Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

La jornada se celebró en la sede de Grupo Soledad en el Parque Empresarial de Elche (Alicante)

El calzado sí está en la fotografía de la economía circular

Redacción Interempresas12/11/2019

El Cluster Calzado Innovación, (CCI) en colaboración con Inescop y Fice, organizó una jornada sobre Economía Circular en Calzado a la que asistieron alrededor de un centenar de personas. El evento, celebrado en las instalaciones del Grupo Soledad de Elche, puso de manifiesto el gran interés que hay en el sector del calzado por la sostenibilidad y además ha servido de escaparate, y de ejemplo, para aquellas empresas que sí están trabajando este aspecto, demostrando así que sí es posible.

La Economía Circular ha venido para quedarse y “cuánto antes lo asimilemos, más y mejores oportunidades tendremos”, con estas palabras dio por concluida la jornada el director de Inescop, Miguel Ángel Martínez. Y es que la industria de calzado no se escapa a este nuevo modelo económico, ni quieren; así lo demuestra la gran aceptación que ha tenido esta jornada en el sector.

El lugar escogido para la celebración del evento no fue casualidad. La localización, y sobre todo la responsabilidad empresarial del Grupo Soledad, situado en el Parque Empresarial de Elche (Alicante) fue lo que hizo a la organización decantarse por este enclave. Una industria, la del neumático, que es un buen ejemplo de reciclaje, pues lleva años trabajando para que los materiales con los que se fabrica los neumáticos, produzcan residuo cero y se puedan reciclar al 100 %. “Impulsar la Economía Circular significa impulsar las 3 erres: reutilización, reciclaje y reducción”. Así dio la bienvenida Juan Ramón Pérez, consejero delegado del Grupo Soledad.

foto

Por ello, y para demostrar que la industria de calzado ya camina hacia un modelo de Economía Circular, se invitó a las empresas Ecoalf Poveda Textil y Salpax para que expusiesen sus casos de éxito. Así, Miguel Pomares, responsable del área de calzado de Ecoalf contó cómo su empresa, gracias al ímpetu de su fundador y CEO, Javier Goyeneche, no solo ha sido capaz de crear una calzado 100 % reciclado a base de polvo de neumáticos y botellas de plástico rescatadas del océano, sino que ha creado todo un movimiento bajo su eslogan: ‘Because there is no Planet B’.

Pero como dice Pomares, esto que parece fácil, “ha supuesto dos años de búsqueda de materiales reciclados por todo el mundo y 3 años más de I+D+i”. Asimismo, Ecoalf ha creado una fundación para limpiar los océanos, una aventura sin precedentes que se inició en 2015 en el Mar Mediterráneo y gracias a la cual “llevamos recogidas alrededor de 300 toneladas de plástico durante este 2019”. Pero Ecoalf no solo reutiliza el plástico de las botellas usadas, también café post consumo, algodón y lana post industrial, redes de pesca abandonadas y neumáticos usados, de hecho, ahora mismo están investigando cómo reutilizar posos del café para la fabricación de calzado.

Por su parte, Gabriel Poveda, CEO de Poveda Textil, afirmó que entre el 60 % y 70 % de sus ventas “provienen de tejidos sostenibles”. Y es que este empresario, preocupado por el mundo que le dejará a sus hijos, ha conseguido que su empresa, con tan solo 4 años de vida, se haya hecho un hueco en el mercado, “mirando muy de cerca la sostenibilidad”. De hecho, desde hace dos años, y con la ayuda de Inescop, Poveda Textil realiza el cálculo de la huella de carbono de organización y ahora mismo, ha certificado varios materiales con el sello Vegan de Inescop, el cual garantiza que no contiene fibras de origen animal. Además, desde esta pequeña pyme colaboran con la recogida de basuras del océano.

Otro caso de éxito fue el de Salpax, empresa pionera a nivel mundial en el reciclado de fibras de cuero y la única en España, con una trayectoria de más de cuarenta años. “Estamos comprometidos con el medio ambiente, siempre hemos apostado por el respeto y el cuidado de nuestro entorno, creando con una base de fibras de cuero, materiales reciclados y sostenibles”, explicó José Vicente Molina, director técnico de Salpax. El objetivo de Salpax es que su material, que ya cuenta “con un 35 % de capacidad de elasticidad”, según Molina, adquiera mejorías técnicas “para poder utilizarlo en calzado completo” y para ello “trabajamos de la mano de Inescop para conseguirlo”.

Retos y oportunidades de la Economía Circular

Además de los casos de éxito, Laura Cárdenas, presentó el Club de Economía Circular de Alicante, sede de reciente adhesión y que se suma “a las 4 sedes que el Club ya tiene en España: Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia”. Cárdenas invitó a todos los presentes a pertenecer a este club, pues como ella misma definió, “somos la red mundial más importante de intercambio de experiencias sostenibles”. Con sede en Londres, “actuamos como un hub de conocimiento en Economía Circular y nos mueve las ganas de crear un mundo que gire en torno a la sostenibilidad”.
foto

El director del Plan Estratégico Elx 2030 dio un toque de atención al sector. “Si las ruedas, refiriéndose a los neumáticos y al caso del Grupo Soledad, lo ha conseguido, ¿por qué el calzado no?”. Antonio Martínez, director del plan y gerente de Pimesa, invitó a las empresas a apostar por la creatividad y a crear empresas eco innovadoras. “La creatividad no es un concepto nuevo para nosotros, la empleamos constantemente en la preparación de colecciones, potenciémosla”. De mismo modo, invitó a las instituciones a “no hablar tanto de empleo y potenciar lo que las empresas ya están haciendo: robótica, digitalización o Industria 4.0”.

Por su parte, Timoteo de la Fuente, consejero técnico del Ministerio de Industria, sintió alivió al comprobar que el calzado sí está en la fotografía de la Economía Circular. Sin embargo, fue sincero en sus palabras al decir que hace 3 años, cuando se empezaba a hablar de este nuevo modelo, “creí que el sector del calzado no sería capaz”. Sin embargo, y gracias a ser miembro del consejo rector de Inescop “he podido comprobar lo mucho que se está investigando y lo que se está transfiriendo a las empresas. Esta jornada es un ejemplo de ello”.

Soluciones tecnológicas sostenibles

Y en este sentido, Inescop, de la mano de su responsable de Medioambiente y Sostenibilidad, Ana Belén Muñoz, así como de Marcelo Bertazzo, responsable del Lab. de Biotecnología, mostraron a los presentes diferentes soluciones tecnológicas desarrolladas por el centro para apoyar a las empresas en este proceso de transformación hacia una economía circular.

Y es que Inescop, como aliado tecnológico del sector del calzado lleva años investigando y desarrollando soluciones que contribuyan a mejorar la competitividad de las empresas y alcanzar un desarrollo sostenible, como comenta Francisca Arán, coordinadora de I+D de Inescop. En la actualidad y en relación a la Economía Circular, se trabaja en diferentes proyectos dirigidos a:

  1. Revalorización de residuos de piel acabada procedentes de recortes en las fábricas y/o calzado postconsumo, recuperando la fibra para la obtención de nuevos materiales, así como el colágeno para la obtención de agentes recurtientes o bioestimulantes para reforestación;
  2. Puesta en marcha de metodologías de ensayos que permitan evaluar la biodegradabilidad y/o compostabilidad de los materiales utilizados en calzado;
  3. Desarrollo de adhesivos más sostenibles basados en materias primas de origen vegetal y/o recicladas, así como tratamientos de superficie basados en tecnología plasma como alternativa más sostenible a los tratamientos químicos realizados actualmente;
  4. Desarrollo de metodología para determinar la huella ambiental de calzado;
  5. Desarrollo de herramientas digitales y procesos más ecoeficientes;
  6. Optimización de la fase de uso del calzado para mejorar la adherencia del consumidor al producto, alargando así su vida útil, etc.
foto

Esta jornada sobre Economía Circular en calzado, cierra un ciclo de 6 encuentros de innovación, organizados por el CCI, en colaboración con el centro tecnológico del calzado, Inescop, y Fice, y en los que se ha hablado de nuevas estrategias de marketing y comercialización, de nuevos perfiles profesionales, de calzado infantil funcional y saludable y de certificación de calzado de uso profesional, así como de crecimiento de piel artificial in vitro. Todas ellas han tenido un objetivo común, contribuir a través de la innovación al desarrollo de una industria del calzado sostenible, contribuyendo a los tres ámbitos de la sostenibilidad: el económico, el social y el medioambiental.