Sáviat, Supera a tu competencia, Renueva tu imagen, Aumenta tus ventas

“Minergie cambió la construcción de edificios principalmente mediante la introducción de la ventilación con recuperación de calor”

Entrevista a Ruedi Kriesi, fundador del Sello Minergie

Por cortesía de Zehnder05/03/2018

El doctor Ruedi Kriesi fue el fundador del Sello Minergie en 1994 y uno de los impulsores más importantes de los edificios de consumo casi nulo. La creación de este estándar supuso un cambio radical a la hora de diseñar un edificio, aunque, como asegura Kriese, el principal cambio de Minergie no se produjo en el aspecto técnico, sino en la conciencia de la mejora de la comodidad y el valor de un edificio construido bajo este estándar.

foto

Ruedi Kriesi, fundador del Sello Minergie​. Fuente: Minergie Schweiz.

Usted fue una de las primeras personas que habló de construcción en términos de sostenibilidad y eficiencia energética. Fue pionero en la creación de edificios de energía cero. ¿Qué es lo que le llevó a idear y promover estos métodos de construcción alternativos?

Empecé a trabajar en casas solares ya en mis tiempos de estudiante en el Institute of Technology de Zurich (ETH) en 1975. Mi motivación era la preocupación sobre el efecto invernadero y el uso indebido de combustibles fósiles para algo tan sencillo como mantener caliente una casa. Aprendí los riesgos de un aumento de la concentración de CO2 en la atmósfera cuando iba a Secundaria en 1968, gracias a un físico nuclear, amigo de mi padre.

En 1994, se estableció el estándar Minergie y poco a poco se fue convirtiendo en omnipresente en el mercado suizo. Actualmente existen más de 40.000 edificios certificados. La elaboración de este estándar significó un cambio radical en la construcción, en el modo en que el proceso se planteaba y ejecutaba. ¿Cómo reaccionó la industria en aquel momento?

Minergie cambió la construcción de edificios principalmente mediante la introducción de la ventilación con recuperación de calor. La mejora en el aislamiento y la hermeticidad, así como el uso de energía solar y bombas de calor, había tenido lugar con anterioridad, pero fue claramente impulsada por la nueva marca. Sin embargo, el principal cambio de Minergie no se produjo en el aspecto técnico, sino en la conciencia de la mejora de la comodidad y el valor de un edificio según el estándar Minergie. A cualquier dueño de una casa le hace feliz una factura energética reducida. Pero lo que le gusta más es el confort óptimo de una casa con un revestimiento hermético del edificio y las ventanas cerradas durante la ventilación, así como una perfecta protección ante el ruido, poder evitar la suciedad, el polvo y los insectos, tan comunes con la ventilación de ventana, y evitar también la suciedad y el ruido de una unidad de aire acondicionado. Son todas estas ventajas las que cambiaron las fuerzas del mercado. La industria percibió estos cambios y reaccionó con las inversiones necesarias en productos adaptados.

Existen actualmente un gran número de materiales y sistemas innovadores en el mercado que ayudan a construir de un modo energéticamente eficiente y reducir al mínimo el uso de combustibles fósiles. Sin embargo, muchos de estos productos que hoy existen eran impensables hace 30 años. ¿Con qué obstáculos tuvo usted que enfrentarse en ese momento?

La mayoría de estos productos existían 30 años atrás. Pero no eran tan fáciles de encontrar, se exigía su manipulación por parte del planificador y del instalador y eran muy caros. Esto significaba una fase de planificación muy larga e intensa entre el arquitecto y yo, cuando construíamos en 1990 nuestras primeras viviendas con una demanda de calor aproximadamente nula. Por ejemplo, fuimos los primeros en aplicar un triple acristalamiento con revestimiento doble de plata en Suiza; resultaba caro y el fabricante suizo Trösch tuvo problemas para evitar las roturas de los acristalamientos intermedios debido al sobrecalentamiento. Hoy en día, el coste de las ventanas con acristalamiento doble o triple es prácticamente el mismo. O como no había unidades de ventilación con intercambiadores de calor de contraflujo eficientes, teníamos que comprar dos unidades con intercambiadores de flujo cruzado y construirlos en serie para alcanzar la tasa requerida de recuperación de calor.

Existen unos cuantos aspectos concretos que caracterizan una casa pasiva o una casa Minergie: diseño compacto, aislamiento térmico, estanqueidad, ventilación, tamaño y orientación de las ventanas, ventanas con control solar, masa térmica y energías renovables. ¿Qué papel juegan los sistemas de ventilación en construcciones de este tipo?

La ventilación juega un papel importante de dos formas: la primera, permitiendo que las ventanas permanezcan cerradas la mayor parte del tiempo, lo que reduce o elimina por completo los problemas habitualmente generados por el ruido de tráfico, el polvo, el polen y la contaminación, según la forma en que la casa se esté calentando o enfriando. La segunda es que reduce considerablemente el consumo de energía durante todo el año, incluso cuando existe poca energía solar disponible.

Hoy en día las unidades de ventilación controlan que el aire entre y salga para garantizar su calidad y una temperatura adecuada. Todo ello es posible gracias a años de investigación y desarrollo de soluciones innovadoras. ¿Cómo abordó usted estos aspectos 20 años atrás?

