Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
En todo el planeta, y durante el año pasado, se consumieron 241,9 millones de hectolitros, un 0,7% más que en el anterior ejercicio, según la OIV

El consumo mundial de vino se mantiene gracias a Asia y América

Redacción Interempresas10/05/2012

10 de mayo de 2012

Hace cinco años, el consumo de vino, empezó a caer en todo el planeta. Un descenso que tocó fondo durante el periodo 2009-2010, según la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV). Ello no significa, según la OIV, que empecemos a retomar, de forma inmediata, el crecimiento anterior a la crisis. Y es que los hábitos de consumo han cambiado, retrasando la recuperación en los principales países productores, como los de la UE, donde el consumo ha caído cerca de un millón de hectolitros en el año 2011.
foto

Pero no todo son malas noticias. La exportación de vino ha crecido en los países comunitarios, gracias al interés, cada vez mayor, que despiertan los productos vitivinícolas entre los consumidores de Estados Unidos o China. Durante el pasado ejercicio, ambos países consumieron, respectivamente, entre 0,9 y 1,15 millones de hectolitros (Mhl) más que en el año 2010.

Estas son algunas de las conclusiones que se extraen de la última 'Nota de Coyuntura de la Organización Internacional de la Viña y el Vino', organización intergubernamental de referencia para todo lo que concierne a la vid, la uva y los productos vitivinícolas. Un informe que se presentó, el pasado jueves 22 de marzo en la sede de la organización en París, disponible en los cinco idiomas oficiales de la OIV: inglés, francés, español, italiano y alemán.

Federico Castellucci, director general de la OIV, presentó el documento a los periodistas y a los representantes de los países miembros en los siguientes términos: “Con estos datos en la mano, parece que lo peor ha pasado y que el sector vitivinícola mundial se halla nuevamente en condiciones de retomar la senda del crecimiento, a pesar de que los resultados positivos no serán inmediatos”.

“Parece que lo peor ha pasado y que el sector vitivinícola mundial se halla nuevamente en condiciones de retomar la senda del crecimiento, a pesar de que los resultados positivos no serán inmediatos”, según Federico Castellucci, desde la OIV
foto
Estados Unidos o China contribuyen a la estabilidad del consumo mundial de vino. Ambos países importaron entre 0,9 y 1,15 millones más de hectolitros de vino (Mhl) comunitario que en el año 2010. Foto: Scott Snyder.

El consumo mundial de vino empieza a remontar, ya en el año 2011

Durante el pasado ejercicio, el consumo mundial de vino se elevó a 241,9 millones de hectolitros (Mhl) en medio de la horquilla de estimación, lo que representa un aumento de 1,7 mhl respecto al año 2010 (+0,7%). Por lo tanto, y a lo largo del año pasado, el consumo dejó de caer en todo el planeta, y ya se vislumbra un crecimiento muy moderado. 

Sin embargo, debido sobre todo a la coyuntura económica general, el primer continente consumidor, Europa, no se halla cerca todavía de retomar el crecimiento de antes de la crisis. De esta forma, entre los países europeos tradicionalmente productores y/o consumidores, Italia experimenta una contracción de su consumo del orden de 1,6 Mhl (-6,3%, tras un crecimiento de 0,5 Mhl entre el periodo 2009-2010), a pesar de la recuperación del consumo francés (+1,0 Mhl, tras una sensible bajada, entre los años 2009 y 2010, de 1,3), la estabilización del consumo alemán, y el modesto retroceso del consumo español (-0,2 Mhl), británico (-0,4) y portugués (-0,15 Mhl) en el año 2011.

El consumo en los Estados Unidos, segundo mercado mundial por volumen, experimenta un crecimiento evaluado en +0,9 mhl, alcanzando en una primera aproximación 28,5 (evaluación que no incluye los vinos especiales y el vermut), mientras que entre los años 2009 y 2010 el crecimiento fue de sólo 0,35 mhl.

Por lo que se refiere a China, el consumo continúa al alza, especialmente si se considera el rápido desarrollo de las importaciones, sin que aparezcan exportaciones significativas a partir de este país. El consumo aparente en China se acercaría en el año 2011 a los 17,0 mhl (+1,15 Mhl respecto al año anterior).

Argentina, Sudáfrica, Australia, Chile, Nueva Zelanda registraron, durante el año 2011, una demanda interior, equivalente, desde el punto de vista cuantitativo, a la del año 2010. 

Entre los países europeos productores y/o consumidores, Italia experimenta una contracción de su consumo de 1,6 mhl (-6,3%), a pesar de la recuperación del francés (+1,0), la estabilización del alemán, y el modesto retroceso del consumo español (-0,2), británico (-0,4) y portugués (-0,15 Mhl)
foto
A lo largo del año pasado, el consumo mundial de vino se elevó a 241,9 millones de hectolitros (Mhl) en medio de la horquilla de estimación, lo que equivale a un aumento de 1,7 respecto al año 2010 (+0,7%). Es decir, se empieza a observar un crecimiento muy moderado. Foto: Sebastian Pothe.

Extensión del viñedo mundial

La superficie vitícola mundial total (es decir, incluyendo áreas que no se hallan aún en producción o que no han sido cosechadas) debería retroceder entre 2010 y 2011 cerca de 94 mha (-1.2%) para situarse alrededor de las 7.495 mha.

El viñedo más grande del mundo, es decir el de la UE, se establecería en 3.530 mha, lo que supone un retroceso de aproximadamente 90 mha o -2,5% entre el periodo 2010-2011. Este repliegue es más marcado que el que se registró entre los años 2009 y 2010 (65 mha). Los viñedos de fuera de la UE se encuentran en una situación estable por tercer año consecutivo.

Las tres campañas de arranque de viñedo emprendidas por la Comisión Europea han provocado un retroceso global del viñedo de la UE cifrado en -262 mha entre 2008 y 2011, de las cuales alrededor de 175 han dado lugar al pago de primas al abandono definitivo.

En América, la extensión del viñedo argentino sufre un retroceso “estadístico” de 10 mha, tras una revisión del modo de contabilizar las superficies vitícolas que en el año 2011 ya excluye las vías y cabeceras. En opinión de los expertos nacionales, no ha habido una evolución significativa por lo que se refiere al tamaño del viñedo argentino entre el perido 2010-2011.

Esta aparente evolución negativa se compensa en parte por el crecimiento de la superficie australiana de viñedo (+4 mha, tras una disminución de 6 mha entre los años 2009 y 2010) y el crecimiento probablemente sostenido de los viñedos de China (a un ritmo sin embargo más moderado que a principios de la década 2000-2010) y de Chile, mientras que el viñedo turco y el sudafricano continúan erosionándose.

foto
La superficie vitícola comunitaria se limitaría a 3.530 mha, lo que supone un retroceso de aproximadamente 90 mha o -2,5% entre el periodo 2010-2011. En la foto, viñedos en la Provenza francesa. Foto: Bill Silvermintz.

La producción mundial de vino

La producción mundial de vino en 2011 (excluyendo zumos y mostos de uva) se estima en 265,7 Mhl en medio de la horquilla de estimación, lo que supone un aumento de 0,6 Mhl en comparación con el año 2010. Se trata por lo tanto de una producción mundial de vino que se puede calificar de baja, incluso como muy modesta, particularmente en la Unión Europea.

Dentro de este conjunto geográfico, la disminución más sensible desde el punto de vista cuantitativo es la que afecta a Italia, que ve como su producción de vino en el año 2011 disminuye en cerca de 7 mhl en comparación con el año 2010 (-14,3%). Las producciones portuguesa (-16,9%), y en menor medida española, registran igualmente declives respectivos de -1,2 y -0,9 Mhl.

La producción francesa sin contar zumos y mostos registra, por el contrario, un crecimiento de 3,9 Mhl (+8,6%), mientras que las producciones alemana y austriaca se hallan en 2011 dentro de los niveles que podríamos considerar normales y la producción rumana, de 4,7 mhl, comienza a recuperarse sin llegar a los niveles anteriores a la vendimia del año 2009 (6,7 Mhl, frente a 3,3 en el año 2010).

foto
Durante el pasado ejercicio, la producción mundial de vino (excluyendo zumos y mostos de uva) fue de 265,7 Mhl en medio de la horquilla de estimación; es decir, un 0,6 Mhl más en comparación con el año 2010. A pesar de este incremento, todavía se considera una producción baja. En la foto, uva de la variedad Pedro Ximénez.

En América, los Estados Unidos alcanzaron, con 18,7 Mhl sin contar zumos y mostos, una producción de vino relativamente modesta en el año 2011, -10,3% en comparación con el anterior. La producción en la parte sur del continente es por el contrario muy elevada: Chile alcanza una nueva producción récord con 10,6 mhl, mientras que Argentina conserva una producción de vino importante a pesar de un retorno a la normalidad de la producción de jugos y mostos (15,5 Mhl frente a 16,3 el año pasado), mientras que Brasil se acerca a los 3,5 mhl (frente a 2,5 en el año 2010).

En Sudáfrica, la producción sometida a vinificación crece ligeramente hasta alcanzar cerca de 9,7 mhl (9,3 en el año 2010 y 10,0 mhl en el año 2009).

Por último, si la producción australiana sigue disminuyendo y apenas sobrepasa los 11 Mhl, y si la producción suiza vuelve a su nivel tradicional situado en 1,1, la producción de Nueva Zelanda registra por su parte una cosecha récord de 2,35 Mhl (+0,45 en el año 2010).

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Enomaq 2017 - 14-17- 2-2017 Zaragoza - 21 salón internacional de maquinaria y equipos para bodegas y  del embotellado

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS