Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
ITE-innovación

Gestión del proyecto de innovación de centro: implantación de la tecnología y su impacto social

Alfredo Abad Domingo, colaborador del proyecto ITE-i de CECE02/02/2016
“La tecnología se ha hecho cultura. Fuera de la cultura hay vida, pero no vida social”. Esta afirmación categórica referida a Internet puede extenderse al resto de las tecnologías que hasta hace unos años denominábamos 'Nuevas Tecnologías' y que, actualmente, están bien representadas por las TIC. Precisamente porque las hemos incorporado como cultura es por lo que su impacto, tanto social como personal, es tan intensivo y abarca a todo el acervo de las actividades humanas, alcanzando transversalmente a todo sector económico, del que no se encuentra excluido el docente.

Con frecuencia los diferentes agentes educativos se plantean si realmente la tecnología aporta suficientes ventajas en los procesos de aprendizaje y concluyen con resultados diversos aunque generalmente positivos. La novedad está en que en la actualidad quienes discuten esta cuestión no son solo los agentes educativos sino también los alumnos y las familias, que son los clientes —sujetos pacientes— del sector. Ahora cuando los padres tienen que elegir un colegio para sus hijos tienen que decidir si prefieren un centro con o sin tecnología en las aulas, aunque ya no es tan fácil encontrar uno en que se excluya del todo la tecnología. Es mayoritaria la elección de quienes buscan esa tecnología pero no es depreciable la tasa de lo que buscan separarse en parte de la tecnología por precaución y, además, argumentan razonadamente su deliberación: ya hay dispositivos en casa, una tableta distrae, mi hijo correrá más riesgos, etc.

foto

Esto lleva a plantearse algo a todas luces razonable: solo la tecnología no basta. Si un alumno o un colegio acusa un problema, la tecnología por sí sola no lo resolverá: solo cambiará su sistema de coordenadas, pero el problema persistirá revestido de otro color. Sin embargo, es verdad que la tecnología abre nuevas oportunidades a la posible solución de ese problema debido la riqueza del escenario que propone.

Por otra parte, aunque los fabricantes de dispositivos y desarrolladores de aplicaciones se esfuerzan en que la experiencia de consumo de sus clientes sea agradable, la tecnología en sí no deja de ser opaca para quienes no se dedican específicamente a ella, por lo que resulta de difícil comprensión para familias y profesores ya que carecen de referencias para comprender bien sus procesos orgánicos.

Puesto que los principales usuarios de la tecnología educativa son los profesores —y a través de ellos, sus alumnos— es preciso que reciban suficiente formación en esas herramientas para que puedan extraer de ellas toda su potencialidad y las hagan asequibles a sus alumnos consiguiendo los objetivos didácticos programados.

foto

Los resultados no son uniformes, ni están garantizados

Los estudios realizados sobre la eficacia de la tecnología en las aulas no son aún demasiado exhaustivos y muestran resultados dispares aunque, en general, la comunidad educativa está a favor de su incorporación al proceso educativo. Es cuestión de poco tiempo que tengamos resultados numerosos y estables, de hecho, la mayor parte de las revistas de pedagogía dedican una buena parte de sus páginas a desarrollar esta cuestión.

En cierto modo es lógica esa variedad de resultados si pensamos que puesto que la tecnología coopera con la personalización del aprendizaje, los resultados obtenidos no pueden ser uniformes ya que dependerán del individuo concreto y la materia a que se aplique, del método en que se integre en el proceso educativo o de la oportunidad del momento en aplicarlo.

La tecnología por sí sola no garantiza resultados, sin embargo, no podemos prescindir de ella y abre nuevas oportunidades, lo que nos lleva a pensar que el problema no está en la tecnología en sí sino en el modo en que la usamos, la gestionamos o la implantamos en los procesos de aprendizaje.

¿Agregación o integración?

Un aula 2.0 no es un aglomerado de dispositivos y aplicaciones, sino un espacio de relación educativa en la que los procesos se han transformado digitalmente para cubrir nuevas expectativas educativas y que usa como herramienta vehicular la tecnología. La tecnología no permanece yuxtapuesta en el aprendizaje sino que debe integrarse con él: la tecnología es un excipiente, en modo alguno el principio activo de la solución farmacológica. Conseguir esto exige inteligencia de proceso, es decir, requiere el diseño y gestión de un proyecto de innovación: solo con invertir no basta.

Este proyecto, por la verticalidad extrema del sector educativo, debe ser gestionado por profesionales de la educación que añadan a su experiencia profesional el lenguaje técnico necesario para lograr una saludable integración tecnológica y metodológica en el ámbito social del centro educativo concreto para el que trabajan, respetando las peculiaridades específicas que le son propias.