La ventilación por recuperación de calor ya se había aplicado antes en algunos países del norte de Europa. Sin embargo, las unidades no eran tan eficientes y tuvimos que construir el sistema de distribución de aire con elementos utilizados en edificios de oficinas. Debido a que en las viviendas se utiliza mucho menos aire que en los edificios de oficinas, los conductos del aire son pequeños y la estanqueidad del sistema se vuelve inestable. Por todo ello, desarrollamos los ComfoTubes flexibles para Zehnder, que son mucho más sencillos y fiables de instalar que los conductos rígidos con accesorios. También faltaban rejillas estéticamente bonitas y tuvimos que solventar ciertos problemas con la transmisión de ruido entre estancias con suministro de aire.

Pensar en construcción sostenible y estándares como Minergie y Passivhaus no es sólo una forma de ver la arquitectura, sino una manera de relacionarse con la vida y de buscar un equilibro respetuoso entre los seres humanos y su entorno. ¿Piensa usted que los contextos social y cultural son decisivos para la creación de edificios de este tipo?

Hasta cierto punto, se ha alcanzado el éxito de Minergie y Passivhaus gracias a la preocupación de la gente por el medio ambiente. Pero la preocupación por la disponibilidad y el coste de la energía en un futuro, así como las expectativas de un aumento del valor de venta de las casas gracias a la mejora del confort por parte del usuario, definitivamente también son igual de decisivos.

Con relación a la pregunta anterior, ¿usted cree que una educación integral comprometida con la sensibilización y el respeto por el medio ambiente desde edades tempranas podría, a largo plazo, alentar el desarrollo de ciudades sostenibles?

Efectivamente, una educación integral podría acelerar el desarrollo de una sociedad sostenible. Aunque tengo mis dudas si tales esfuerzos ocurrirán suficientemente rápido. ¿Quiénes deberían ser los maestros? Mientras que no nos consideremos a nosotros mismos como parte de la naturaleza, sino como algo superior con todo el derecho a inmiscuirnos en el ecosistema para obtener ventajas con poca visión de futuro, podremos conseguir algunas mejoras sectoriales pero seguiremos estando muy lejos de un mundo sostenible. Por lo tanto, hagamos que estas ventajas estén dirigidas no sólo al medio ambiente sino también a nosotros mismos, como las casas eficientemente energéticas.

En la Unión Europea hay algunos países con marcos legales que protegen la construcción de edificios de energía casi nula. Por otro lado, aún queda un largo camino a seguir en otros países, los cuales, como China o EE UU, son responsables de las emisiones de CO2 más altas. ¿Cómo convencería a los líderes de estos países para empezar a implementar normativas similares a las de la Unión Europea?

Construyamos grandes cantidades de casas eficientemente energéticas para demostrar su calidad superior de cara el usuario y esperemos a ver el efecto que produce en constructores de mente abierta de otros países.

Hay una diferencia en eficiencia energética de edificios entre Europa y los EE UU, aunque esta situación también puede estar sobreestimada debido al enorme hueco existente entre la política y la opinión de la gente. Hay muchos propietarios y constructores de viviendas, e incluso ciudades y estados enteros en los Estados Unidos, interesados en casas eficientemente energéticas, alentados por la irracionalidad de su política federal actual. Y por otro lado, el nivel real de eficiencia energética de los edificios en bastantes países europeos queda todavía muy lejos de los objetivos propuestos.

“Una educación integral podría acelerar el desarrollo hacia una sociedad sostenible”
foto

Ruedi Kriesi, fundador del Sello Minergie. Fuente: Minergie Schweiz.

¿Qué consejo daría a alguien que desea construir una vivienda de energía casi nula?

Tal como he mencionado anteriormente, que siga las recomendaciones de los pocos parámetros importantes para mantener bajo el consumo de energía. Todos ellos ayudan a mejorar el confort interior. Y que instale un equipo técnico de alta calidad y, al mismo tiempo, de elevada simplicidad. El propietario joven se interesará por controles sofisticados, pero después de unos años de usarlos, lo único que cuenta es el uso y el mantenimiento sencillos: los equipos fáciles de entender aún podrán sustituirse sin problemas unos años más tarde, cuando el proveedor original haya cambiado sus productos.

¿Cómo se imagina nuestras ciudades dentro de 200 años? ¿Hay utopías posibles?

La presión para reducir las emisiones de CO2, los gases tóxicos y la contaminación seguirá creciendo. Esto significa que las casas utilizarán menos energía y se convertirán en eléctricas por completo, igual que el tráfico. La mayoría de los materiales serán transportados mediante sistemas automáticos y estacionarios, como a través de tubos o sobre raíles, no en camiones. Yo no creo en la producción de energía local en las ciudades, como se está promoviendo ampliamente hoy en día. Estos espacios, que se encuentran bien conectados para los humanos, los materiales, la energía y la información, serán siempre demasiado caros para conseguir la pequeña cantidad de aproximadamente 1 MWh por metro cuadrado que el sol irradia en la superficie de la tierra en un año. Esta energía debe conseguirse en áreas desiertas y ser transportada a las ciudades mediante tubos o cables.

Empresas o entidades relacionadas

Zehnder Group Iberica Indoor Climate, S.A.

TOP PRODUCTS

Pladur

Aislamiento Enairgy Isopop

Pladur

ENLACES DESTACADOS

Asociación Empresarial de Puertas Manuales y Automáticas -AEPA-Cevisama - Feria de ValenciaFerroforma

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS