“La industria del vino tiene que dejar de mirarse el ombligo y concretar estrategias comunes para aumentar el consumo”

Entrevista a Pancho Campo, primer 'Master of Wine' español

Anna León19/05/2011

19 de mayo de 2011

Ante la pregunta de cómo evolucionará el sector del vino, Pancho Campo, primer ‘Master of Wine español’, lo tiene claro. “En España, van a tener mucho protagonismo las teorías del señor Darwin. Es decir, la ley del más fuerte”. Para hacer frente a la crisis, la receta es sencilla, en su opinión: sobrevivirán los negocios saneados, innovadores, e imaginativos, desde sus inicios. Finalizado el III Congreso de Cambio Climático y Vino en Marbella, y ante la próxima celebración de Winefuture 2011, Interempresas ha entrevistado al fundador y presidente de ‘The Wine Academy of Spain’, para saber cómo hace frente el mundo del vino al calentamiento global, dónde están los mercados internacionales del futuro y, básicamente, por qué la esperanza del vino español está en otros países.
foto
Pancho Campo, fundador y presidente de 'The Wine Academy of Spain' y primer Master of Wine español.

En general, ¿qué balance hace del III Congreso Mundial de Cambio Climático y Vino finalizado el pasado 14 de abril en Marbella? ¿Han elegido fecha y lugar para la próxima edición?

En mi opinión, esta edición ha sido un éxito. En un principio, creímos que tendríamos problemas para comercializar este III Congreso, debido a la crisis que atraviesa el sector del vino. Sin embargo, fue una sorpresa comprobar que habíamos superado el número de expositores previstos. Nuestras expectativas iniciales auguraban una participación de 80 expositores, pero finalmente acudieron 104, provenientes de más de 35 regiones vinícolas diferentes del mundo.

En cuanto a la afluencia, se registró una asistencia de 275 profesionales, aunque en algún momento, como la ponencia que impartió Kofi Annan, también abierta a la comunidad empresarial, contamos con la presencia de casi un millar de personas. En esta ocasión, el evento se celebró en Marbella como muestra de nuestro compromiso con la ciudad en la que se hallan nuestras oficinas, y en la que no organizábamos ningún acto desde hacía cinco años. Queríamos que Marbella fuera la sede de eventos culturales y de calidad, y que esto trascendiera también a la opinión pública.

Respecto a la próxima edición, ésta tendrá lugar durante la última semana de octubre del año que viene en Londres, aunque esto último aún está pendiente de confirmación.

En esta tercera edición, el congreso contó con la participación del ex secretario general de las Naciones Unidas y Premio Nobel de la Paz, Kofi Annan y en la anterior, con la asistencia del ex vicepresidente de los Estados Unidos, Al Gore. En su opinión, ¿qué peso tiene la intervención de personajes políticos y de este calibre mediático para concienciar acerca del papel del sector vinícola en el cambio climático?

Básicamente, dos razones de peso. La primera, es el hecho que si personajes de la talla de Kofi Annan no se implicaran en eventos como éste, los medios de comunicación generalistas no se harían eco del mismo, y no tratarían un tema tan específico como el sector vinícola y su relación con el cambio climático. La segunda, que desgraciadamente aún hay poca concienciación en el sector acerca de los efectos del calentamiento global.

Sobre el cambio climático se habla mucho pero no se hace nada. Cuando el mensaje procede de unos personajes de la talla mundial de Kofi Annan y Al Gore, pensamos que éste cala más en el mercado. La gente tiende a escuchar más y mejor. Además, se sabe que ambos se suelen implicar mucho con el tema medioambiental. Por mi parte, soy de la opinión que el enfoque con el que se ha de abordar el cambio climático ha de ser global. Da igual que se haga desde una bodega o una estación de esquí. Para combatir el cambio climático, a largo plazo y de forma eficaz, se debe reducir el impacto energético, aumentar el reciclado... y esto se ha de hacer entre todos. Personajes como Kofi Annan y Al Gore pueden transmitir este mensaje a la opinión pública.

“Sobre el cambio climático, se habla mucho pero no se hace nada. Cuando el mensaje procede de unos personajes de la talla mundial de Kofi Annan y Al Gore, éste cala más en el mercado. La gente tiende a escuchar más y mejor”
foto
En la imagen, Kofi Annan, ex secretario general de las Naciones Unidas, acompañado de Pancho Campo en el marco del III Congreso Mundial de Cambio Climático y Vino.

En el marco del congreso, Kofi Annan impartió una ponencia en la que instaba a la industria a liderar el desarrollo sostenible. A grandes rasgos, ¿qué mensaje trasladaría usted al sector empresarial, básicamente al del vino, sobre su influencia en el cambio climático?

Yo les diría que dejen ya de hablar y se pongan ‘manos a la obra’. Que no lo discutan más, porque se ha demostrado que el cambio climático existe. Da igual si el origen es político, urbano, o que se deba a la mayor emisión de dióxido de carbono... el clima está cambiando y existen numerosas evidencias científicas que lo corroboran. Cualquier persona que ignore este hecho, funciona a contracorriente. Hay que dejar de hablar y ponerse a trabajar. Esto va también por todas aquellas compañías que alardean de hacer ‘marketing verde’: ponen un sello a una botella o a cualquier otro producto, pero detrás no hay nada. Mi opinión es ésta: menos ‘marketing verde’ y más acciones verdaderas, que ejerzan un impacto positivo importante en el medio ambiente. Y si después resulta que con estas acciones consigues tus objetivos, utilízalas para vender pero no pongas la ‘etiqueta’ antes de hacer nada.

“De no atajar el calentamiento global, éste afecta sobre todo a la calidad final del producto”. Éste fue otro de los mensajes lanzados desde el III Congreso Mundial de Cambio Climático y Vino. ¿Hasta qué punto el sector vinícola es consciente y dispone de información sobre cómo afecta el cambio climático al vino? En concreto, ¿cuáles son los principales efectos que se pueden llegar a apreciar?

Yo diría que en España, tan solo un 15% de las bodegas actuales se toman en serio el problema del calentamiento global y, en consecuencia, trabajan en este sentido. Pero el 80% ni se preocupan. Sólo piensan en las ventas, en asistir a ferias, concursos... pero no en el tema medioambiental. Insisto: deberían asistir a eventos donde se hable acerca del cambio climático, como el nuestro, buscar información al respecto, investigar, destinar recursos... de este modo, estarían al día de lo que está sucediendo. Respecto a la segunda pregunta, el cambio climático influye sobre todo a los viñedos. Un buen vino, se elabora a base de buenas uvas. Por eso las condiciones climáticas son vitales. Se necesita una buena irrigación solar, temperatura y pluviosidad adecuada, y todo ello varía por culpa del calentamiento global. Por tanto, la principal perjudicada es la uva. A las bodegas, el cambio climático les afecta poco. De hecho, el viticultor y el enólogo efectúan correcciones para que no cambien las características sensoriales de los vinos. El problema es que en estas condiciones han de hacer más correcciones, y esto no les interesa.

“En España, un 15% de las bodegas actuales se toman en serio el problema del calentamiento global y, en consecuencia, trabajan en este sentido. Pero el 80% ni se preocupan. Solo piensan en las ventas y en asistir a ferias y concursos”
foto
El calentamiento global afecta, básicamente, a los viñedos y, en menor medida, a las bodegas. Viticultores y enólogos han de  efectuar más correcciones para evitar alteraciones en las características sensoriales de los vinos.

Y de este 15% de bodegas que sí se toman en serio las consecuencias del efecto invernadero, ¿cuáles son las precursoras, aquellas que más esfuerzo y recursos destinan a este ámbito? ¿Qué nos puede decir acerca de las últimas técnicas y modos de cultivo en los que se trabaja para hacer frente al cambio climático?

La pionera de todos los proyectos e investigaciones relacionadas con el medio ambiente es Bodegas Miguel Torres, con sede en el Penedès (Cataluña). A pesar de que España está a la cola en esta materia, aún hay excepciones, y ésta es una de las principales. Para que te hagas una idea, su presidente, Miguel Torres, ha sido galardonado como personaje del año por su papel en el mundo del vino y el medio ambiente. También me gustaría citar a las bodegas Gramona y Matarromera. Las tres llevan mucho tiempo trabajando en el ámbito medioambiental, investigando vinos experimentales en plantaciones donde las cepas se plantan a gran altura. Esta última es una posible solución, a largo plazo, aunque no es válida para todo el mundo.

Sin embargo, hay otras técnicas en las que se está trabajando como el ‘Canopy Management’, o gestión del viñedo. Consiste en cambiar la orientación del mismo, para evitar el exceso de exposición solar y evitar que las uvas se quemen. Se orientan de otra manera y se utilizan las propias hojas de la planta para cubrir los racimos. También se efectúan pruebas varietales con el propósito de descubrir aquellas uvas más resistentes a la sequía y a las altas temperaturas. Por ejemplo, variedades de ciclo largo acostumbradas a crecer en climas calurosos. Uvas como la Pinord o la Chardonnay jamás darán buen vino en zonas cálidas. Pero en cambio, la Garnacha, la Monastrell y la Petit Verdois tienen un potencial muy bueno para proporcionar vino de calidad en zonas difíciles.

