Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Los procesos erosivos y las labores agronómicas determinan en gran medida la producción y calidad de la uva

Propiedades físicas del suelo y productividad y calidad de la uva van muy unidos, según Neiker-Tecnalia

Neiker-Tecnalia09/05/2011

09 de Mayo de 2011

La investigadora del Departamento de Ecotecnologías de Neiker-Tecnalia, Olatz Unamunzaga, explica detenidamente y de manera exclusiva los pormenores de una brillante investigación de este organismo vasco agrario, que busca optimizar a un grado increíble la productividad de los suelos de los viñedos vascos y riojanos.
foto
En una misma parcela existen zonas con suelos de diferentes características lo que causa diferencias reseñables en producción de uva.

No toda la superficie de una misma parcela de viñedo presenta las mismas propiedades. Un estudio realizado por el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario (Neiker-Tecnalia) corrobora que en una misma parcela existen zonas con suelos de diferentes características lo que causa diferencias reseñables en producción de uva y calidad del mosto. Conocer estas diferencias permite al viticultor realizar zonificaciones en su explotación con el objetivo de ajustar mejor las necesidades de fertilización, riego y tratamientos de la viña. De la misma manera, posibilita llevar a cabo una vendimia seleccionada elaborando lotes de diferentes calidades.

La investigación, liderada por la doctora en biología Olatz Unamunzaga, ha tenido como objetivo establecer, según las propiedades del suelo, una zonificación de una parcela de viñedo, así como estudiar el comportamiento productivo y de calidad de la viña. El estudio permite establecer una serie de criterios que ayudan a relacionar el comportamiento del viñedo con las propiedades de los distintos suelos que se encuentran en la parcela estudiada.

La investigación se ha llevado a cabo en un viñedo de ocho hectáreas situado en Oyón (Álava, España), perteneciente a Bodegas y Viñedos Zuazo y Gastón. Los investigadores establecieron un muestreo de más de 190 puntos, repartidos de forma sistemática por las diferentes zonas de la parcela, cubriendo las diferencias en topografía y orientación.

Además de las propiedades del terreno, se midieron diferentes parámetros de vigor y productividad de las viñas, como el peso de madera de la poda, la producción por cada unidad de viña, el número y peso de los racimos, el peso de la baya y la calidad en el mosto. Para estudiar este último parámetro se determinaron el grado probable, ácido málico, acidez total tartárica, pH, concentración de potasio y antocianos, índice de polifenoles totales e intensidad de color; parámetros que se analizaron en ‘La Casa del Vino’ de la Diputación Foral de Álava.

El estudio de Neiker-Tecnalia determina que los procesos erosivos del suelo influyen sobre la distribución horizontal y vertical de las propiedades del suelo, en particular, de la profundidad del mismo. La variabilidad de las propiedades físicas del suelo permitió identificar cuatro tipos de suelo: a) suelo de deposición, con una profundidad superior a 110 cm. y una distribución irregular de la materia orgánica en profundidad; b) suelo de argilita, con una profundidad entre 85-100 cm., caracterizado por una capa arcillosa de color rojizo a 50-80 cm. de profundidad; c) suelo de limolita, con una profundidad de suelo entre 50-100 cm. y un contenido de arcilla en profundidad de 270-380 g·kg-1; d) suelo de arenisca con una profundidad de suelo de 25-80 cm. y alto contenido de arena en profundidad (300 g·kg-1).

foto
El estudio permite establecer una serie de criterios que ayudan a relacionar el comportamiento del viñedo con las propiedades de los distintos suelos.

Viñas más vigorosas en los suelos con mayor retención de agua

La zonificación realizada en el viñedo y los criterios productivos y ambientales que surgen de la misma permitirá establecer, con las necesarias adaptaciones a la especificidad de otras parcelas, buenas prácticas de manejo orientadas a alcanzar los objetivos de producción y calidad de numerosas explotaciones vitivinícolas. Entre otros resultados, se ha comprobado que los suelos con mayor capacidad de retención de agua (deposición y suelo de argilita) fueron los que desarrollaron las viñas más vigorosas. La disponibilidad hídrica afectó a la producción por unidad de viña y al número de racimos en el suelo de deposición, aunque se observó que después de un año con una producción y número de racimos elevados, se producía un descenso considerable de estas variables en el año siguiente.

El estudio refleja, asimismo, que las mejores condiciones para la obtención de un mayor grado alcohólico probable se dieron en años donde hubo una menor disponibilidad hídrica en el periodo de cuajado a envero (mediados de junio a finales de julio) y mayor disponibilidad hídrica en maduración (agosto-septiembre). Este efecto se reflejó claramente en los diferentes tipos de suelo.

La temperatura en el mes de septiembre previo a la vendimia fue uno de los factores que más influyó sobre el contenido de ácido málico en el mosto. Las altas temperaturas favorecieron la combustión del ácido málico y, por tanto, la pérdida de este ácido. Sobre la temperatura del racimo influyeron la temperatura del aire y el sombreamiento del mismo.

Por su parte, los valores de los parámetros relacionados con el hollejo (como los antocianos, índice de polifenoles e intensidad de color) fueron mayores en el suelo de arenisca, con una intensidad de color hasta cuatro puntos mayor que en el resto de suelos.

foto
Se comprobó que los suelos con mayor capacidad de retención de agua fueron los que desarrollaron las viñas más vigorosas.

Control exhaustivo de la producción

La investigación de Neiker-Tecnalia se ha llevado a cabo en un viñedo sometido a las normas de manejo establecidas por la Denominación de Origen Calificada Rioja, que determinan un límite productivo máximo. Esto implica un control del viñedo cada vez más exhaustivo para no superar el límite fijado y, de esta forma, equilibrar el desarrollo vegetativo y la producción, con el fin de obtener la máxima calidad. Dicho equilibrio está estrechamente relacionado con las condiciones específicas de suelo, clima, prácticas culturales y sistemas de conducción, que a su vez están ligadas con la variedad de uva.

Las necesidades e inquietudes del sector vitivinícola de Rioja Alavesa en materia de investigación y desarrollo tecnológico dejan patente la necesidad de una línea de mejora del conocimiento sobre el cultivo de la vid para la obtención de uva de una mayor calidad.

La variabilidad de los suelos de viñedo de Rioja Alavesa quedaba recogida según técnicas clásicas de cartografía de suelos, pero en los últimos años se están empleando también técnicas geoestadísticas como herramientas para el estudio de la variabilidad espacial del suelo. Estas técnicas utilizan un gran número de datos relacionados con el área de cultivo a una alta resolución, lo que permite entender mejor la variabilidad del viñedo y, por tanto, un mejor ajuste de los insumos para obtener la producción y calidad deseadas, lo que es básico para llevar a la práctica el concepto de viticultura de precisión.

foto
Olatz Unamunzaga, investigadora del Dep. de Ecotecnologías de Neiker-Tecnalia.

Olatz Unamunzaga, investigadora del Departamento de Ecotecnologías de Neiker-Tecnalia.

1.- ¿Cómo se originó esta investigación? ¿De donde surgió la idea? ¿Alguna bodega vinícola la había demandado?

El origen de este trabajo fue un proyecto europeo Interreg del Arco Atlántico, sobre agricultura de precisión, en el que participaban organismos españoles, franceses y portugueses. Dentro del Plan de Investigación, Desarrollo e Innovación Tecnológica en el Sector Vitivinícola de Rioja Alavesa (2003-2005), elaborado por el entonces Departamento de Agricultura y Pesca del Gobierno vasco, se llevó a cabo un análisis exhaustivo de las necesidades e inquietudes del sector vitivinícola de Rioja Alavesa en materia de investigación. Como resultado de este estudio, la línea de mejora del conocimiento sobre el cultivo de la vid para la obtención de uva de una mayor calidad se reveló como prioritaria. La variabilidad de los suelos de Rioja Alavesa ya está recogida en un mapa de suelos 1:50.000, pero faltaba conocer el comportamiento del viñedo según el tipo de suelo. Por este motivo Neiker ha desarrollado este proyecto en una parcela de ocho hectáreas perteneciente a Bodegas y Viñedos Zuazo y Gastón, que por su tamaño y morfología, permite recoger situaciones diferentes en cuanto a las propiedades de suelo que en cierta medida son representativos de una parte grande de los suelos de Rioja Alavesa. Así la información obtenida en este estudio puede ser aplicada a una amplia gama de suelos de viñedo de Rioja Alavesa, con las necesarias adaptaciones a la especificidad de las parcelas.

2.- ¿Qué beneficios puede tener este estudio para el productor, para el distribuidor y para el consumidor final?

El exhaustivo conocimiento de las propiedades del suelo y su relación con la producción y la calidad de la viña, permite llevar a cabo una mejor gestión del viñedo. De esta manera es posible diseñar un manejo dirigido según las necesidades de cada zona (riego, fertilización, etc.) lo que conlleva a un ahorro económico y a un manejo más sostenible.

Por otro lado, posibilita explorar la obtención de producciones con parámetros diferenciados permitiendo elaborar productos más caros. Diversificar productos proporciona prestigio siempre y cuando, se elaboren productos solicitados por el mercado. Además una mayor diversificación de productos de alta gama, permite llegar a más mercados y a un mejor posicionamiento en aquellos en los que ya se trabaja.

3.- Si se empezara próximamente a aplicar este estudio a los campos vinícolas, ¿cree que serían considerablemente más económicos, más sostenibles y de mayor calidad los vinos?

Sí. El manejo dirigido se traduce claramente tanto en un ahorro económico y en un manejo más sostenible, dado que los insumos se ajustan exactamente a las necesidades del viñedo. De la misma manera, es posible diversificar los tipos de vino siendo más fácil satisfacer el gusto del consumidor.

4.- ¿Éstas técnicas son perfectamente aplicables a cualquier tipo de explotación vinícola o están diseñadas preferentemente para las tierras vascas y riojanas?

La zonificación según las propiedades del suelo, se puede llevar a cabo en cualquier explotación de viñedo. Australia en el año 1999 fue uno de los países pioneros en utilizar técnicas de viticultura de precisión para estudiar la variabilidad existente en los viñedos. Más tarde este interés se ha ido extendiendo por Europa y hoy en día cada vez es una práctica más común.

5.- ¿En qué se basan las modernas ‘técnicas de variabilidad espacial del suelo’ que se están empleando actualmente en los viñedos?

El estudio de la variabilidad del suelo permite conocer con exactitud la variabilidad espacial, en este caso de las propiedades del suelo, permitiendo predecir el comportamiento productivo y cualitativo del viñedo con las ventajas tanto económicas, medioambientales y cualitativas derivadas.

6.- ¿Tienen previsto expandir por otros territorios este estudio? ¿Cuáles son los siguientes pasos a dar en este sentido y por Neiker-Tecnalia?

A raíz de este estudio, en la actualidad se han modificado las prácticas de manejo en la parcela, y se está llevando a cabo un estudio sobre el efecto de las cubiertas vegetales sobre la producción y la calidad de la viña, como posible solución al exceso hídrico y a la erosión, que se ha visto en algunos de los tipos de suelo encontrados.

Además se está trabajando con técnicas de viticultura de precisión como la utilización de imágenes multiespectrales para estimar el crecimiento vegetativo del viñedo en otras bodegas de Euskadi, tanto en las Denominaciones de Origen de Txakoli como en Rioja. En este momento dentro de este ámbito, no estamos trabajando con otros territorios, aunque en caso de que exista la demanda sería muy interesante, puesto que permitiría abarcar diferentes situaciones y como consecuencia sería posible establecer más criterios en cuento a la relación del suelo y al comportamiento de la viña, siendo este hecho fundamental para diferenciarse en un mercado cada día más competitivo.

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS