Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Neiker evalúa el efecto del tratamiento antibiótico y la vacunación contra la fiebre Q en ovino

Redacción oviespana.com30/05/2012
Científicos del Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario (Neiker-Tecnalia) han evaluado el efecto del tratamiento antibiótico y de la vacunación en el control de la fiebre Q en rebaños ovinos. Esta patología provoca principalmente abortos aunque también puede dar lugar a partos prematuros en las ovejas, así como bajo peso y debilidad de los corderos en el momento de su nacimiento. El control de esta enfermedad resulta de gran importancia para el sector ganadero, ya que se transmite fácilmente entre los animales y provoca importantes pérdidas económicas, y principalmente porque puede contagiarse a las personas que están en contacto con el ganado infectado.
La fiebre Q es una zoonosis -enfermedad de los animales que puede transmitirse a los humanos- extendida por todo el mundo y causada por la bacteria ‘Coxiella burnetii’. En los animales provoca, fundamentalmente, a problemas reproductivos. En las personas, la fiebre Q puede darse de forma asintomática o como una gripe leve; sin embargo, puede haber algún caso en el que se presenta como neumonía o hepatitis, o ambas al mismo tiempo.
La investigación de NEIKER-Tecnalia se centró en el ganado ovino, debido a que es uno de los principales reservorios de la infección en el País Vasco. Así los investigadores comprobaron que el 74% de los rebaños ovinos de Euskadi contenían al menos un animal con anticuerpos frente a la bacteria Coxiella burnetii. El hecho de que un animal presente estos anticuerpos significa que ha entrado en contacto con la bacteria, pero no supone que haya pasado necesariamente la fiebre Q. En el caso del ganado caprino, el porcentaje era del 45%; y en el ganado bovino, del 43%.
El primer tratamiento investigado fue la aplicación de antibiótico con oxitetraciclina en un rebaño afectado por fiebre Q. Los investigadores suministraron el antibiótico a ovejas preñadas en los días 100 y 120 de gestación y se consiguió reducir el número de abortos a niveles inferiores al 4%. Sin embargo, en el conjunto de las ovejas del rebaño, la oxitetraciclina no demostró ser eficaz para reducir la infección, ni el número de animales que eliminan la bacteria. De ahí que Neiker-Tecnalia proponga un mayor esfuerzo investigador en este campo de la medicina veterinaria, ya que existen pocos antibióticos autorizados para la especie ovina que sean eficaces contra las bacterias intracelulares.
Por su parte, la aplicación de una vacuna inactivada para el control de la enfermedad ofreció resultados más prometedores. Se empleó la vacuna Coxevac ® y se probó su eficacia a corto (1 año) y largo plazo (4 años). En el primer año tras la vacunación no se apreciaron efectos inmediatos, debido a que los rebaños analizados presentaban un porcentaje muy alto de infección. Sin embargo, con vacunaciones periódicas anuales se consiguió ir reduciendo la infección hasta lograr la ausencia de infección tras cuatro años de vacunación.
La vacuna tuvo un efecto beneficioso en el control de los abortos, que, tras el primer año de vacunación, se redujeron de forma significativa (<2%). La fiebre Q provoca una tasa de abortos en el ganado ovino en torno al 6%-10%.
Tras los cuatro años de vacunación, la ausencia de infección en los animales no implicó necesariamente la erradicación de la bacteria ‘Coxiella burnetii’ en la explotación ovina, ya que esta bacteria es muy persistente en el ambiente, y se mantuvo presente en las instalaciones del ganado ovino (superficies, suelo, arosoles) durante periodos prologados de tiempo. Por tanto, en rebaños infectados tras un brote de fiebre Q, Neiker-Tecnalia recomienda vacunar al menos durante un período de cinco años. Al vacunar se debe prestar especial atención al grupo de animales jóvenes cuando cumplen tres meses de edad, de forma que se inmunicen contra la bacteria lo antes posible.
Por otra parte, los técnicos de Neiker-Tecnalia constataron que las principales vías de eliminación de ‘Coxiella burnetii’ en el ganado ovino son los fluidos vaginales y las heces; y, en menor medida, la leche. La eliminación a través de la leche se concentra básicamente en el primer mes tras el parto, mientras que la excreción vaginal y fecal es más prolongada. Esta eliminación conlleva que la presencia de la bacteria en el aire de las instalaciones ganaderas sea elevada, lo que representa un riesgo de transmisión de la fiebre Q a los animales susceptibles, y las personas que frecuentan la explotación.

ENLACES DESTACADOS

Ovino

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

Las CC AA opinan sobre la nueva PAC (III): Castilla y León

Juan Pedro Medina, director general de la PAC en Castilla y León: "Es necesario incentivar al joven agricultor que se inicia en la actividad a través de un cambio en la percepción que la sociedad en su conjunto tiene del sector agrario"

Las CC AA opinan sobre la nueva PAC (II): Cataluña

Teresa Jordà, Consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación: "Un punto clave de la PAC son los derechos históricos, en los que pienso que debería haber un amplio consenso para eliminarlos"

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS