Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Recomendaciones para una adecuada carga ganadera en la productividad del cabrito

Redacción oviespana.com09/06/2020
Recomendaciones para una adecuada carga ganadera en la productividad del cabrito

El Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida) de Asturias ha elaborado un estudio sobre los efectos en la productividad de la carga ganadera en caprino. Este estudio ha sido elaborado por Rafael Celaya Aguirre, Urcesino García Prieto y Koldo Osoro Otaduy, investigadores del Área de Sistemas de Producción Animal.

De las cargas examinadas, la carga media de 15 cabras por hectárea sería la más adecuada para obtener el balance óptimo entre la producción de cabrito por unidad de superficie pastable (con ganancias individuales y pesos al destete aceptables) y unos rendimientos no demasiado desfavorables de las hembras reproductoras, con el fin de que lleguen en buena condición para el apareamiento hacia octubre, e incluso poder prolongar el pastoreo de otoño para iniciar la invernada lo más tarde posible, a fin de reducir los costes de alimentos comprados.

Los resultados de este experimento se obtuvieron en unos pastos con unas características concretas y bajo unas condiciones climáticas determinadas. En la práctica es imposible recomendar una carga óptima concreta, debido a la naturaleza cambiante del pasto disponible, tanto en cantidad como en su composición, sometido a los efectos interactivos de los herbívoros y las condiciones medioambientales.

Sin embargo, la conclusión general es que la carga ganadera se debe establecer en función del estado del pasto y su aprovechamiento más eficiente, tratando de maximizar la producción de crías por hectárea sin reducir demasiado sus rendimientos individuales ni los de sus madres. Hay que vigilar el estado del pasto para que mantenga una cantidad suficiente de hierba y con una calidad nutritiva alta, evitando tanto el sobrepastoreo como la infrautilización. Para ello, el manejo debería ser flexible para ajustar el número de animales según el momento y el estado del pasto, aunque esto implica la disponibilidad de otras superficies, además de más tiempo de trabajo o mano de obra.