Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Transmisión, sintomatología y control de la peste de los pequeños rumiantes.

Redacción oviespana.com20/06/2017

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) ha publicado un manual de instrucciones sobre la enfermedad de la peste de los pequeños rumiantes.

Etiología

Enfermedad vírica que afecta al ganado ovino y caprino causada por un virus ARN monocatenario con envuelta, de la Familia Paramyxoviridae, Género Morbillivirus, estrechamente relacionado con el virus de la peste bovina.

Epidemiología y transmisión

El hospedador natural del virus de la Peste de los pequeños rumiantes (PPR) son las ovejas y cabras, aunque también se ha descrito la enfermedad en otras especies de ungulados salvajes como gacelas y órices. Además puede infectar también a ganado bovino, búfalos, camellos y cerdos, en los que no se desarrollan signos clínicos y no pueden transmitir la enfermedad a otros animales.

La PPR se ha descrito de forma endémica en el África Subsahariana, Oriente Medio (Península Arábiga, Turquía, Irán e Irak) y sur de Asia (India, Nepal y Bangladesh).

Para la transmisión de la enfermedad se requiere un estrecho contacto entre los animales infectados y los susceptibles. El virus se puede encontrar en las secreciones nasales y oculares, en expectoraciones y en todas las secreciones y excreciones de los animales enfermos o en periodo de incubación.

Las principales vías de transmisión son a través de:

I) Inhalación de aerosoles producidos por estornudos y toses de los animales infectados.

II) Contacto directo con secreciones nasales, oculares u orales.

III) Contacto directo con heces.

IV) Fómites contaminados como agua, alimentos o camas.

No ha descrito la existencia de animales portadores del virus después de recuperarse de la enfermedad.

Sintomatología y lesiones

La morbilidad es cercana al 90%, y la mortalidad depende de la edad de los animales afectados y su estado sanitario, pero puede llegar hasta un 50-80%. El periodo de incubación es de2 a 10 días, si bien lo más normal es entre 4 y 5 días. Los signos clínicos producidos son muy semejantes a los de la Peste bovina, pudiéndose distinguir varias formas clínicas de la enfermedad:

- Forma hiperaguda. Típica de cabras.

- Forma aguda. Se trata de la forma más común de la enfermedad. Aparece fiebre de 40-41°C, que dura de 5 a 8 días, para posteriormente volver a valores normales de temperatura con recuperación del animal, o bien disminuir por debajo del animal poco antes de la muerte del animal. Descarga nasal y ocular sero-mucopurulenta, que puede llegar a formar costras que obliteran los orificios nasales o pegar los párpados. Bronconeumonía y alteraciones respiratorias con disnea y estornudos. Inflamación de la mucosa gastrointestinal causante de diarreas no hemorrágicas, anorexia y emaciación. Abortos. La muerte suele ocurrir en 5-10 días, encontrándose en la necropsia lesiones principalmente en: aparato digestivo, con inflamación y necrosis en boca, faringe y tracto gastrointestinal; aparato respiratorio, con petequias y erosiones en mucosa nasal, cornetes, laringe y tráquea, pleuritis e hidrotórax; linfadenitis y bazo congestivo, ligeramente aumentado de tamaño.

- Forma subaguda y crónica. La enfermedad se desarrolla durante 10-15 días, con neumonía y otros síntomas inespecíficos. Los animales jóvenes (4-8 meses de edad) y los desnutridos, inmunodeprimidos, muy parasitados o con infecciones secundarias resultan los más susceptibles de padecer las formas más graves de la enfermedad.

Diagnóstico diferencial

Debido al cuadro clínico se debe realizar el diagnóstico diferencial frente a Peste bovina, Pasterelosis, Fiebre aftosa, Lengua azul, Perineumonía contagiosa caprina, Ectima contagioso, Parisitosis por Coccidios o Helmintos e intoxicaciones.

Diagnóstico laboratorial

Las muestras deben tomarse en áreas endémicas procedentes de animales en proceso febril, con diarreas o muertos en fase aguda de la enfermedad. Las muestras de elección son: sangre con EDTA, suero, hisopos nasales y conjuntivales, pulmón, bazo, ganglios linfáticos mesentéricos, tonsilas y secciones de íleon e intestino grueso.

1. Análisis virológicos:

- Aislamiento en cultivo celular Vero.

- AGID

- ELISA de captura diferencial con Peste de pequeños rumiantes.

- RT-PCR

2. Análisis serológico:

- ELISA

- Virusneutralización

Hay que tener en cuenta las posibles reacciones cruzadas existentes en la serología con la Peste bovina.

Profilaxis, control y erradicación

Se han desarrollado vacunas atenuadas específicas frente a la PPR de graneficacia en el control y erradicación de la enfermedad. También existen vacunas recombinantes, si bien todavía no han sido empleadas masivamente en campo.

En la UE se recomienda para el control y erradicación de la enfermedad el sacrificio obligatorio de los animales de las granjas afectadas y en contacto, desinfección y limpieza de las explotaciones, vehículos y materiales en contacto y la destrucción de los cadáveres.

ENLACES DESTACADOS

Ovino

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

Las CC AA opinan sobre la nueva PAC (II): Cataluña

Teresa Jordà, Consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación: "Un punto clave de la PAC son los derechos históricos, en los que pienso que debería haber un amplio consenso para eliminarlos"

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS