Automatic Trailer Learning para el control de la presión de los neumáticos Continental

26/09/2014

26 de septiembre de 2014

Continental ha añadido una nueva función a su eficaz sistema de control de la presión de los neumáticos ContiPressureCheck: ATL (Automatic Trailer Learning), diseñada para realizar un seguimiento del estado de los neumáticos en camiones y remolques de manera más práctica y sencilla. Las tractoras con semirremolque que incorporan ATL pueden detectar, automáticamente y sin cables, cada uno de los neumáticos del remolque que esté equipado con los sensores ContiPressureCheck. Esto significa que el control de la presión de los neumáticos del remolque está en línea con la del propio tractor, incluso aunque el semirremolque se cambie con frecuencia.

Los datos de la presión y la temperatura de los doce neumáticos (los del tractor y los del remolque) se transfieren con toda fiabilidad a la pantalla de la cabina. El cableado del sistema ContiPressureCheck con ATL se instala solamente en la tractora. Una vez que los sensores de ContiPressureCheck se han fijado a los neumáticos, no es necesario instalar nada más en el remolque. El sistema tarda un par de minutos en detectar el remolque recién acoplado y mostrar los datos iniciales. Esto ocurre mientras el vehículo se encuentra en movimiento y sin que el conductor deba hacer nada más. Cuando el vehículo lleva parado más de 15 minutos, ContiPressureCheck vuelve a comprobar si el tractor está acoplado a un remolque y, de ser así, a cuál. Si se detecta un nuevo remolque, el sistema envía los datos de los neumáticos a la cabina. Continental presentará esta nueva función (Automatic Trailer Learning) al público por primera vez en la feria IAA de vehículos comerciales que se celebrará en Hanóver en 2014.

foto
Automatic Trailer Learning.

El fabricante de neumáticos lanzó al mercado ContiPressureCheck en el año 2013. Este moderno sistema de control de presión en los neumáticos consiste en una serie de sensores alimentados con baterías colocados en cada uno de los neumáticos, un receptor en el chasis del vehículo y una pantalla en la cabina. Los sensores miden unos dos centímetros de ancho y pesan unos 26 gramos. Estos sensores, recubiertos de goma y fijados al interior de la banda de rodadura del neumático, se encargan de registrar, procesar y transmitir los datos. Cuando se cambia el neumático, se puede extraer del soporte para volver a utilizarlo en un nuevo neumático. La batería dura unos seis años o aproximadamente 600.000 km. ContiPressureCheck funciona con neumáticos de todas las marcas, en todas las combinaciones de tractora-remolque y en todo tipo de autobuses.

Una vez que se ha instalado, el sistema envía a la cabina datos actualizados constantemente sobre la presión y la temperatura de todos los neumáticos. Es decir, el conductor puede comprobar de un vistazo el estado de todos los neumáticos del vehículo, lo que le permite reaccionar rápidamente si los valores no son los correctos. Una pérdida de presión en los neumáticos tiene como consecuencia un mayor consumo de combustible, acorta la vida útil del neumático y reduce la seguridad en carretera. Los vehículos con ContiPressureCheck no solo ahorran al transportista tiempo y dinero, sino que también garantiza una mayor fiabilidad en las entregas a los clientes, y contribuye a que los viajeros lleguen a sus destinos a tiempo y con mayor seguridad.