Posicionamos su web SEO / SEM
El producto fue premiado en 2003 con el primer premio Liderpack y el Premio Worldstar

Enotop: un concepto del taponado que no debe caer en el olvido

David Pozo29/06/2010

29 de junio de 2010

Tradicionalmente desde que Dom Perignon tapó la primera botella, se ha utilizado el corcho para la fabricación de tapones, los cuales han sido sin duda hasta fechas recientes, la única alternativa para este fin. Sin embargo, el coste de este tipo de tapón lo hizo inviable para determinados espumosos cuyo precio de venta debía de ser muy bajo. Además se observó que en muchos países un tapón de corcho, no comporta que el consumidor menosprecie el producto. Fue aquí donde vio su oportunidad de negocio José Luis Gómez, que en base a otro invento desarrollado previamente para el tapado de las botellas durante el periodo de fermentación, desarrolló el Enotop, eliminando los defectos del tapón clásico de corcho y los defectos estéticos de los tapones de plásticos. Se trata de un tapón cuyas especificaciones técnicas responden al más alto nivel de exigencia, no solo en cuanto a su aptitud funcional, el tapado hermético e inerte, sino también desde el punto de vista logístico operativo, económico, sanitario y ecológico. Interempresas habló con José Luis Gómez para conocer cómo se encuentra la situación del Enotop, de cuyo invento la empresa barcelonesa dispone de la patente mundial.

Tras una visita a unas bodegas en La Granada del Penedés a mediados de los años noventa surgió la idea del primero de los tapones, el destinado a sustituir el clásico tapón corona utilizado para sellar la botella de cava durante el periodo de fermentación. “Un amigo e inventor, Antonio Marangoni, me presentó un proyecto que en un primer momento dejé en el cajón, pero que retomé un tiempo después cuando un comercial se lo presentó a Freixenet”, recuerda José Luis Gómez, y añade: “Tras un tiempo de pruebas parecía que revolucionaría el mundo de las cavas, pero una importante prueba fallida a nivel industrial cuando el producto aún estaba en estado embrionario, hizo que se perdiera la confianza en él, a pesar que después se realizaran los cambios necesarios y las pruebas con los organismos de certificación correspondientes fueran todo un éxito”.

foto
El tapón de fermentación de plástico (derecha), como sustituto del tapón corona (izq.), fue el precursor del Enotop.

El tapón de expedición, el paso definitivo

Una vez desarrollado el tapón de fermentación, Antonio Marangoni le propuso a José Luis Gómez la idea de crear el Enotop, un tapón para sustituir el tapón de corcho e instaurar definitivamente el taponado de plástico en las botellas de cava y champagne. “El tapón sintético es un tapón de polietileno puro, un material que se utiliza hoy en día en multitud de envases alimenticios, ya que no transmite al alimento ningún tipo de gusto. De esta forma, al contrario de lo que pasa con el corcho, el vino puede llegar al consumidor con las mismas propiedades con las que fue criado”, afirma el responsable de la empresa. “Pero claro, a ello queríamos darle además algún elemento de valor añadido, y ese era que el tapón se pudiera reutilizar para tapar una y otra vez la botella sin que el vino perdiese sus propiedades”, añade José Luis Gómez.

El tapón Enotop se coloca con una máquina sencilla y sin esfuerzo, más simple que las encorchadoras clásicas y al doble de velocidad

El tapón Enotop se coloca con una máquina sencilla y sin esfuerzo, más simple que las encorchadoras clásicas y al doble de velocidad. A diferencia de las taponadoras de tapón de corcho, no se produce polvo, no hay que realizar ajustes de calibrados y los mantenimientos son mínimos. Todos los tapones quedan exactamente colocados, lo que no sucede con los tapones de corcho que quedan siempre desigualmente hundidos. Tampoco hay que preocuparse por las dimensiones del tapón, ya que el Enotop es siempre el mismo y sus características de elasticidad lo acomodan a las tolerancias dimensionales propias de las botellas.

Los recipientes se lavan una vez tapados y en ellos siempre resta cierta humedad en el tapón de corcho que con el tiempo y pese a utilizar cápsulas perforadas, crea moho que causa un impacto visual negativo cuando se procede a destapar la botella y a veces causa problemas organolépticos en el producto. Con el Enotop este problema queda totalmente solucionado.

foto
El tapón Enotop, por sus características y diseño, permite ser decorado sin límites de moldeados, grabados y colores, solos o combinados.

A la pregunta de porqué no acabó triunfando un tapón absolutamente revolucionario, la respuesta de José Luis Gómez es contundente: “Aquí no triunfa lo que no viene de fuera. Por ello patentamos la idea a nivel mundial, empezamos a trabajar en mercados externos como el australiano, y cuando ya empezaban a llegar los primeros pedidos nos surgió un serio competidor en el propio mercado del continente oceánico. Aunque nosotros teníamos y seguimos teniendo la patente mundial, para hacer frente a una demanda son necesarios 400.000 euros de depósito, cantidad de la que ya no disponemos después de toda la inversión realizada en el proyecto”.

Así y todo, el empresario no ceja en su empeño y sigue creyendo en su proyecto, esperando que pueda aprovechar el mercado abierto por otros competidores: “La idea es seguir promocionando y mostrando las características del Enotop, y que las bodegas se convenzan de sus cualidades, que multiplican exponencialmente las del corcho, un material que actualmente solo se utiliza por pura tradición”.

Las ventajas frente al tapón convencional

El tapón Enotop no contiene corcho, por lo que se eliminan todos los problemas inherentes a ese material. Su duración es prácticamente ilimitada aún en las condiciones más extremas de humedad y de temperatura que puedan darse en cualquier circunstancia y país, es decir, en los canales de distribución.

El tapón está diseñado de modo que, sin necesidad de bozal, soporta una presión superior a 15 bar a 20 °C. Este sistema de anclaje no está reñido con que la extracción sea muy fácil y muy segura, hecho que agradecen profundamente los profesionales de la hostelería y la restauración. En el momento de destapar se tiene sujeto el tapón y no se puede escapar. En cambio, con el tapón de corcho con frecuencia, tan solo en el momento de sacar el bozal, el tapón se escapa. Una vez se destapa la botella, el tapón puede reutilizarse en casa o en el bar para volver a tapar y destapar cuantas veces se quiera, pudiendo disfrutar de este modo de todas las características organolépticas del espumoso, sin casi limitación de tiempo.

El tapón Enotop, por sus características y diseño, permite ser decorado sin límites de moldeados, grabados y colores, solos o combinados, lo cual confiere al producto un elevado grado de originalidad y valora añadido en imagen, practicidad y tecnología. En el caso de utilizar el tapón decorado, se puede incluso prescindir de la cápsula, y por lo tanto de un coste añadido en material y en la maquinaria necesaria para su colocación.

El tapón es 100% reciclable y ecológico, y técnicamente evita tener que utilizar elevadas dosis de anhídrido sulfuroso en el vino espumoso como conservante y antioxidante.

foto
El Enotop permite su reutilización, pudiendo disfrutar de todas las características organolépticas del espumoso, sin casi limitación de tiempo.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Enomaq 2017 - 14-17- 2-2017 Zaragoza - 21 salón internacional de maquinaria y equipos para bodegas y  del embotellado

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS