelante, gracias a los gemelos digitales los servicios remotos pueden simular acciones antes de recomendarlas al personal de la empresa.

Finalmente, los centros de servicios remotos pueden aplicar analíticas a los datos enriquecidos recogidos por el servicio de monitorización remota y ofrecer servicios de optimización del rendimiento. Ejemplo de ello serían la auditoría y la actualización de un sistema de gestión de alarmas, para reducir la fatiga del operador; la detección y la priorización de problemas de calidad de la energía para su resolución o los análisis acerca de cómo mejorar la red de comunicaciones para reducir los cuellos de botella.

foto

Mejorar la resiliencia gracias a los gemelos digitales

Los gemelos digitales – representaciones digitales de un activo o de un sistema físico – también son excelentes recursos para mejorar la resiliencia del sector eléctrico. En el ámbito de la gestión de la energía tienen aplicaciones harto importantes, como el diagnóstico, la simulación y la predicción.

Cuando se produce un corte de electricidad, el ingeniero debe determinar la causa raíz y desarrollar un plan de mitigación para prevenir que suceda de nuevo. Para ello utiliza una plataforma de gestión de la energía que le ayuda a entender qué ha sucedido. Un gemelo digital de sistema nos permitirá construir dicha plataforma sobre un modelo de la propia red y el ingeniero podrá reproducir el incidente paso a paso e inspeccionar mediciones en cualquier parte del sistema, en cualquier momento. Además, estas mediciones reales pueden introducirse en un gemelo digital de activo para determinar, por ejemplo, si un interruptor funcionó correctamente.

Por otro lado, los gemelos digitales, como decíamos anteriormente, también permiten realizar simulaciones antes de actuar sobre el sistema o el activo real - lo que resulta especialmente útil para la capacitación del personal y para el mantenimiento - o realizar predicciones, como cuándo necesitará mantenimiento un generador, comparando su comportamiento real con el esperado, o qué consumo está previsto para el día o la semana siguiente a partir de variables del controlador como las relativas al proceso, la ocupación o la temperatura.

Y no solo esto, sino que, en el futuro, si se avanza en términos de gemelos digitales de organizaciones y ecosistemas, además de en gemelos digitales de sistemas y activos, estas representaciones también podrían realizar prescripciones, como, por ejemplo, recomendaciones sobre cómo mejorar el tiempo de funcionamiento de un determinado activo.

Impulsar la resiliencia y dar soporte a la continuidad operacional en un momento de volatilidad económica sin precedentes y para un sector extremadamente sensible como es el eléctrico resulta toda una prioridad. La transformación digital se ha confirmado como una herramienta indispensable en este sentido, ya que permite a las compañías no solo sobrevivir, sino salir reforzadas de la crisis. Sin embargo, es cierto que este proceso también supone una serie de retos que dificultan que sea culminado con éxito.

En este sentido, estableciendo colaboraciones de confianza con proveedores de servicio expertos – los verdaderos facilitadores de la digitalización -, las compañías del sector eléctrico evitarán tener que afrontar dichos retos en solitario. Además, podrán beneficiarse del expertise de su partner, tendrán acceso a innovadoras soluciones personalizadas, obtendrán resultados tangibles y podrán concentrarse exclusivamente en aquello que aporta verdadero valor a su negocio.