Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Tecnologías de la información y comunicación

El spam en las redes sociales controlado con el filtro antispam de Strato

Comunicaciones Hoy22/09/2010

Los spammers y los phishers han encontrado numerosos campos de acción nuevos con Twitter, Facebook, MySpace, Linkedin y otras redes sociales: envían e-mails muy parecidos a los mensajes reales de estos famosos sites. Si se hace clic en los enlaces de los correos, se accede a una página extraña en la que hay que indicar los datos de acceso o se instalan automáticamente virus o troyanos en el ordenador, pero los clientes de no tienen por qué preocuparse por ello: “filtramos el spam de manera muy fiable”, explica Damian Schmidt, CEO de Strato, “ya que podemos extraer y analizar varias características que nos indican claramente que se trata de spam”.

Son tres los módulos del filtro antispam los que se ocupan del reconocimiento del spam en las redes sociales. Se trata del los módulos “reconocimiento de batch”, “comprobación de la URL”, y “dirección del remitente”. El reconocimiento de batch determina que ha aparecido una gran cantidad de e-mails casi idénticos. En un segundo paso, el verificador de URL comprueba si las direcciones web en los correos se encuentran en listas negras conocidas o si son conocidas por otros medios como direcciones de phishing. finalmente, el módulo de “dirección de remitente” comprueba si ésta forma parte de un botnet, o si de verdad pertenece a una red social.

Gracias a una construcción modular y a la metodología de la teoría de juegos, el filtro antispam de Strato se puede seguir desarrollando de manera autónoma. En base a complejas operaciones matemáticas, él mismo usa características que el spam utilizará en un futuro próximo, de manera que no es necesario “entrenarlo” manualmente tan a menudo como a los filtros antispam corrientes. De este modo,la compañía frena nuevas campañas de spam de manera eficiente desde su inicio. A la vez, varios criterios positivos aseguran que los e-mails deseados sí son entregados. Entre ellos se encuentra, por ejemplo, un módulo que evalúa de manera anónima quién ha respondido y a qué correos. Puesto que normalmente nadie responde a los e-mails spam, este criterio proporciona indicios de peso para confirmar que verdaderamente son deseados.