Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

“Sin duda alguna se va a repetir el año que viene”, asegura el técnico de campo Luis Mateo

Las cooperativas de Aecovi, satisfechas de usar biosensores que clasifican las partidas de uva por calidades

Eva Carreño03/11/2011
Para las cuatro cooperativas jerezanas de Aecovi prima la calidad. Para ello, y durante la última vendimia, han empleado biosensores con los que han medido la calidad de la uva. Ello ha hecho posible un control individualizado de entrega de la misma. 
Las cuatro cooperativas de Aecovi –Nuestra Señora de las Anguastas (Jerez), Unión de Viticultores (Chiclana), Católico–Agrícola (Chipiona) y Covisán (Sanlúcar)– están satisfechas del resultado obtenido tras usar los biosensores, según ha afirmado Luis Mateo, técnico de campo de Aecovi. Al respecto, el técnico ha asegurado: “Sin duda alguna se va a repetir el año que viene, ya que la máquina ha funcionado muy bien”.

La utilización de los biosensores de Biosensur ha permitido a Aecovi llevar a cabo el control de todas las partidas de uva que han entregado los socios de las cuatro cooperativas de una manera más individualizada, ya que los biosensores permiten profundizar más en la estratificación de calidades.

El propio equipo técnico de Aecovi-Jerez, junto al equipo técnico de cada cooperativa, fueron los responsable de realizar los controles, mediante biosensores, en las cuatro cooperativas, durante toda la vendimia.

foto
Análisis realizado mediante un biosensor de Biosensur.
La Botrytis cinerea es un hongo que ocasiona la podredumbre gris. Aparece en la uva cuando se dan determinadas situaciones climatológicas (altas temperaturas en verano, cercanía al mar, lluvias de verano...) junto al bajo presupuesto para tratamientos que destine el agricultor, influenciado por el bajo precio a pie de campo que se abona por la uva. Debido a esta poca rentabilidad, se ha disparado el abandono de los viñedos, durante los tres últimos años.

La presencia de Botrytis cinerea repercute en la calidad de la uva, ya que produce problemas de color, de proliferación de microorganismos, de desmangado y filtración (b-glucanos), de olor a moho y de madurez insuficiente.

Se ha comprobado que unos de los parámetros directamente proporcional a la podredumbre gris es el ácido glucónico de la uva, que se transmite al mosto y posteriormente al vino. Además, no existe ninguna práctica enológica capaz de eliminarlo, según Esteban García, director técnico de Biosensur.

Por este motivo, el Consejo Regulador, con la aprobación de una nueva legislación, ha limitado el contenido de ácido glucónico a un gramo por litro. A pesar de la limitación de la nueva norma, ninguna de las cooperativas de Aecovi ha superado los 0,4 gramos por litro. El técnico de campo, Luis Mateo, ha hecho hincapié en que “los 0,4 gramos por litro no es una virtud de la máquina, sino de los viticultores”. Asimismo, ha asegurado que los biosensores han sido de gran utilidad porque han permitido detectar la Botrytis en uva recién vendimiada.

Luis Mateo ha remarcado la rapidez del biosensor para facilitar los resultados del análisis y la fácil manipulación de éste. Los biosensores detectan si la viña está mal cuidada o no ha recibido el tratamiento oportuno. “Si había algún camión cuyo contenido superaba los 0,5 gramos por litro se destinaba a otro proceso distinto”. Un proceso que antes se hacia a simple vista y que, en consecuencia, necesitaba de una gran agudeza visual, según Luis Mateo.

Tras los resultados obtenidos, “todos los cooperativistas están muy contentos”, ha asegurado Luis Mateo y ha explicado que tras esta experiencia tan positiva el año que viene se repetirá.

foto
Pantalla del biosensor que permite su fácil manipulación.

Primeros biosensores que miden el ácido glucónico de la uva

Los biosensores establecen el grado de baumé, es decir, el potencial alcohólico de la uva y su contenido en ácido glucónico. Un parámetro directamente proporcional con la podredumbre de la uva y que, por primera vez, el Consejo Regulador del vino estableció unos topes máximos en la normativa que, durante esta pasada campaña, se han restringido a un gramo por litro.

Un biosensor está compuesto por dos elementos fundamentales: un elemento de reconocimiento biológico (ERB) y un transductor, encargado de convertir la energía biológica en una señal eléctrica.

Biosensur, unidad de I+D creada por la empresa matriz ‘Biolan Microbiosensores’, ha desarrollado el primer biosensor para medir ácido glucónico, de manera que la cooperativa o bodega puede controla rmejor la calidad de la uva.

Este es, precisamente, el caso de Aecovi, que ha instalado en sus cuatro cooperativas los biosensores para poder controlar la calidad de la uva. Este proceso tiene más incidencia en las cooperativas, ya que al no tener uva propia, permite controlar mejor la calidad de la misma. Además, también permite clasificar las partidas por distintas calidades y, posteriormente, elaborar vinos de mejor calidad.

foto
Microbiosensor de Biosensur.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Enomaq 2017 - 14-17- 2-2017 Zaragoza - 21 salón internacional de maquinaria y equipos para bodegas y  del embotellado

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS