Fiat Professional es elegido ‘Fabricante de LCV del año’

29/10/2013

29 de octubre de 2013

Por segundo año consecutivo, la marca Fiat Professional ha sido nombrada ‘Fabricante de LCV del año’ en los GreenFleet Awards 2013 durante una ceremonia celebrada en el Emirates Stadium de Londres. El prestigioso galardón reconoce los esfuerzos realizados por los constructores para reducir las emisiones de CO2 y mejorar la economía de los consumos en el sector de los vehículos comerciales ligeros (LCV).

La gama actual de Fiat Professional brinda múltiples tecnologías que aumentan la eficiencia como el Start&Stop, que apaga temporalmente el motor al detener el vehículo, y el ‘Traction+', que incrementa la tracción del vehículo sobre pavimentos deslizantes sin tener que recurrir a sistemas 4x4. Ambas tecnologías, combinadas con los nuevos motores turbodiésel MultiJet II aseguran a las diferentes categorías de clientes profesionales los mejores niveles de consumo y de emisiones de sus respectivos segmentos.

foto
Gama Ducato.
También las otras dos innovaciones de Fiat Professional - eco:Drive Professional y eco:Drive Fleet - ayudan a los conductores a lograr la máxima eficiencia en el consumo. Los dos software son una evolución de eco:Drive, la aplicación desarrollada en 2009 por Fiat que analiza el estilo de conducción mediante los datos recogidos en el vehículo y proporciona recomendaciones personalizadas. Un auténtico tutor digital que, si se utiliza de manera constante y correcta, permite reducir el consumo y las emisiones hasta un 16%.

Concretamente, eco:Drive Fleet permite a los gestores de flotas supervisar los datos de los vehículos mediante un cuadro de control online, actualizando automáticamente la base de datos de los costes de funcionamiento y del kilometraje para los intervalos de mantenimiento.

Resulta aún más innovador el sistema eco:Drive Professional que permite a los conductores de vehículos comerciales introducir varios parámetros, como la carga transportada y el área frontal del vehículo. El software permite al cliente analizar el impacto de la carga en la eficiencia del vehículo y recomienda el comportamiento más apropiado a fin de lograr el mejor consumo.

Cabe destacar que influir en el comportamiento de quien conduce no sólo proporciona una contribución significativa a la reducción de las emisiones de una empresa, sino que también puede tener un impacto considerable en los costes de funcionamiento mediante la drástica disminución del gasto en carburante y la reducción del desgaste de los vehículos.