El proyecto ITE-i de CECE

El proyecto ITE-innovación (ITE-i) del Instituto de Técnicas Educativas de CECE (Confederación Española de Centros de Enseñanza) nace con la vocación de dar una respuesta profesional a esta necesidad de los centros, colaborando en el diseño de estos proyectos de innovación y formando a esos profesionales que desde sus propios centros podrán diseñar y gestionar el día a día de la innovación educativa. Estas personas serán las indicadas, por la formación y experiencia adquirida, para ser los interlocutores válidos entre los proveedores de tecnología, los directivos de centros educativos y los órganos de dirección pedagógica.

El proyecto ITE-i proporciona la formación necesaria en varios ámbitos, aunque son tres los que devienen indispensables para lograr la mayor excelencia educativa posible para ese centro educativo en las circunstancias concretas en que se encuentre.

Estos tres ámbitos son los siguientes:

Actualización curricular (qué enseñar): hemos pasado de una instrucción de contenidos tradicionales a formar en las emociones, en los valores, en la tecnología, en la economía, programación o robótica, etc.

Actualización metodológica y de la evaluación (cómo enseñar): ITE-i es compatible con cualquier novedad de método pedagógico que elija el profesor o el centro educativo, puesto que todos pueden ser acogidos bajo el paraguas del 'Curriculum bimodal' del profesor de la UAB Pere Marqués, nervio central del nuevo paradigma educativo para la era de Internet.

Integración tecnológica: gran parte de estas novedades requieren tecnología para poder expresar toda su funcionalidad, por lo que el proyecto debe asentarse sobre la superficie tecnológica de las instalaciones del centro.

foto
Proyecto ITE-innovación. Elementos de un plan de innovación de centro.

ITE-i propone la creación de la figura del 'Coordinador de innovación' que se encargue en el centro educativo de dar una respuesta coordinada en estos ámbitos en colaboración con los agentes educativos del centro (dirección, profesores, familias, etc.), los proveedores de tecnología como Click Edu y los coordinadores de innovación de otros centros con los que intercambiara experiencias en el seno de la comunidad de coordinadores de ITE-i, reduciendo el riesgo del proyecto e incrementando las probabilidades de éxito.

La formación recibida por el coordinador de innovación desde CECE le habilita mediante un sistema de certificación profesional para realizar las siguientes tareas:

Impulsar/gestionar la integración tecnológica y la actualización curricular (contenidos, metodologías, sistemas de evaluación…) en el centro y orientar y evalúa el plan de innovación.

Gestionar la consiguiente formación del profesorado. Él podría impartir algunas sesiones formativas, y también buscará entre sus compañeros especialistas en temas concretos que pudieran actuar como formadores de sus compañeros. Otra formación más específica puede ser contratada fuera del centro.

Asesorar a sus compañeros cuando lo soliciten en la implementación de nuevas metodologías y el uso de los recursos TIC con sus alumnos, atender sus preguntas sobre manejo de recursos y aplicaciones, ofrecerles ayuda para que hagan su web docente o PLE, informarles de recursos y novedades TIC para sus asignaturas, orientarles sobre cursos online y redes docentes para la actualización profesional.

Promover investigaciones en el centro (y que éste colabore con universidades u otras instituciones) sobre la aplicación de nuevas metodologías y recursos en la enseñanza.

Orientar y hacer seguimiento de la integración de los nuevos contenidos en el curriculum de los estudiantes de los diversos niveles educativos, por ejemplo en la 'competencia digital'.

Los coordinadores de innovación irán adquiriendo experiencia en el desempeño de sus funciones específicas y podrán saltar la frontera de sus propios centros colaborando como consultores en otros centros menos avanzados y en los que podrán volcar toda su experiencia. Para realizar esta nueva función CECE les proporciona la formación complementaria necesaria pasando a ser 'Consultores de innovación', creando una red estructura de servicios de consultoría y formación por toda la red nacional de centros bajo el paraguas del proyecto ITE-i.

Los proveedores de tecnología o de recursos cooperan con la red de centros participantes en la oferta de sus productos, soluciones y formación. Los proyectos de innovación iniciados en los centros son evaluados y adquieren la categoría de 'centros innovadores ITE-i'.

Con su puesta de largo, el proyecto ITE-i de CECE ha dejado de ser algo incipiente, abandonando el mundo de las promesas para entrar en el universo de las realidades.

Para conseguir información o participar del proyecto ITE-i puede contactarse con el Instituto de Técnicas Educativas de CECE (ITE-CECE): Paqui Mateos Pizarro (paqui@cece.es) o Santiago García (sgarcia@cece.es). C/ Marqués de Mondéjar 29-31 1º —28028— Madrid. Tel: 917257909.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS