Un proyecto del Consejo Regulador Rías Baixas hace más competitivas a 10 bodegas gallegas

16/12/2009

16 de diciembre de 2009

Desde hace un año, el Consejo Regulador Rías Baixas, de la mano del departamento de Organización de Ingeniería Industrial, apuesta por la mejora en la gestión y control de las bodegas gallegas. Una tarea a medio camino entre la profesionalización y la modernización de las mismas. En concreto, 10 bodegas pertenecientes a esta DO han trabajado en un proyecto, subvencionado con fondos europeos, que fortalecerá su presencia en el comercio internacional. “Estos sistemas de control son necesarios porque tanto los mercados como los cliente internacionales demandan, cada vez más, productos con calidad garantizada”, ha declarado el consejero de Medio Rural, Samuel Juárez. En opinión de los responsables del Consejo Regulador Rías Baixas, estas bodegas están preparadas para solicitar la normativa ISO 9000. La mejora, susceptible de aplicar, abarca todo el proceso productivo del vino, a nivel organizativo y productivo. Durante los casi 12 meses que duró el proyecto, utilizaron como hoja de ruta las normas y los planes de formación de la Escuela Superior de Ingeniería Industrial de Vigo. Así se modificó desde la gestión del agua hasta el control alimentario y el autocontrol organizativo, en palabras del director técnico del Consejo Regulador Rías Baixas, Agustín Lago. Por su parte, el presidente de este consejo regulador, Ramón Meiriño, no descarta que esta iniciativa se extienda a pequeños y medianos productores: “Las grandes superficies demandan esta certificación para que el gran comprador tenga seguridad de que se hace perfectamente”.

Las principales dificultades a las que se enfrentaron las bodegas fueron la resistencia al cambio de los trabajadores, el desconocimiento de la metodología de aplicación del sistema de calidad ISO y la necesidad de dedicar tiempo a integrar nuevos procesos en el trabajo diario. Una bodega media cuenta con un promedio de seis empleados.

Entre las mejoras descubiertas al término del proyecto figuran el sistema de trazabilidad (replantear lotes), y la gestión de compra, que hasta la fecha no se especificaban, registro de no conformidades y establecimiento de acciones correctivas y preventivas. Básicamente, el sistema formativo sirvió para que las bodegas aumentaran su capacidad interactiva y aportaran conocimientos vinculados a diversos temas de interés, como la seguridad alimentaria o la gestión de residuos.


TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Enomaq 2017 - 14-17- 2-2017 Zaragoza - 21 salón internacional de maquinaria y equipos para bodegas y  del embotellado

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS