Posicionamos su web SEO / SEM

10fronterasfotofurgo inicia el camino de regreso a España

20/09/2013

20 de septiembre de 2013

El proyecto solidario de 10fronterasfotofurgo y Volkswagen Vehículos Comerciales entra en Cote d’Ivore y abandona Ghana, después de haber hecho entrega de los 10.310 euros recaudados por la marca para los Hospitales Peace and Love y la ONG Breast Care International. Claudia Maccioni y José Ramon Puig ‘Koke’ han sido testigos de cómo afrontan las mujeres africanas una enfermedad como el cáncer de mama. Juntos han compartido el día a día con las supervivientes y han acudido a los programas de prevención e información en los poblados

Las emociones vividas han ayudado a los dos aventureros a recargar las pilas para afrontar la segunda parte del viaje. Claudia, que ha superado un cáncer de mama que le diagnosticaron hace cuatro años, ha podido comparar como se trata la enfermedad en Europa y África. “Es sorprendente lo que estas mujeres logran con esfuerzo y tesón. Es igualmente admirable el trabajo de la doctora Beatrice Wiafe, la fundadora de los hospitales Peace And Love y de la ONG Breast Care International (BCI). Está cambiando las cosas en un continente tan difícil como es el africano. Una sola mujer. Me siento afortunada de poder ayudar en este cambio, gracias a la aportación de Volkswagen Vehículos Comerciales”.

foto
10fronterasfotofurgo y Volkswagen Vehículos Comerciales en el viaje de vuelta a España.
El dinero donado por Volkswagen Vehículos Comerciales se destinará, en parte, a continuar con los denominados ‘Outreach Program’, unos programas cuyo objetivo es dar a conocer en las zonas rurales más apartadas de Ghana los efectos del cáncer de mama y su tratamiento. A éstas zonas se desplazan los voluntarios de la ONG BCI para realizar reconocimientos preventivos a las mujeres que lo deseen.

El proyecto 10fronterasfotofurgo se encuentra actualmente en Cote d'Ivore. Koke asegura estar “feliz de volver a la carretera. Echaba de menos recorrer el oeste africano, de poblado en poblado, aparcar y que te den la mano y te sonrían. Es una sensación única. Nos da un poco de pena empezar el viaje de vuelta, pero aún nos quedan muchos kilómetros, así que seguiremos disfrutando”. Claudia y Koke tienen ahora 8.000 kilómetros por delante hasta completar su viaje de regreso a Barcelona. “Estoy seguro de que la furgoneta se seguirá comportando tan bien como hasta ahora. Me encanta conducirla, desviarnos de la ruta marcada, dormir en ella, revisarla…” concluye Koke.