Por último, se experimenta con diferentes portainjertos, en función del tipo de suelo, ya que algunos son más resistentes a terrenos áridos. Y la obtención de clones de una uva determinada, cada uno de ellos con una característica diferente. En estos momentos, se lleva a cabo un proyecto de Bodegas Roda, en La Rioja, donde han identificado un total de 500 expresiones o clones de Tempranillo. En este caso, se buscaría aquellos clones que resistan mejor la sequía y las altas temperaturas.

Uno de los eventos más recientes en los que ha participado ha sido Fenavin 2011, donde organizó una cata de vinos manchegos junto a Jay Miller, miembro de 'The Wine Advocate' y colaborador de Robert Parker. ¿Qué destacaría de su colaboración profesional con Miller y Parker?

En el año 2009, convencí a Robert Parker para que viniera a un evento organizado en La Rioja. A raíz de ello, se quedó muy impresionado con lo que vio del país, con nuestra industria vitivinícola, y también con nuestra capacidad para organizar eventos. Empezamos a colaborar juntos, con mayor asiduidad. Me pidió que ayudara a Jay Miller a organizar sus giras, a elegir los vinos... y esto ya lo hemos hecho, de forma conjunta, en tres o cuatro ocasiones. Miller y yo nos llevamos muy bien y abarcamos muchísimo territorio cada vez que él viene a España. De hecho, seguiremos colaborando así durante cinco o seis años más, hasta que Miller haya cubierto todas las denominaciones españolas.

Y básicamente, ¿qué opinión tiene un crítico como Miller sobre los vinos de nuestro país?

Hasta la fecha, Miller ya ha catado más de 50.000 vinos españoles durante los últimos seis años. Y lo que está claro es que existe una relación calidad precio inigualable. A pesar de ello, el hecho que nuestros vinos puedan llegar a triunfar también depende de modelos de negocio y de la especialización. Todo es hacer buen vino pero las condiciones están ahí. El precio, la calidad y el reconocimiento también. Ahora solo depende de las empresas españolas, que sepan vender todo esto fuera de nuestras fronteras.

“En cuanto a los vinos españoles, hay una relación calidad precio inigualable. Que puedan llegar a triunfar también depende de modelos de negocio y de la especialización. Pero el precio, la calidad y el reconocimiento están ahí”
foto
A la izquierda, Pancho Campo, fundador y presidente de 'The Wine Academy of Spain', junto al crítico Jay Miller, mano derecha de Robert Parker, durante la cata de vinos manchegos organizada en Fenavin 2011.

Desde su organización 'The Wine Academy of Spain' ultiman los preparativos para la celebración de la segunda edición de Winefuture que se celebrará del 6 al 8 de noviembre en Hong Kong. En síntesis, ¿por qué se ha elegido Hong Kong como sede de este encuentro de alcance global?

Como el propio nombre de Winefuture (futuro del vino) indica, éste ahora mismo está en Asia. Sobre todo, en Hong Kong. El consumidor asiático está mucho más interesado que el europeo: las ventas y el consumo de vino se han disparado. H ay que estar ahí. Y por lo que hemos visto hasta ahora, la respuesta está siendo fantástica.

El mercado asiático es la gran esperanza del sector, incluso por delante de Estados Unidos?

Hoy en día, Estados Unidos sufre una crisis económica que no acaba de remontar, aunque el sector parece que se empieza a animar. Sin embargo, ha bajado mucho el precio que el consumidor americano paga por el vino. Aun así, el mercado americano sigue siendo importante. Lo que sucede es que el poder económico con el que cuenta China y, en general, todo el continente asiático, no se da en Estados Unidos. Ahora mismo, los retos mundiales vinícolas tienen lugar en Hong Kong, donde el consumo de vino creció un 125% durante el último año. Además, Hong Kong ya es la segunda ciudad del mundo en dinero recaudado en subastas de grandes vinos. Esto aquí no se entiende porque no hay subastas ni grandes colecciones de vino. Para que te hagas una idea, y como si de una bolsa del vino se tratara, Londres, Nueva York y Hong Kong encabezan el ranking mundial. En estos momentos, Hong Kong ocupa la segunda posición en importancia, aunque está a punto de superar a las otras dos.

Así pues, ¿cuáles son los vinos que triunfan en China?

En estos momentos, lo más ‘in’ en el mercado chino, son los vinos de Burdeos, especialmente los premiums de Burdeos. En las subastas y en las cotizaciones de vinos, Burdeos siempre ha sido la referencia. A nivel mundial, esto es algo muy aceptado, aunque en España no se vea así. China se ha convertido en el mayor comprador de vinos de Burdeos del planeta, y por eso, el precio de estos vinos se ha disparado. Y aquí es donde habrían de descubrir otras regiones vinícolas del mundo, entre ellas nuestro país. Pero esto es algo que sucederá con el tiempo...

“Los retos mundiales vinícolas tienen lugar en Hong Kong, donde el consumo de vino creció un 125% durante el último año. Aun así, el mercado americano sigue siendo importante”
foto
El fundador de 'The Wine Academy of Spain' durante su intervención en el marco de Tecnovid 2011, en el recinto ferial de Zaragoza.

Algunas fuentes apuntan a que la tabla de salvación del vino español reside en la exportación a otros países. ¿Está de acuerdo con esta afirmación? ¿Por qué se consume poco vino en nuestro país?

Pues ya lo ves. Lo ideal sería un balance entre comercio interior y exportación. Ésta última viene a rescatar todas las equivocaciones que el sector ha hecho en cuanto a consumo interno, al que le ha dado la espalda. No se ha cuidado, educado ni protegido al consumidor español, el mejor cliente de nuestros productos vinícolas. Ahora sólo nos queda exportar. El problema es que se está exportando a unos precios tan bajos que, en términos de valor, estamos casi igual que antes a pesar de que haya aumentado el volumen de ventas a otros países. A nivel internacional, tenemos que competir con otros países (Chile, Estados Unidos, Australia, Francia...), mientras que dentro de nuestro país, solo hacemos frente a otro tipo de bebidas, competidoras del vino (agua, refrescos, cerveza...). No se apoyan iniciativas para aumentar el consumo interno, la gente no quiere saber nada y ahora todo gira alrededor de las subvenciones de la OCM para exportar a terceros países. Básicamente, La industria del vino se ha aislado en sí misma. Se ha dado demasiada importancia a los vinos de élite, a los de alta gama y el mensaje se ha sofisticado demasiado: “para beber vino, hay que saber de vino”. Esta forma de comunicar está totalmente desconectada de la realidad de la gente de la calle. Se ha despreciado a los vinos de precio bajo, aquellos que la gente consume con regularidad. Y no se han hecho esfuerzos para fidelizar al segmento joven de consumidores, con edades entre los 21 y 35 años.Tenemos que acercarnos al público joven. El mensaje de “la cultura del vino” les asusta. Y, por último, hay que educarlos y hacerlos disfrutar con el vino.

Respecto a la industria vinícola, ésta debe aprender de una vez que los temas de promoción y marketing se los ha de dejar a expertos, especializados en comunicar. El del vino es un sector muy fragmentado. Cada una de las 71 denominaciones de origen españolas quiere hacer su propia campaña, barrer para su propio terreno. Y lo mismo sucede con las bodegas. Mientras no se concrete una estrategia común clara, definida y a medio y largo plazo para incrementar el consumo, difícilmente se va a dar la vuelta a esta situación. La industria del vino tiene que dejar de mirarse el ombligo...

Volviendo a Winefutur 2011, ¿qué novedades se han previsto para esta edición?

De hecho, ya hemos confirmado la participación de 50 ponentes, entre los que figurarán profesionales de la talla de Robert Parker y Michelle Roland. Aunque todavía hemos de concretar la asistencia de uno o más invitados de fuera del sector, preferiblemente relacionados con el ámbito del marketing y la comunicación. Un área vital para el sector, que en mi opinión todavía se promociona de forma obsoleta, al igual que hacía 25 años atrás. Además, se van a abordar tres o cuatro temas de interés global: cómo mejorar el consumo de vino y captar nuevos consumidores; el marketing y la comunicación y el mercado asiático, en cuanto a paladar, preferencias y oportunidades de negocio para las bodegas. Asimismo, en lugar de una cata, vamos a organizar tres o cuatro, de 1.000 personas cada una.

Basándose en su conocimiento del sector, ¿cómo cree que evolucionará a corto y medio plazo, en términos de consumo y comercio exterior?

En España, van a tener mucho protagonismo las teorías del señor Darwin. Es decir, la ley del más fuerte. Ante la crisis actual, únicamente la van a poder superar aquellos negocios que, desde siempre, hayan tenido una estructura saneada, moderna y acorde con los tiempos que corren. También, todos aquellos que sean innovadores, aventureros e imaginativos. Esto implicará una reestructuración grandísima en el sector del vino, de los consejos reguladores, de las denominaciones...tanto en España como en el extranjero. El sector está buscando su lugar, por las buenas o por las malas.

foto
En la actualidad, Pancho Campo y su organización ultiman los últimos flecos de Winefuture 2011, donde se organizarán tres catas multitudinarias y participarán 50 ponentes.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Enomaq 2017 - 14-17- 2-2017 Zaragoza - 21 salón internacional de maquinaria y equipos para bodegas y  del embotellado

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS